jueves, 14 de febrero de 2008

Elecciones 9 de marzo: ellos seguro que van a votar

video

Se nos fue Henry Salvador uno de los grandes de la chanson

video

La crisis de las caricaturas llega a Venezuela.

































































































El caricaturista Well está en el punto de vista de los dirigentes políticos de Venezuela. Como en España los de El Jueves y otros tantos en otros lugares.

Libertad de Expresión

Objetivamente, subjetivo: Qué fue del prohibido, prohibir

Hace unos días Adrián Vogel, antiguo responsable artístico de una de las mayores discográficas del país comentaba en su blog (http://elmundano.wordpress.com) “¿Dónde está el periodismo de investigación?”. Venía a colación por los datos facilitados por Pérez Rubalcaba a propósito de la labor realizada por el candidato a Presidente de Gobierno Sr. Rajoy, durante su estancia al frente del Ministerio del Interior. Vogel en su texto, mencionaba como, el hoy partidario de suprimir el canon digital, se las gastaba al frente de la seguridad y legalidad del Estado. Al plantearle el problema de la invasión del top manta en España en una reunión, con representantes de los distintos sectores que conforman la industria de la música, le restó importancia, mientras se fumaba un puro: “mejor eso a que se dediquen a otras cosas”.
No sólo hay que hablar de periodismo combativo, también hay que hacerlo de otros actores que han tenido un papel muy importante en todos los procesos de cambio, y que hoy nos preguntamos ¿dónde están?. La cultura crítica, el pensamiento independiente parece que han desaparecido en pos de no se sabe, o sí, que fomenta, mantiene y perpetua ciertos, para unos más que para otros, privilegios que les hacen renunciar a casi todo y a expresarse con determinación.
Cuando echamos un vistazo a las revistas culturales que encontrábamos en nuestros quioscos, en los setenta y ochenta, podemos comprobar el retroceso informativo-cultural que padecemos.
Star, Ajoblanco, El Viejo Topo, AU, Ozono, Sal Común, Vibraciones, Disco Express…, podían competir, y superar en atrevimiento a las revistas de información general. Hablaban poco de la política habitual, pero los contenidos de sus números eran mucho más políticos que los que aparecían en las “normales”. Sí podemos calificar de ese modo a Cuadernos, Cambio 16 o Triunfo, auténticas escuelas informativas que devorábamos con pasión, aunque muchos de sus contenidos, por nuestra corta edad, no llegáramos a entenderlos. Todo ello formaba parte de nuestro “Cuéntame” particular, donde la aventura, las ganas de ligar y un cierto protagonismo inundando de un lenguaje propio y particular, formaba parte de nuestras vidas que queríamos cambiar en primer lugar desde lo más próximo.
De la vida cotidiana, de lo que nos importaba por su cercanía, se ocupaban aquellas revistas culturales. Hablaban de música, teatro, cine, literatura, poesía, comic…, pero también de drogas, sexo, comunas, ocupaciones, psiquiatría, cárceles. Descubrimos otros mundos y aprendimos que la militancia social es fundamental. Pudimos conocer que las propuestas de Timothy Leavy, Los Panteras Negras, Las Wichs y otros locos americanos, habían conseguido transformar más su país que todos sus presidentes juntos. Percibimos que el Mayo francés, y el mexicano, surgió en contra de los criterios de la izquierda, convencional y radical, que se opuso a esos locos estudiantes imbuidos de ideas y consignas situacionistas que tomaron la Universidad, pero sobre todo las calles, sin la aprobación de la burocracia política y sindical. Algunos, pocos, pensadores y críticos debatían con ellos los acontecimientos. De aquel espíritu, de aquella realidad, ¿qué queda? Poco o casi nada. Ante una apuesta como la emprendida por el Presidente Zapatero para lograr la paz en Euskadi no se ha visto a casi nadie saliendo a apoyar aquella oportunidad única. Tampoco en los procesos de regulación de miles de ciudadanos y ciudadanas procedentes de los más diversos lugares. No vimos a la cultura apostando por conseguir la paz más cercana y llamando a la cooperación y el entendimiento entre todos los pobladores de esta Península. No se atrevió ante los embistes de la derecha más reaccionaria y la iglesia más retrógrada. No estamos hablando de cambios radicales, ni de sistema, sino de transformaciones democráticas, de profundización de derechos y libertades, de moverse por la paz. Parece ser que el único “compromiso posible” es hacer proclamas electorales, salir en defensa o en contra del canon digital o de nuestro cine.
La crítica de la vida cotidiana ha dejado de interesar a creadores y pensadores. Hoy más que nunca echamos de menos aquellas publicaciones que nos mostraban aquello de “está prohibido, prohibir” que nos ilusionaba y alimentaba nuestras utopías.

