viernes, 23 de enero de 2009

El rincón de Raquel: La Vie en Rose (II). De las emociones primarias a los sentimientos

Las emociones son experimentadas en forma de sentimiento desde los lóbulos prefrontales del cortex cerebral, centro ejecutivo donde se toman las decisiones y coordinan las emociones. Como manager asumen dos importantes tareas: moderan las reacciones emocionales, frenando las señales primarias del cerebro límbico, y desarrollan planes de actuación concretos para cada situación emocional. Amor, venganza, altruismo, solidaridad, intrigas, arte, moral, culpa, sensibilidad y entusiasmo son afinadas elaboraciones del cortex, el cerebro más evolucionado.

La sublimación de las emociones se ha considerado propia de la nobleza de título o de espíritu. En el siglo XII alcanza carta de naturaleza cuando Leonor de Aquitania establece en su corte el amor galante, que obligaba a los caballeros a moderar sus impulsos y sublimarlos en atentas y arrobadas pláticas para relacionarse amorosamente con las damas. Exclusivamente con ellas, ya que aquellos que minutos antes habían pronunciado las más bellas elegías al amor de su dama, perdían los modales en cuanto franqueaban la puerta.

Desde entonces filósofos, poetas, músicos, dramaturgos, científicos y psicólogos han investigado y descrito la capacidad del ser humano para elaborar las emociones básicas y convertirlas en expresiones muy sofisticadas; y los movimientos progresistas han promovido su desarrollo como paradigma de la evolución de la sociedad..

Gran parte del acervo cultural en sus muy distintas manifestaciones celebra la conversión de las emociones básicas en sentimientos sublimes, propios de seres evolucionados como amor, altruismo, solidaridad, respeto, tolerancia, sentido del humor, humildad, compromiso, etc. A esto más o menos se le llama civilización.

Sabiduría, valor, humanidad, justicia, templanza y espiritualidad, son las “Fortalezas Básicas” entorno a las que actualmente la UE está tratando de reorganizar la Educación y que define como el “conjunto de conocimientos, sentimientos, actitudes y hábitos necesarios para responder a demandas complejas”.

No hay comentarios: