jueves, 2 de mayo de 2013

Aunque soy cáncer, nací un 1º de Mayo.


Hoy es 1º de mayo, un día que siempre ha estado muy presente en mi vida, desde muy pequeño. 

Varios hechos me marcaron desde los doce años. El primero cuando la Guardia Civil se presentó en casa preguntando por mi padre, su delito ser sindicalista. Años más tarde un 30 de abril, mientras poníamos unas pancartas en el desaparecido scalextric, paso elevado, de Atocha sufrí “un accidente”, eso me lo han contado ya que no recuerdo nada, con el resultado de diez días inconsciente, quince en la UCI, un mes de hospital. Entre medias de las dos fechas y con posterioridad sucedieron más cosas en días relacionados con esta fecha, pero sin duda estas dos fueron determinantes en mi vida, mis ideas, mi relación con la vida.

Es la primera que vez que cuento esto por escrito. Mientras escribo me pregunto cual es el motivo que me lleva a hacerlo en este momento. No tengo ni idea. Quizás para recordar con orgullo, en estos tiempos de olvido y desprestigio, a tantos sindicalistas y personas anónimas que han dejado buena parte de sus vidas defendiendo causas y peleando con la palabra y los hechos, con la fuerza que da la razón y que hoy son insultados y humillados desde púlpitos muy diversos. 

Me siento contento de proceder de donde provengo, de haber aprendido desde niño la importancia del esfuerzo, la lealtad, la comprensión. Nunca podré ser como ellos, pero todavía me emociono al recordarlos.

La segunda fecha a la que hago referencia mi hizo comprender en carne propia las paradojas de la justicia. Que yo sepa nunca se abrió una investigación sobre “mi accidente”. Los que estuvieron conmigo me contaron, que no fue para nada un acto fortuito, la persona que lo ocasionó se alejó de la zona sin que la autoridad hiciera nada por impedirlo. No lo puedo afirmar, es lo que me contaron y como tal lo cuento. Ocurrió un 30 de abril, me devolvieron a la vida un 1º de mayo.

Son dos fechas que marcaron mi vida, todavía no se muy bien por que lo cuento ahora y aquí. Tampoco me preocupa.

No hay comentarios: