lunes, 9 de noviembre de 2015

"La mejor ecuación: música y revolución"


En el número de agosto de Viento Sur me pidieron un texto sobre política y música. "La mejor ecuación; música y revolución".

Ya se puede descargar  libremente aquí. En el mismo número varios temas relacionados muy interesantes. 

Resumo la presentación del número, a cargo de Marc Casanova y Toni García.


"En este Plural nos planteamos dar una muestra de cómo en diferentes épocas y contextos la producción y difusión de la música ha tenido una gran importancia en la construcción de identidades y movimientos políticos: 

Jeanne Moisand nos transporta hasta el siglo XIX, momento clave para el modelo de distinción entre “alta cultura”, “cultura popular” y “cultura de masas” que ha acompañado al desarrollo del capitalismo en el seno de los distintos campos de institucionalización de la cultura. La autora nos recuerda cómo los cambios en la música, especialmente en el periodo/movimiento romántico, discurrieron de manera paralela a la formación del mercado cultural global, de procesos revolucionarios e involuciones políticas y/o sociales que fueron conformando la matriz de los patrones culturales y los imaginarios de la Europa contemporánea. 

Rubén Caravaca, gestor cultural especializado en músicas populares contemporáneas, sigue el fino hilo que recorre una multiplicidad enorme de experiencias (contra)culturales, que han sido también políticas, hasta llegar al 15M y el contexto actual en el Estado español. De este modo, el autor intenta describirnos los procesos colectivos que han llevado hacía la posibilidad de un nuevo ecosistema cultural, que huya del modelo estatal como lo conocemos, subvenciones y ayudas sin más, y el mercantil puro y duro de las industrias del entretenimiento. Modelo basado en el compartir y no en el competir. 

La activista feminista María Bilbao presenta algunas de las cuestiones que atraviesa el conflicto de género en la música pop, y cómo aún en el siglo XXI sigue siendo difícil que desde ciertos estamentos del establishment cultural (oficial o “alternativo”) se reconozca la importancia de esta tensión. 

Joni D., protagonista y cronista de la escena punk barcelonesa de los 80, utiliza seis recuerdos de esa época para describir la importancia que tuvo la música punk en la configuración de una nueva subjetividad política en la ciudad catalana, que daría lugar al mayor movimiento de okupaciones urbanas en el Estado español. 

El sociólogo y político vasco Ion Andoni del Amo Castro hace un repaso a tres momentos clave de la producción y recepción musical en el País Vasco en relación con su historia reciente y la evolución de los movimientos sociales y políticos antagonistas, y con el papel de lo cultural en la construcción de la identidad nacional vasca. Apunta hacia una cuestión que consideramos muy interesante, la de cómo en los años recientes los repertorios musicales de los espacios de resistencia/agregación colectiva/participación política han ido diversificándose, y no solo en Euskal Herria. Parece que ya no fuera tan necesaria la búsqueda de una identidad, de una identificación, y por tanto de una cierta homogeneidad, sino que múltiples y diversos significantes estéticos pueden ser resignificados en términos políticos. Este proceso no se desarrolla, por supuesto, sin resistencias por parte de las inercias anteriores". 

Marc Casanovas y Toni García, editores