viernes, 20 de enero de 2012

@AsambleaAustria


Siempre he defendido la importancia de movimientos como el 15-M. Cualquier propuesta que proponga profundizar en el sistema democrático debe ser digna de respeto y consideración, y más en un sistema donde la democracia parece estar bajo mínimos. El PSOE envuelto en una discusión que pretende enmendar su debacle eligiendo de capitán a alguno de los responsables de la misma. Puede ser su solución, no soy nadie para dudar de ello. El PP escudado en una mayoría significativa realizando una política opuesta a lo anunciado en la campaña electoral. Nadie duda de su legitimidad, pero deberían reflexionar que sus votos son solo unos pocos más que abstención, blancos y nulos juntos.


No es un problema solo de los partidos. Es un problema del sistema, todos somos responsables. De los ciudadanos por no implicarnos activamente en lo que nos incumbe, exigiendo una democracia más participativa. De un parlamento que nada tiene que ver con la sociedad del conocimiento. Una institución donde da igual lo que se discuta, se proponga y debata, el voto está siempre determinado por la disciplina. Una justicia más preocupada en procesar a denunciantes que a denunciados donde parece que no todos somos iguales. Unos medios de comunicación cuya principal preocupación es la subsistencia, conscientes de que la crítica al poder puede suponer su asfixia económica. Un sistema fiscal y financiero que beneficia el fraude, la corrupción, castigando a los trabajadores y a los más débiles. Una iglesia y unas fuerzas de seguridad al servicio del poder, utilizando púlpitos y uniformes a su servicio.


Militantes de la izquierda tradicional me preguntan y demandan en Twitter “Dónde están ahora los del 15-M?” No puedo hablar sobre el colectivo en su conjunto, puedo hacerlo desde la perspectiva de mi propio barrio @AsambleaAustria. En una semana han organizado una fiesta para recaudar fondos para los gastos que originaron la detención de dos de sus compañeras durante la manifestación laica del pasado mes de agosto. Han creado un grupo de autoconsumo, de la huerta al consumidor. Preparan una jornada sobre cultura libre y una nueva edición de las Plazas de la Cultura, plazas del barrio con actividades culturales realizadas por los propios vecinos. La nueva cita por motivos climatológicos se realizará en el Mercado de la Cebada, en peligro de privatización, muestra de su compromiso con lo público. Como ya hicieron con El Piscinazo, demandando la reconstrucción del único polideportivo del barrio derribado por el gobierno de Ruiz Gallardón con fondos del Plan E, o coordinando a la comunidad escolar ante los recortes educativos de Esperanza Aguirre. Este fin de semana han desarrollado unas Jornadas sobre “Decrecimiento y otras economías”. A lo anterior hay que añadir las reuniones sectoriales (política, arte, comunicación, mercado, legal…), la asamblea semanal y el apoyo a los afectados por hipotecas, redadas racistas… Es solo la labor de una de las asambleas del distrito Centro de Madrid, a las que habría que añadir las organizadas por el resto de asambleas del mismo distrito: @letras15M, @am_dosdemayo, @barriolavapies y Chueca. Ninguna entidad política, social o sindical, tiene tal volumen de intervención. Todas realizadas con recursos propios, sin ningún tipo de financiación, con un sistema organizativo totalmente horizontal, asambleario, sin líderes ni protagonismos, trabajando en y en Red.


Maneras de acción política que poco tienen que ver con lo habitual. Lo local y lo global con una única recompensa: construir un mundo mejor. Cada sábado en la asamblea semanal se palpa la emoción de los que intervienen, la complicidad de los que asienten, la solidaridad con los que lo pasan mal, la manera de aislar a los que distorsionan o intentan monopolizar, por partidismo o personalismo, los debates. Nueva cultura política alejada de la tradicional que será preciso que se adapte si no quiere proseguir su caída libre.

2 comentarios:

@AsambleaAustria dijo...

Muchísimas gracias Rubén! En la próxima Asamblea te nombraremos miembro honorífico y la comisión festiva organizará un sarao en tu honor ;)

Tus compas de Austrias!

Rubén Caravaca dijo...

No os contesto por que esto lo lee todo el mundo, pero no me toqueís... Besos