sábado, 12 de mayo de 2012

15M Feliz cumpleaños

Durante la última edición de la IIª Edición de la Muestra de Cine “1936: Memorias del Silencio”, tuvimos la ocasión de ver la película Celuloide colectivo. El cine en guerra de Óscar Martín. Destaca la presencia de Juan Mariné, operador del séptimo arte vinculado durante la guerra a la productora colectivizada por la CNT, una carrera llena de conflictos y anécdotas.
En la película se menciona en un par de ocasiones la figura de Ramón Acín, ilustre artista y activista oscense al que había oído nombrar en reiteradas ocasiones como ejemplo de compromiso artístico, durante alguna de mis asistencias al Festival Internacional de las Culturas Pirineos Sur, que desde hace más de dos décadas se celebra todos los veranos en el Valle de Tena en el Alto Aragón.
Junto a Acín personajes emblemáticos como Joaquín Maurín, fundador del POUM, del que llegó a ser destacado dirigente junto a Andreu Nin, asesinado por emisarios estalinistas, al que se dedicará un homenaje en el Ateneo de Madrid el 16 de junio con la proyección de la película Operación Nikolai. Ambas organizaciones protagonizaron algunas de las iniciativas comunitarias y colaborativas más interesantes e innovadoras, como bien refleja Ken Loach en Tierra y libertad. Personajes con trayectorias apenas conocidas para la mayoría, obviándolos junto a miles de auténticos protagonistas anónimos de una historia, la nuestra, siempre inacabada, poco rigurosa, contada en exclusiva por los ganadores de cualquier signo.
Esto viene a cuento en la semana del primer aniversario del 15M. Mucho se ha escrito de ello, la mayoría de las veces con una parcialidad interesada. Pocas voces enfatizando la importancia de un movimiento capaz de crear sus propias formas de comunicación –a veces contradictorias– y organizativas. Maneras olvidadas que han vuelto a tomar sentido en este último año. Acción visible sin líderes reconocidos que se intenta deslegitimar con adjetivos despectivos y peyorativos, o por un nivel de exigencia nunca demandado a la clase política y económica.
Tiempos de dificultad permanente para emprender, dinamizar y gestionar autónomamente. Problemas desconocidos para la mayoría de una sociedad desvertebrada. Desazón por proyectos, iniciativas y propuestas de indudable calidad, que no podrán desarrollarse o morirán al no estar inmersas en las dinámicas que absorben todo lo creativo. Incredulidad al observar cuántos excelentes profesionales, empresas y colectivos están abocados a desaparecer.
Desánimo de una sociedad que solo parece respirar con aires como el 15M, con ilusión, esperanza, cargando pilas y reinventándose continuamente. Cultura colaborativa ante trances, restricciones e involuciones, con muchísima más relevancia de lo que se pretende reconocer. El enorme dispositivo policial en Madrid, aun mayor que el de la última visita del Papa, pone de manifiesto el temor ante cualquier propuesta autónoma, plural, independiente. La criminalización, apuntando para que otros rematen, por determinados medios, ha permitido que se caigan caretas. Los mismos que acusan a estudiantes y silencian filo o neonazis.
Por la ilusión generada, por la responsabilidad compartida, por el aire nuevo que simboliza. Por la acción colaborativa, plural, libre. Por vertebrar barrios y calles. Solamente por ello ha merecido la pena el 15M. Los que no lo ven, son incapaces de comprender que los que toman las plazas representan las pocas esperanzas para no sucumbir ante un mundo único. Feliz cumpleaños #15M y que cumplas muchos más.

1 comentario:

MDF dijo...

Spain. 15M.

El telediario de RTVE1 ha difundido que el 15M se manifiesta para recordar el pasado. Es decir que un grupo de veteranos se reúne para contar viejas batallitas. ¡Y a esto lo llaman rigor informativo!.

Acampada Sol estamos todos pendientes de vosotros. ¿Qué hareis?. ¿Plantareis cara a los expoliadores o montareis sólo un espectáculo "peace and love"?.

Pulsar "Entrar" en:

http://aims.selfip.org/spanish_revolution.htm