Dier + Noaz: Estado de Excepción

En toda Europa y el mundo, las tendencias políticas más conservadoras resurgen intentando dar respuestas a un mundo complejo, con soluciones cada vez más sencillas.
Según European Forum For Urban Safety, España es el país de Europa con más policías por habitante, con 486 por cada 100.000 habitantes. España tiene también la tasa más alta de presos de Europa, 140 por cada 100.000 habitantes según la Dirección General de Instituciones Penitenciarias (junio 2006).
Aunque en las estadísticas de criminalidad no se contempla un especial aumento, constantemente vemos noticias en las que las autoridades locales piden endurecimientos de sanciones, y demandan más policías. Concretamente, esta petición es una constante en Madrid, sin duda, para dar respuesta a una sociedad cada día con más miedo.
¿Hasta qué punto puede llegar a transmitirse seguridad y miedo a la vez?
La zona del puente de Juan Bravo es un sitio perfecto para reflexionar acerca de ello, por ser uno de los lugares más seguros de Madrid gracias al entorno comercial y financiero. Se busca generar la sensación de una respuesta de máxima seguridad ante una amenaza desconocida, mediante la instalación de un (falso) puesto de control militar y lemas donde se inste a la gente a estar alerta.
Esperan los autores que esta acción haga reflexionar al público, independientemente de su ideología política, sobre la posible degradación que puede sufrir nuestro entorno con una escalada de violencia y seguridad.
Por su seguridad... ARTE
Nota de Edu Sánchez (Soitu.es).
La torreta militar militar se levanta en pleno paseo de la Castellana, en una de las zonas más transitadas de la capital, en medio de un complejo de oficinas y centros comerciales. Un enorme y vistoso cartel advierte que el agente, parapetado con una metralleta, se encuentra apostado sobre la torre "por tu seguridad". En los alrededores no se observa otro detalle que haga pensar que hay cerca una alta representación del Estado o un mandatario extranjero, ni tampoco se está desarrollando una importante operación antiterrorista. Lo que contemplan los transeúntes es una de las representaciones artísticas de la última edición de Madrid Abierto.
La 'performance', obra de Dier+Noaz, consigue su objetivo: los viandantes se acercan sorprendidos, preguntan a los que están cerca y sacan su móvil para hacer alguna foto. Otros llegan a cruzar la Castellana para ver qué pinta esa torreta en medio del paseo. Y los pasajeros de las distintas líneas de autobús que paran justo al lado se dejan el cuello para tratar de averiguar qué ocurre.
Los artistas quieren llamar la atención sobre la posible "degradación que puede sufrir nuestro entorno con una escalada de violencia y seguridad" y denunciar cómo los gobiernos recurren a la excesiva seguridad para dar respuesta a una sociedad "cada día con más miedo". En la página en la que presentan la obra, recuerdan que España es uno de los países europeos con más policías por habitante y con la tasa más alta de población reclusa.
Junto a esta obra de artistas urbanos de la capital, Madrid Abierto, que cumple ya cinco años, expone los trabajos de diez creadores audiovisuales y once sonoros, cuyos proyectos han sido seleccionados por la organización. Las obras buscan "confrontar y cuestionar la relación del ciudadano con el entorno en el que le toca vivir", según señala Jorge Díez, director del proyecto.
Así, los madrileños podrán conocer el peculiar concepto de 'transculturización' del artista Jota Castro o sorprenderse con el enorme cartel 'La guerra es nuestra' que ha colgado Annamarie Ho + Inmi Lee en la fachada del Círculo de Bellas Artes. Todo hasta el próximo 2 de marzo.

viernes, 8 de febrero de 2008

Recordando a Lio

Lio es una cantante francesa, o belga o quizás portuguesa.
Nacida en Portugal emigró a Bélgica y muchas artistas nacionales intentaron emitarla, la verdad que con poco éxito.


video


La canción que más me gustaba de ella era esta:

video

y esto viene a cuento por varios motivos:

Cuando Paco Martín nos dijo que este año la edición de "La Mar de Músicas" estaba dedicada a Francia nos pusimos a recordar a algunos de los artistas que más nos gustaban de aquel país: Entre ellos Leo Ferre, Jean Ferrat, Georges Brassent, Charles Aznavour, Henry Salvador, Jacques Brel, Distel, Michel Fugain, Serge Gainsbourg, Michel Legrand, Michel Sardou y algunas de ellas como Barbara, Brigitte Bardot, France Gall, Juliette Greco, Jeanne Moreau, Edith Piaf... y sobre todo Françoise Hardy, Guesch Patti y Lio, que era la reina de un pop sencillo con la única pretensión de entrener y divertir, que de vez en cuando esta muy bien.

Mañana tengo hacer de DJ en la fiesta de un amigo, que ya no cumple los cincuenta y he querido recuperarla sobre todo después de haber visto el siguiente video en la televisión francesa hace unos meses.

video

Intentaré en los próximos días subir imágenes de la Hardy y de Patty.

Que Qué y Eva Hache comentan la propuesta de Rajoy sobre emigración


video

Número 27 de Cuadernos para el Diálogo

Ya está disponible el número 27 de Cuadernos para el Diálogo, el tema central ésta dedicado a "La derecha bajo palio".

Artículos de Michael Ratner, Manuel Domínguez Moreno, Txiki Benegas, Diego Caballero, Gorka Landáburu, Margarita Miaja... y otros, entre los que se incluye el que publiqué en Cambio 16.

jueves, 7 de febrero de 2008

Sos Racismo considera "totalmente xenófoba" la medida anunciada por Rajoy de pedir un contrato de integración

Noticia aparecida en el gratuíto ADN
www.adn.es/politica/elecciones_2008/20080207/NWS-1147-Racismo-Rajoy-Sos-integracion-totalmente.html


Asimismo, acusó al PP de hacer "demagogia" con el tema de la inmigración y consideró que con esta propuesta, Rajoy "fortalece la idea de ellos y nosotros".

La portavoz de la organización SOS Racismo, Begoña Sánchez, consideró "totalmente xenófoba" la propuesta anunciada el miércoles por el candidato del PP, Mariano Rajoy, que anunció que propondrá un contrato de integración con valor jurídico para todos aquellos inmigrantes que quieran obtener un permiso de residencia legal en España superior a un año. Además, afirmó que esta medida "legitima" los tópicos sobre la inmigración.

Sánchez aseguró que el objetivo del popular es conseguir "crédito electoral" y que no le extraña "tratándose del PP". Afirmó que este partido "hizo la ley de extranjería más dura", por lo que "no tiene legitimidad" para realizar este tipo de propuestas.

Asimismo, acusó al PP de hacer "demagogia" con el tema de la inmigración y consideró que con esta propuesta, Rajoy "fortalece la idea de ellos y nosotros". "Como si la mayoría de inmigrantes no trabajasen y no cumpliesen sus deberes", puntualizó.

Por este motivo, la portavoz de la ONG exigió a los partidos políticos que no hagan un "uso electoralista" de la inmigración durante la campaña electoral de cara a los comicios de marzo y reclamó "responsabilidad política" en sus eslóganes y propuestas electorales.

Sánchez aseguró que este tipo de carteles son una "irresponsabilidad política", por lo que pidió su retirada. La portavoz de Sos Racismo, Isabel Martínez, explicó que durante el día de hoy entregarán una carta y una copia del cartel en todas las sedes de los partidos políticos que optan a las elecciones.

"Responsabilidad y respeto"

En la carta dirigida a los partidos, la ONG pide "responsabilidad y respeto" durante la campaña electoral, al considerar que las consecuencias a largo plazo son el modelo de sociedad que se construye. "Esto no quiere decir que no se pueda hablar de inmigración, sino que se hable con rigor", puntualizaron.

Solicitan discursos hechos "con grandes dosis de pedagogía social" y el compromiso de tratar este tema "con rigor, realismo y desde la transparencia y la ética". Para comprobar que no se hace ese uso de la inmigración, la organización hará un seguimiento del contenido de las propuestas y discursos de los dirigentes políticos.

Sánchez pidió que no se fomenten los tópicos tales como relacionar inmigración con delincuencia, que no se "estigmatice" al colectivo inmigrante, que no se den mensajes "alarmistas" sobre posibles invasiones, ni se hagan "debates simplistas".

Miembros de la ONG presentaron hoy en Barcelona su cartel para estas elecciones bajo el lema 'Las personas inmigrantes no son parte del juego electoral. Todos somos ciudadanos y ciudadanas. Por una campaña electoral sin xenofobia' y en el que se pueden ver fichas de ajedrez de distintos colores.

La presentación se hizo ante la sede de CiU en la capital catalana, ya que esa formación "dio el pistoletazo de salida al uso de la xenofobia" en campaña electoral con un cartel de precampaña en el que se lee 'La gente no se va de su país por ganas sino por hambre. Pero en Catalunya no cabe todo el mundo', según explicó la portavoz de la organización, Begoña Sánchez.

Los miembros de Sos Racismo no pudieron hacer la entrega en mano en la sede de CiU, ya que se encontraron con las puertas cerradas, por lo que dejaron la carta y el cartel en la verja.

miércoles, 6 de febrero de 2008

El himno nacional un plagio?

Llevamos un tiempo con las músicas del Magreb para arriba y para abajo. El amigo José Miguel nos ha mandado el siguiente enlace.

http://www.webislam.com/?ida=216

Es una canción nuba del siglo XI, interpretada por Eduardo Paniagua que sospechosamente ha debido inspirar a los autores del himno patrio.

Comos se enteren los que todos sabemos, que el himno es moro, les va a dar un patatús.
Por cierto quien cobra los derechos de autor?

martes, 5 de febrero de 2008

Las músicas del Magreb comienzan a romper el silencio impuesto por la industria; A propósito de la Guía de las Músicas del Magreb

Ha sido una labor de casi tres años, pero al final ha visto la luz. Cuando Yolanda Agudo y yo empezamos a darle vueltas al asunto era el verano de 2005. Me habían invitado a asistir al Festival Timitar, que se realiza en Agadir, en el sur marroquí antesala del Sáhara. Allí estaban Montse Portús y Manel Montañés del Mercat de Música Viva de Vic; Jordi Gratacós del BAM y Carles Sala del Ayuntamiento de Barcelona; Lara López de Radio 3 y Javier Losilla de TVE y El Periódico de Aragón, entre los muchos invitados que habían acudido al festival; unos a cubrirlo para diferentes medios, otros para visualizar lo que se hacía y otros por curiosidad. Yolanda estaba intentando hacer algo al respecto desde que conocimos a Naab (músico marroquí residente en Brest), hace ya ocho años.

La impresión que teníamos ambos es que no nos enterábamos de nada, o de casi nada. Como casi siempre los europeos no éramos capaces de mirar más allá de nuestras narices, en este caso de nuestros ojos y oídos, sin ver y escuchar algo evidente que vislumbraba una realidad totalmente desconocida, que casi nadie reflejaba en los medios de comunicación, ni programaba en festivales, con las excepciones habituales de Pirineos Sur, Madrid Sur, y casi… para de contar.

En los grandes escenarios de Agadir lo más destacable no eran los artistas más importantes, las grandes estrellas de la world music a nivel internacional, sino la cantidad de artistas jóvenes que estaban emergiendo en todo el país y en los limítrofes, y que se mostraban en varios escenarios. Las producciones tenían, como mínimo, el mismo nivel que muchas de las que se hacen entre nosotros, y superaban a bastantes de estas en audacia y atrevimiento a la hora de programar y compatibilizar a los diferentes artistas participantes. El encuentro que tuvimos la oportunidad de ver entre Kepa Junkera con la txalaparta, y los gnawa fue, además de espectacular, espléndida.
La presencia masiva de público no llama la atención, ya que la mayoría de los conciertos eran gratuitos. Pero sí sorprende la cantidad de niños y jóvenes asistentes. Acontecimientos así no son habituales y es fácil de adivinar que la presencia de público sea multitudinaria, pero por ello no nos dejó de sorprender la cantidad de menores presentes. Un contraste evidente con lo que ocurre en nuestro país, donde a la mayoría de los conciertos los menores de edad no pueden acudir. La prohibición de vender alcohol también tiene que ver bastante con ello. Era evidente que por unas cuestiones u otras, muchos miles de niños y jóvenes marroquíes acudían a conciertos diversos y, fruto de ello, y de ver a otros jóvenes actuando de su misma edad, sería la mejor semilla para que la cantera musical naciera y se desarrollara. Relacionado con este tema, hace poco hablaba con el escritor y gestor cultural marroquí Elarbi El Harti, y comentábamos lo interesante de hacer algún concierto en Europa de Fez City Clan. El grupo liderado por DJ Toto es uno de los mejores del país en su género, una auténtica institución que puso en marcha a la edad de 13 años. Cuentan con su propio estudio de grabación y están desarrollando en su ciudad, Fez, una labor encomiable de producción musical local. Todo un ejemplo de autoproducción y autogestión, que tanto gustaba a los socialistas utópicos. Le recuerdo a Elarbi que hay un problema muy difícil de resolver para poder venir a Europa, sobre todo cuando algunos de los integrantes del grupo son menores de edad. Él, cargado de razón, me habla de la realidad africana, “un niño puede ser soldado, explotado como trabajador, excluido social, carecer de educación… pero también puede crear y tratar de vivir de ello”. De lo primero podemos sensibilizarnos e intentar cambiarlo, lo segundo es impensable concebirlo si no está mediatizado por alguien o algo.

Podemos comprender casi todo, pero los visados se rigen por determinadas normativas y cambiarlas es difícil. Hace tiempo proponíamos a los responsables de Asuntos Exteriores empezar a estudiar y valorar la creación de un visado cultural. Nosotros realmente no hemos tenido especiales problemas con el tema; si haces las cosas bien y en los plazos determinados, no suelen existir, pero es evidente que los hay. Lo comentaba Xavier Mendoza, de ESADE, en el encuentro “Contenidos culturales para el mundo” que organizó recientemente el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, en Madrid, y que inauguró el propio ministro. Por eso sería interesante abrir un debate de cómo poder resolver este tipo de cuestiones, que con los mecanismos de control necesarios, posibilitaría mejor nuestro trabajo, ayudaría a descubrir nuevas realidades y la cooperación cultural tendría mayor y mejor sentido.

Estos temas y otros comenzaron a rondar nuestras cabezas. Para nosotros sólo existían festivales como el de Esauira, el de Músicas Sagradas de Fez o el de Cartago. El raï pasó de moda hacía tiempo y el rap argelino parecía que había llegado y emigrado a Marsella a finales del siglo pasado. La labor que iniciaron Jil Jilala, Nass El Ghiwane o Lemchaheb no parecía que tuviera continuidad. No podía ser que sólo se desarrollara la música más tradicional. Algo no nos cuadraba. A los conciertos acudían miles de personas, en los medios comunicación independientes y en el segundo canal de la televisión estatal se hacían eco de esta nueva realidad. En las tiendas de discos, múltiples grabaciones de artistas que desconocíamos. Había una profunda diferencia entre lo que conocíamos, lo que veíamos y lo que intuíamos. La respuesta estaba clara. Entre nosotros, el mundo supuestamente avanzado, la industria musical internacional sólo muestra aquello que es rentable económicamente, cualquier otra realidad ni se plantea, ni existe. En el Magreb y otros lugares la industria es pequeña, en la mayoría de los casos minúscula, artesanal y local. Si logran existir es por apostar por lo novedoso innovador y diferente. Cuando la industria no llega, siempre queda la autoproducción y la autoedición. Como ellos mismos dicen “el Système D se impone”, un término habitual en Marruecos por el que se designa a aquellas ideas y/o proyectos que se tienen que realizar sin ningún tipo de apoyo. Aquí sería un término parecido al de ‘buscarse la vida’. Realidades de entender la música y la cultura de manera bastante diferente a las que estamos acostumbrados. La vinculación directa de los medios de comunicación en la industria cultural no existe, su implicación es sólo divulgativa y el apoyo por mostrar la realidad existente.

Fruto de todo ello y de la curiosidad que siempre hemos tenido por las realidades culturales locales, fue el ponernos a indagar sobre aquello que nos era tan desconocido. Enseguida nos mencionaron a Darga, en la fusión, y H-Kayne, en el hip hop, como lo más novedoso en lo musical. Comprendimos de la importancia de festivales como el Boulevard des Jeunes Musiciens de Casablanca o el Festival des Musiques Nomades en Mauritania. Entendimos que había una diversidad musical muy amplia y que estaba garantizada. La música tradicional se podía mezclar con sabiduría con otras, ya fuera ska, rap, reggae, funky o jazz. Que existían DJ’s de prestigio, que las músicas electrónicas se escuchaban en playas y/o en el desierto, y que las féminas tenían un papel mucho más implicado que el que normalmente se muestra. Descubrimos las puertas que a la libertad de expresión están abriendo los periodistas más jóvenes, muchos de ellos mujeres.

Descubrir todo esto nos cautivó e indignó. Nos parece injusto que cuando se habla de los jóvenes magrebíes sólo se refieran a pateras, contrabando de drogas o terrorismo islámico. Esa no es la realidad. Es una mínima, muy mínima parte de la población la que se identifica con ello. Los que están por los cambios, por una sociedad mejor, permisiva, tolerante, democrática, donde todos puedan participar y tener otras oportunidad, no se refleja. No es noticia aquello que no vende portadas de telediarios, ni de periódicos. Es parte de la irresponsabilidad europea que sólo refleja aquello que tiene un valor exclusivamente comercial. Los valores de la ciudadanía no existen para la mayoría de estos medios que sólo muestran aquello que dictan los mercados. Los silencios no quieren decir que no haya otras realidades, porque las hay y múltiples. Es parte de un juego; de buenos y malos, como en las mejores películas. El no querer ver la realidad lo único que consigue es retrasar los cambios y con ello las esperanzas de muchas personas. Triste papel para aquellos que siempre han querido ejemplarizar.

Todo ello nos llevó a comenzar esta labor de investigación, que como en muchas otras ocasiones tuvo un primer apoyo en los responsables culturales de la Diputación de Huesca, con Luis Calvo a la cabeza, que programaron a Darga en el Festival En La Línea, iniciándose un recorrido para difundir esta labor que ahora se refleja más claramente en esta Guía.

Guía de las Músicas del Magreb en la que se encuentran artículos de opinión realizados por amigos de las dos orillas. Ninguno de ellos –a excepción de los coordinadores– sabía quiénes iban a escribir, ni de qué tema iban a hacerlo. Más de doscientas sesenta fichas de artistas, festivales… Más del ochenta por ciento de los artistas mencionados no residen en Europa, no tienen obra editada en el viejo continente y no nos han visitado nunca. Una amplia discografía y bibliografía seleccionadas. Casi trescientas páginas a color y una próxima página web que se actualizará entre todos. Mientras ésta llega –siempre hay que conseguir el tiempo y la financiación necesaria– se puede leer en papel. Sorprenderá conocer esta realidad, de lo tradicional al rap. Encuentros de música electrónica en playas y en el interior del desierto. Grupos femeninos góticos, heavys libios y argelinos, webs donde poder investigar y ampliar más. Una pequeña muestra de una realidad que no se nos muestra, pero que no podemos desconocer. Todos los textos son libres para reproducir y copiar, mientras se haga sin ánimo de lucro. En la futura web (www.musicasdelmagreb.net) todos los que quieran podrán participar para actualizarla.

Han sido casi tres años, pero ha merecido la pena. No hubiera sido posible sin la ayuda de la Agencia Española de Cooperación Internacional, dependiente del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación, que entienden como pocos el papel tan importante que la cultura puede jugar en el desarrollo de pueblos y personas. La página web estará patrocinada por Feve, la red ferroviaria de vía estrecha, que tiene lazos económicos y de cooperación con muchos países africanos. Casa Árabe e Instituto Internacional de Estudios Árabes y del Mundo Musulmán nos ha animado en la labor, y algunos amigos de aquí y cientos de desconocidos de allí, han logrado que hagamos este trabajo para ayudar a mostrar una parte de esa realidad silenciada.

sábado, 2 de febrero de 2008

Otra propuesta alternativa al canon digital

Carta dirigida al presidente del Gobierno encabezada por Ignacio Muro Benayas aparecida ayer en el diario Público http://blogs.publico.es/dominiopublico/?p=288, en nombre de la Asociacdión Información y Conocimiento (ASINYCO) www.informacionyconocimiento.org

Carta abierta al Presidente del Gobierno

Estimado Presidente, la implantación de un canon digital sobre la copia privada como concreción de la Ley de Propiedad Intelectual no ha acabado con el debate social sobre la forma de retribuir los derechos de propiedad intelectual. La actitud confusa y oportunista del PP, con una agenda oculta basada en la obstaculización de las redes de intercambio de contenidos (P2P), en la línea de lo propuesto por Sarkozy, lo ha colocado incluso en el centro de la batalla electoral.

Reconocer la excepcionalidad y transitoriedad de la solución adoptada es imprescindible para encontrar un nuevo consenso social sobre este importante asunto. Su compromiso de estudiar cualquier alternativa al canon digital que apoye a los creadores y a la propiedad intelectual, concede una nueva oportunidad que una organización progresista como la nuestra que vincula a profesionales del conocimiento, entre empresarios, funcionarios y directivos de grandes empresas, no puede desaprovechar.

Sin más dilación pasamos a exponerle la esencia de nuestra propuesta:

La creación cultural y la propiedad intelectual son un componente esencial del desarrollo de la Sociedad del Conocimiento. Es, por tanto, muy peligroso e injusto transmitir que el impulso de ésta pone a la cultura en peligro. Ni lo está por el lado de la oferta, porque existen ahora más creadores que nunca, ni lo está por el lado de la demanda, porque existen más canales para acceder a ella que nunca. Nuevas tecnologías (TIC) y creación cultural forman parte de un todo que no está en contradicción.

El desarrollo de las TIC está provocando, sin embargo, la rápida crisis de los modelos de negocios tradicionales basados en soportes físicos y en los mecanismos de distribución asociados a ellos. Los creadores y la industria no han encontrado todavía los mecanismos adecuados que compensen los esfuerzos invertidos en la creación. Como en otros cambios tecnológicos, los actores y las instituciones públicas se enfrentan a un doble reto: por un lado, a facilitar el tránsito desde lo viejo a lo nuevo con el fomento a nuevas formas de relación y negocio cultural y, por otro, a paliar en lo posible el rápido deterioro de los ingresos de los autores de bienes culturales sentido en los últimos años.

Es obligación del Gobierno facilitar un cauce de solución a los creadores, representados por las asociaciones de gestión de derechos, y suministrar los recursos públicos, directos o indirectos, que considere adecuados. Pero es imprescindible distinguir entre actuaciones permanentes y transitorias y, entre competencias delegables e indelegables. Y también lo es distinguir entre los diversos medios existentes –canon digital o impuesto cultural– y entre los diversos fines –compensación por lucro cesante y promoción a nuevas formas de negocio– como obligado es delimitar claramente los fondos existentes para cada fin.

El Estado ha asumido en muchos casos la tarea de ayudar a la reconversión de un sector en crisis. Pero, cuando lo ha hecho, ha limitado en importe y plazos el alcance de la ayuda. Las aportaciones públicas, procedentes del conjunto de la sociedad, no pueden ser, permanentemente, la fuente principal de ingresos de un sector. Su objeto es la reconversión, no la permanencia: ninguna industria debe ser “compensada” por la aparición de un avance tecnológico, está obligada a adaptarse a la situación que dicho avance genera. El Estado no puede sustituir a la sociedad ni al mercado.

La lógica del lucro cesante, basada en el cálculo teórico de los ingresos que se dejan de percibir por usos irregulares de bienes culturales, se muestra inadecuada cuando va transcurriendo el tiempo y se aleja el origen del problema. Distinguir entonces un reparto equitativo de fondos que compense, por un lado, la pérdida de ingresos por derechos de autores consagrados, con obras de una cierta antigüedad, y, por otro, las de los autores noveles con obra reciente, que no llegan a captar la atención de la industria, se convierte en una quimera.

En consecuencia, los recursos aplicados a compensar esa merma de ingresos deben tener una magnitud decreciente, mientras los dedicados a la promoción de nuevos modelos y relaciones deben aumentar su importancia. Corresponde al Gobierno de la nación gestionar directamente los programas que impulsen esos nuevos modelos, programas en los que podrá participar cualquier asociación o entidad cultural que cumpla los requisitos que se establezcan, sean o no sociedades de gestión de derechos.

La Ley de Propiedad Intelectual asigna al Ministerio de Cultura la tarea de asegurar la transparencia con la que se gestionan los recursos del canon y le faculta para ejercer el control sobre las entidades de gestión a las que obliga a presentar, dos veces al año, una relación pormenorizada de las declaraciones y los pagos efectuados. El primer control se producirá el próximo 30 de junio.

Ese momento debe servir de referencia para poner en marcha una nueva Comisión que analice ésta y otras propuestas presentadas por los diferentes actores en respuesta a la solicitud del Presidente del Gobierno. Ese compromiso debería formar parte de su programa electoral.
Facilitar el tránsito entre lo viejo y lo nuevo requiere un conjunto de actuaciones con un horizonte definido, que proponemos inicialmente de cinco años. Estamos convencidos de que, más pronto que tarde, las tecnologías de la información acabarán suministrando nuevas formas de retribuir la creación, hoy desconocidas, y con ellas el desarrollo de la cultura.

Ignacio Muro Benayas es Director General de la Asociación Información y Conocimiento (ASINYCO)