miércoles, 15 de febrero de 2017

Echando un ojo a la Hemeroteca: Revista "Cultura integral y femenina" (1933 - 1936)

http://hemerotecadigital.bne.es/details.vm?q=id%3A0003733914

En la Hemeroteca Digital de la BNE se encuentran maravillas como la revista "Cultura integral y femenina". Tal y como explican:

Con el subtítulo de “la revista de unión social para una obra común de cultura integral femenina”, aparece como portavoz del asociacionismo feminista más destacado y activo de la época, desde el de centro derecha hasta el de izquierda republicana, representado simbólicamente en las cuatro imágenes de mujer de su portada, que buscó la emancipación de la mujer a través de la cultura y el conocimiento.

Aunque es dirigida por un hombre, José Aubin Rieu-Vernet, esta publicación es obra de las líderes del movimiento feminista intelectual republicano, profesionales de clase media, abogadas, catedráticas, escritoras o periodistas, algunas de ellas incorporadas a las logias masónicas y que llegan a alcanzar actas de diputadas, encontrándose al frente de su comité de redacción Clara Campoamor (1896-1972), líder de Unión Republicana Femenina. Como secretaria general o redactora-jefe estará la periodista autodidacta María A. Brisso, y como secretaria de redacción, Jacoba Reclusa.

Junto a la eminente abogada y diputada, estará María Lejárraga (1874-1974), dirigente de la Asociación Femenina de Educación Cívica y mujer del escritor Gregorio Martínez Sierra (1881-1947), e Isabel Oyarzabal Smith (1878-1974), viuda de Ceferino Palencia (1859-1928), que utilizaban todavía los apellidos de sus cónyuges para firmar sus escritos; la prestigiosa oftalmóloga Elisa Soriano (1891-1964); Aurora Cáceres (1872-1978), que utilizaba el seudónimo Evangelina; Consuelo Bergés (1899-1988); la dramaturga María Francisca Clar Margarit (1888-1952), con el seudónimo Halma Angélico; María Doménech de Cañellas (1877-1952); Carmen Karr (1865-1943); Carmen Monturiol (1893-1966); Irene Lewy Rodríguez (1907-1999), conocida como Irene Falcón; Encarnación Fuyola (1907-1982); así como Elvira Serret de Fontanals, Antonia Torrents, Regina Oppisa, Eloina Malacheverría; María Luisa Navarro de Luzurriaga, Eulalia Vicenti o María del Valle Mantilla de los Ríos, fundadora de España Femenina. Muchas de éllas vivirán durante la Dictadura Franquista el amargo sabor del exilio exterior o interior y el olvido.

Como colaboradores de la publicación aparecen directores de organismos e instituciones académicas, médicos, abogados, economistas y hasta premios nobeles. Citamos a Henri Bergson (1859-1941), Federico García Sanchís (1888-1964), Ángel Ossorio Gallardo (1873-1946) o Rafael Alberti (1902-1999).


Vamos a ocuparnos nosotras mismas de nosotras”, era el espíritu de una revista que publicó artículos de medicina práctica (cáncer de mama), puericultura, pediatría, derecho práctico (ley del divorcio), legislación femenina, sociología, antropología, economía, dietética, belleza, cocina, historia, educación, enseñanza de idiomas, arte, viajes, literatura mundial y política internacional, pero obviando la política española. Fue una revista pacifista y antifascista, que llegó a hacerse eco tempranamente de la verdad de los campos de concentración de la Alemania hitleriana. También fue ilustrada con fotografías y los anuncios publicitarios ocuparon un destacado espacio.

http://hemerotecadigital.bne.es/details.vm?q=id%3A0003733914

La periodista Maria A Brosso exponía:

MUJERES.ESTA ES VUESTRA REVISTA
Y diré más aún: ésta es la Revista que esperábamos todas. El progreso social, de ritmo tan acelerado desde la guerra, nos ha puesto enfrente de realidades para las cuales no estábamos preparadas. La mayor parte de nosotras continuamos alimentando nuestros cerebros con lugares comunes, viviendo con empirismos, ignorando los principios más elementales de la vida, y la vida áspera, sobre todo la de hoy, no se resuelve con esas fuerzas negativas. Nos pide más energías, más conocimientos y más capacidad que antes.

Las energías no nos faltan. Además, las vamos dando en ¡a lucha diaria, pero los conocimientos múltiples que no tenemos y que son indispensables para triunfar, ésos no podemos adquirirlos fácilmente, porque somos mujeres, y ya es sabido que casi nadie se ocupa de las mujeres cuando se trata de enseñarles a sentir, a pensar y a tener voluntad.

Vamos, pues, a ocuparnos nosotras mismas de nosotras. Para adquirir ese saber que nos falta, había que encontrar al maestro enciclopédico y abnegado que visitara todos los hogares y llegara a los pueblos más apartados; había que construir la escuela inmensa donde se dieran todas las enseñanzas que necesitamos, y, por fin, había que buscar al consejero cariñoso que nos ayudase con su experiencia y su saber. Y hemos creado CULTURA, que, incansable, de un modo ordenado, fácil de comprender e interesante, nos llevará innumerables cursos prácticos de las grandes mentalidades españolas y extranjeras, que tratarán para nosotras las cuestiones más útiles, más interesantes y más diversas.

Nos enseñarán, enumerándolo sin orden, puericultura, medicina práctica, derecho práctico, legislación femenina, literatura mundial, sociología, política internacional, cuestiones de hacienda y de la moneda, las leyes de la biología, la historia de las civilizaciones, francés, inglés, taquigrafía, aritmética, cómo se repuja el cuero, teneduría de libros, conocimientos artísticos, la vida de la inmensidad de los cielos, cirugía estética, masaje, hidrocultura, heliocultura, la ciencia de cuidar el cutis y de ser hermosa, la ciencia de la comida o dietética, métodos para adelgazar o para engordar, los conocimientos necesarios para ser enfermera y para que podamos cuidar nuestra salud y la salud de los nuestros, etcétera, etc.

Así que cada número de nuestra Revista tendrá un valor inapreciable, y su colección formará mañana un tesoro de conocimientos donde encontraremos a cada momento el consejo cariñoso y desinteresado, así como las enseñanzas precisas y valiosas que podamos necesitar en diversas circunstancias de la vida.

Y. puesto que CULTURA está hecha para nosotras y pensando en nosotras, agrupémonos fervorosamente a su alrededor, propaguemos sus enseñanzas y digamos con fervor a las amigas que no la conocen: "Para vuestra salud y para vuestra redención cerebral y económica, mujeres, leed CULTURA."
http://hemerotecadigital.bne.es/details.vm?q=id%3A0003733914

Dedicó una extensa sección como tribuna de todos los grupos feministas organizados en España, cuyos objetivos eran mejorar la situación social, económica e intelectual de la mujer trabajadora culta. Y este esfuerzo común hizo que la revista alcanzara gran difusión, pues su venta alcanzó hasta los 24.200 ejemplares sólo en Madrid.


http://hemerotecadigital.bne.es/details.vm?q=id%3A0003733914

De periodicidad mensual, salía los días 15, dejó de editarse el 15 de julio de 1936. La colección de la Biblioteca Nacional de España está integrada sólo por los quince primeros números, excepto los correspondientes a marzo y mayo de 1933.