sábado, 20 de octubre de 2012

Juanes enamora a sus seguidores


Texto publicado ayer en el Diario Vasco
Considerado como uno de los grandes de la música latina, el colombiano Juanes se presenta acompañado de una banda de trece músicos para repasar sus temas más conocidos, presentado otros nuevos, alguno inédito discográficamente. Como preámbulo, convocó una charla en la embajada de su país, donde comentó pormenores de la gira sin rehuir los temas relacionados con la actualidad o con la crisis económica.
MTV Unplugged Tour está concebido para presentarse en escenarios más íntimos, generando proximidad e interacción con el público, algo más complicado de conseguir en los grandes pabellones. Fiesta garantizada donde los asistentes actúan como coristas acompañantes de una gran banda que el artista de Medellín dirige con complicidad y soltura. En el concierto una veintena de temas de sus siete discos de estudio y algunas novedades que encontramos en su último trabajo grabado en New World Symphony Center de Miami como “La Señal” o “Azul Sabina”, compuesta conjuntamente con Joaquín Sabina, sin renunciar a versiones como Could you be loved” de Bob Marley o su particular homenaje al más grande músico colombiano de todos los tiempos, Joe Arroyo, con una versión contundente de “Rebelión” que produce el milagro de hacer bailar hasta a los bailongos más torpes presentes en sus conciertos de Madrid, Barcelona, A Coruña, Málaga y San Sebastián, ciudades que acogen su gira antes de desplazarse a Alemania, Holanda, Francia, Luxemburgo, Suiza, Lituania, Reino Unido, Estados Unidos y volver a su Colombia natal en diciembre.
Desde su primera visita hace once años muchas cosas han cambiado. Aquel músico un tanto tímido es hoy una referencia musical obligada a nivel mundial, y según The Times uno de los cien personajes más influyentes del planeta. Imagen que todavía puede ampliarse si consigue alguno de los cuatro Grammy latinos a los que es candidato por el disco que ahora nos presenta; mejor álbum, mejor grabación, mejor vídeo y canción por “Azul Sabina”, más el probable al dominicano Juan Luis Guerra, nominado como productor del año por la grabación. “Para mí es un sueño, un reto, un disco así implica diferentes condiciones al hacerlo todo en vivo, muchos elementos, muchos micrófonos, muchos instrumentos, compartir con Juan Luis ha sido muy enriquecedor, mezclando todos esos elementos de la República Dominicana con los colombianos”. Para realizarlo se seleccionaron veintiocho temas, quedándose al final en catorce de los cuales tres son nuevos, el ya mencionado con Sabina, “La señal” y “Toda en mi vida eres tú”.
Temas muy populares, nuevos arreglos y mucha más presencia de la guitarra acústica donde el antioqueño se muestra muy cómodo, consiguiendo mayor proximidad y relación con el público. Recorrido por el rock, el jazz, el blues, el bolero, la canción, sin olvidarse de las singularidades de su país con instrumentos como la tambora, el cuatro, el tiple, las percusiones típicas, y añadiendo otros ritmos dominicanos –los productores están para algo– y caribeños. Un show con improvisaciones muy estudiadas, adaptándose a la realidad y características de cada concierto, según manifestó en la conversación.
No es de extrañar que procediendo de una de las ciudades más castigadas por todo tipo de violencia (guerrillas, paramilitares, narcotráfico, ejército), el tema del Proceso de Paz que acaba de iniciarse en su país estuviera presente en la charla, afirmando con rotundidad “mi percepción es positiva, optimista sobre el proceso, en caso de que no llegara a suceder no importa, se intentará de nuevo, hay que intentarlo todas las veces que sea necesario, ser optimista. Colombia se merece eso después de tanto tiempo, de tanta violencia, de tanta guerra, de tanta sangre… es el momento justo. El diálogo de paz alimenta el imaginario de una manera positiva, la gente está mucho más optimista. Lo más complicado que podemos hacer es juzgar a una persona, detrás de cada una hay una historia de vida, de familia, de educación… no todos tenemos la misma oportunidad, eso significa entender, tolerar, aceptar, perdonar y trata de buscar soluciones. El perdón es necesario, si queremos alcanzar la paz tenemos que perdonar, perdonar no es olvidar”. Con la misma claridad se manifestó sobre la crisis “la estructura de nuestras vidas no puede estar solamente sobre los pilares de la economía, no siempre la ecuación tiene que ser económica… igual que ha habido tiempos mejores vendrán otros muy buenos. Todos hemos pasado por momentos de crisis en nuestras vidas y lo más importante es tener la fortaleza para seguir adelante. Con tales afirmaciones no era de extrañar demandarle sobre su pase a la política, rumor que creció hace tiempo con sus conciertos por la paz y el controvertido de La Habana afirmando “me quedo en el lado humano, social, siempre que he pasado la línea del arte a la política he perdido” para concluir “espero seguir en los escenario con sesenta años como otros muchos artistas”.
Juanes forma parte de ese grupo de artistas que están contribuyendo a cambiar la imagen de su país universalizando más aún la música latina, mostrando que la música es una herramienta que va más allá del mero entretenimiento. Música y un cierto compromiso con sentimiento y energía.

No hay comentarios: