miércoles, 17 de septiembre de 2014

En Barrio Canino (Agora Sol Radio) debatiendo con Patricia Horrillo sobre "Cultura libre e instituciones"


Parte del debate del pasado viernes. Se plantearon muchos temas, críticas y propuestas concretas sobre posibilidades en la ciudad. 

Digitalizar para conocer, aprender y poner en valor

 donde nos proponen comentar una realidad que debería ser digitalizada por su valor para toda la comunidad

Vivimos en tiempos donde la información prolifera y también es posible que estemos más desinformados que nunca o por lo menos más de lo que creemos. En los últimos años han proliferado en España y otros lugares propuestas basadas en la educación y la cultura compartidas. Para algunas algo novedoso, pero realmente no lo es tanto. Solo hay que echar un vistazo a la historia. 

En el Siglo XIX empezaron a desarrollarse en Madrid, Barcelona y otras ciudades los Círculos Obreros, gérmenes primarios de Ateneos Libertarios y Casas del Pueblo. Todos ellos vinculados a las organizaciones de los trabajadores. Obreros comprometidos en la educación de sus compañeros menos instruidos. Labor de clase que poco a poco suscitó la admiración de la pequeña burguesía ilustrada y de la intelectualidad. 

La Casa del Pueblo de Madrid fundada en 1908 y clausurada tras el triunfo del fascismo en 1939, fue quizás el espacio más conocido. Contaba con varias salas de reuniones, café-restaurante, biblioteca, que llegó a contar con más de 10.000 libros -algunos de ellos donados por Benito Pérez Galdós y otros intelectuales- y un salón de actos para cerca de 4.000 personas. Además de actos políticos y sindicales servía para la difusión de todo tipo de actividades culturales: obras de teatro, cine, conciertos, conferencias, recitales de poesía… e importantes actividades educativas: escuelas infantiles, escuelas laicas y escuelas de adultos. Pero no solo eso. En su sede se desarrollaron cooperativas de alimento, vestido, consumo, médicas, de viviendas, de artes gráficas… incluso de pequeño crédito. Durante la II República llegó a tener más de 100.000 afiliados.

El diario El País con motivo de los actos del centenario de la misma recogía las siguientes palabras de Luis Gómez Llorente histórico socialista español recientemente fallecido, catedrático de Filosofía, y vicepresidente del Congreso de los Diputados durante las Cortes Constituyentes entre 1977 y 1979 “El objetivo de los trabajadores era reunirse para combatir la ignorancia y la incultura. Tener conciencia de clase trabajadora y actuar en consecuencia”.

Con anterioridad en Barcelona, en 1861 y de manera clandestina, se puso en marcha el Ateneo Catalán de la Clase Obrera impulsado por el Centro Federal de las Sociedad Obreras de Barcelona integrado por cerca de cuarenta asociaciones de trabajadores diferentes. Años antes en Madrid, en 1947, se creó una asociación cultural obrera, con el nombre de “Velada de Artistas, Artesanos, Jornaleros, y Labradores”

Aunque las mujeres tienen una presencia menor en el movimiento obrero organizado, muchas de ellas participan y tiene un papel determinante en el desarrollo de estas iniciativas auténticamente pioneras y revolucionarias. Tiempos después algunas empiezan a tener un importante protagonismo sindical, especialmente en las asociaciones federalistas –antecedentes de las anarcosindicalistas- como Isabel Vela i Puyol o Encarnación Sierra líder de las cigarreras madrileñas en la antigua Tabacalera de la calle Embajadores.

En otros ámbitos también asumen un papel significativo en la creación de espacios de encuentro cultural como el Ateneo Artístico y Literario de Señoras fundado en 1869 por Faustina Sáez de Melgar y en cuya primera junta directiva se encontraba también Concepción Arenal



Muchas de estas iniciativas son prácticamente desconocidas para la mayoría. Su digitalización contribuiría a paliar algunos déficits democráticos.

 Mayor conocimiento de nuestra historia.
Importancia del movimiento obrero en la transformación de un país, apostando por vías propias de acceso a la cultura.
Importancia del papel de la mujer en estos procesos.

Contribuyendo con ello:

Que toda la población tenga acceso a unos conocimientos reservados en exclusiva a investigadores e historiadores.
Aproximación más real a la historia.
 Contribuir a la descolonización cultural que padecemos.
*Apoyar procesos de despatriarcalización mostrando el papel de las mujeres en todos los ámbitos de la sociedad especialmente en aquellos que parecen solo desarrollados por hombres.
Contribuir a mostrar que la cultura comunitaria y participativa es una riqueza histórica de los países, y no se puede renunciar a ella.

Además de digitalizar es imprescindible:

Una difusión expandida.
* Un debate amplio y plural.
* El contraste con experiencias actuales.

Mostrando:

* La importancia de la digitalización para toda la comunidad no solo para expertos.
* Qué la misma permite acceder a más información.
Más información genera más conocimiento.
* Mayor conocimientos enriquecen los debates. 
* Ricos debates posibilitan la elaboración de nuevas propuestas.
* Nuevas iniciativas benefician a toda la comunidad.

martes, 16 de septiembre de 2014

Preparadas para intervenir


Tom Waits "God's way on business"


Leo Ferre "Les Anarchistes"


Los Anarquistas
Leo Ferré (versión española de Luis Casado)
No son el uno por ciento y sin embargo existen 

Casi siempre españoles, anda a saber por qué 
Puede que en España no los comprendan 
Los anarquistas

Se las mamaron todas 

Puñetazos y piedrazos 
Gritaron tan fuerte 
Que pueden gritar aún 
Tienen el corazón delante 
Y sus sueños en el medio 
Y el alma corroída 
Por unas putas ideas

No son el uno por ciento y sin embargo existen 

Siempre hijos de nada, o bien hijos de tan poco 
Que no los ven jamás salvo cuando les temen 
Los anarquistas

Murieron mil veces 

Por las puras, ¿por qué? 
Con el amor en los puños 
Sobre la mesa o la nada 
Con la cara de tercos 
Que da la sangre que corre 
Golpearon tan fuerte 
Que aún pueden golpear

No son el uno por ciento y sin embargo existen 

Y si hay que comenzar con patadas en el culo 
No hay que olvidar que marchan en las calles 
Los anarquistas

Tienen una bandera negra
A media asta en la esperanza
Y la melancolía
Para arrastrarse por la vida
Y cuchillos para cortar
El pan de la Amistad
Y armas oxidadas
Para no olvidar
Que no son el uno por ciento y sin embargo existen
Y que van hombro con hombro
Con alegría y por eso siempre están de pie
Los anarquistas

"Cultura libre, instituciones y mercado"

Aquí se puede descargar íntegramente Barrio Canino Programa 131 en el que participamos el vienes pasado. El texto reproducido está tomando del blog del programa

Esta semana hablamos de cultura libre, instituciones y mercado, con Rubén Caravaca de Fabricantes de Ideas y del colectivo C4C que gestiona el espacio social autogestionado por vecinas Campo de Cebada y con Patricia Horrillo, mediadora cultural de Medialab Prado. Por teléfono interviene Pedro Jiménez, de Zemos98, colectivo sevillano de cultura crítica y transformación social.

El punto de partida que inspiró este programa fue el artículo de Rubén Caravaca  "estar en redes o construir en red" publicado en La Marea y que se sucedía a otro publicado previamente por el colectivo C4C, en el que se plantean dudas sobre la cultura libre en Madrid, calificándola como moda en una ciudad gris, donde represiones, privatizaciones y normativas impiden el desarrollo de una urbe amable para la ciudadanía, donde el urbanismo lo dictan las grandes corporaciones y las corruptelas políticas y donde los proyectos culturales son un lavado de imagen de la política autoritaria y antidemocrática del gobierno de la ciudad, sin ningún tipo de anclaje en los barrios, como hacer de lo común una baza politica.




A lo largo del programa charlamos sobre si es posible, y conveniente, que la cultura libre busque espacios cedidos por las instituciones públicas, y en qué condiciones debe hacerlo, en un contexto en el que la precariedad de los trabajadores culturales autónomos, independientes, no pueden sacar adelante proyectos cuando las administraciones los valoran únicamente por criterios económicos. "Lo más barato" en cultura, acaba en empresas de servicios, de seguridad... que son quienes gestionan centros culturales y actividades en espacios públicos, desvirtuando la propuesta cultural de la ciudad y favoreciendo la falta de participación. Las instituciones, que disponen de espacios propios y de autoridad para reprimir espacios sociales y okupados, están en manos de la derecha más reaccionaria, que solo apoya lo que les interesa, en cuestión de imagen política.

¿Son los centros comerciales el referente cultural que se quiere potenciar desde las instituciones para los barrios?.

¿Qué soluciones son posibles para la autogestión ciudadana de la cultura, participativa y horizontal en una ciudad como Madrid en la que hay 573 solares vacíos con una superficie de 630.000 m2?.

Tracklist:
01: Culture - «Dog a go Nyam»
02: Donovan - «Museum»
03: Rosendo - «Veo, veo... mamoneo»
04: The Style Council - «Walls come tumbling down»
05: Berri Txarrak - «Harra»
06: NOFX - «The cause»
07: Roberto Iniesta recibe la Medalla de Extremadura

viernes, 5 de septiembre de 2014

"970" documental de Victoria Solano. Relata la historia de un grupo de campesinos a los que el Gobierno de Colombia le incautó y destruyó 70 toneladas de arroz



El documental 970 relata la historia de un grupo de campesinos a los que el Gobierno de Colombia le incautó y destruyó 70 toneladas de arroz. En defensa de los intereses de empresas trasnacionales en el marco de Tratado de Libre Comercio entre Colombia y Estados Unidos. Los impactos de la resolución 9.70 en el campo colombiano.


Un documental de VICTORIA SOLANO
Producción: Marco Cartolano y Juan Guillermo Rodriguez Martinez

"Hasta que el sol se apague" documental de Mónica Orjuela, sobre una organización campesina en medio del conflicto social, político y armando en Colombia



Una historia sobre la vida de una organización campesina que nace en medio y a causa del conflicto social, político y armando de esta última década en Colombia, que busca reconocer el surgimiento de la organización en medio del conflicto, recuperar la memoria histórica de esta región alrededor de la resistencia campesina, a través de los relatos y las experiencias de los líderes, las movilizaciones y manifestaciones, que por su gran carga testimonial y vivencias, contribuyen a la denuncia de las graves violaciones de derechos humanos que suceden en las zonas rurales.

Aquí el enlace al documental completo: 
https://www.youtube.com/watch?v=SJA0mfcQDdc#t=279



jueves, 4 de septiembre de 2014

Gustavo Cerati también nos dejó


Estar en redes o construir en red: cultura libre e instituciones públicas

¿Qué transformaciones y estrategas debemos abordar a la hora de gestionar libremente con las instituciones públicas?


En el curso “Arte y cultura en circulación. Políticas públicas y gestión de lo común” sugieren que comentemos estrategias para promover la cultura libre en nuestro entorno, algo que llevamos hablando desde hace tiempo diferentes personas, asociaciones y colectivos en Madrid, de manera informal y alejados de los debates institucionales.

Cuando se quiere poner en marcha cualquier tipo de iniciativa cultural, una de las cuestiones a tener  presente es la realidad en la que te vas a mover. El contexto local, los conflictos particulares que atraviesan cada espacio y a cada comunidad son al mismo tiempo el engranaje con el que trabajar y el punto de inflexión del que parte cada proyecto.

En la Universidad Popular Campus de Cebada celebrada por segundo año consecutivo el pasado mes de junio, organizada por el Colectivo C4C (cultura, ciencia, cooperación y comunicación) con el apoyo de la Asamblea Popular de Austrias - 15M en El Campo de Cebada (un espacio vecinal madrileño autogestionado por vecinas y vecinos), David García Arestegui miembro de la Asociación Cultura Libre levantó una buena polémica al afirmar que la Cultura Libre estaba muerta y que había que volver a los sindicatos, apelando a la lucha de clases. Aunque sabemos que este discurso es provocativo y suscita críticas y desencuentros, lo tomamos en cuenta porque pone en el centro la indispensable sostenibilidad económica de muchas personas dedicadas a la producción y gestión cultural al borde de tener que abandonar sus actividades por la imposibilidad de hacer compatible un trabajo cultural fuera de las estrictas lógicas del mercado con una supervivencia económica básica.

España, inmersa en una crisis económica, política y emocional sin precedentes, se encuentra  con una triste realidad: la precariedad de buena parte de los trabajadores culturales autónomos, independientes, que tienen pocas opciones de sacar adelante determinados proyectos cuando las administraciones lo que valoran solo cuestiones económicas (cuanto más barato salga, mejor; cuanta más rédito genere, también). Individual o colectivamente es imposible competir con grandes empresas que “intervienen en cultura” aunque su labor principal sea la construcción y/o la gestión de equipamientos públicos –privatizados en la gestión diaria- abonando salarios irrisorios, condiciones laborales indignas y programas, cuando los ahí, donde no imperan ni la calidad, ni propuestas diferenciadas o renovadoras.

Proyectos basados en licencias libres y códigos abiertos suelen prosperar en determinados espacios públicos con la complicidad de algunos responsables que suelen apoyarse “en más de lo mismo”, en colegas y amigos y en los mejores vendedores de productos. Pocas opciones hay para otras iniciativas. Es preciso mirar la realidad y ver la evolución, no solo cronológica, de los últimos años. La transparencia escasea (mucha teoría y muchas más contradicciones) donde el tema de género suele ser un tabú, con bastantes similitudes con las prácticas de las grandes industrias culturales y del entretenimiento. En el mes de marzo el ya mencionado colectivo C4C manifestó muchas dudas sobre la cultura libre en Madrid, calificándola como “moda”, como lo fue en su momento la movida madrileña (*)

En algunos casos, proyectos acerca del ‘procomún’, están tejidos dentro de instituciones públicas dependientes de la derecha más reaccionaria, que solo apoya aquello que le interesa desde el punto de vista de imagen. Parte de la promoción de estos proyectos de participación ciudadana y autogestión lavan la cara de estas instituciones y sirven para la justificación de recortes en equipamientos, mediación e infraestructuras culturales para la mayoría de la población. En ocasiones, hablamos de iniciativas que no tienen inconveniente en apostar por alianzas con grandes empresas transnacionales y corporaciones muy alejadas de cualquier planteamiento libre, igualitario, democrático. Desde un planteamiento muy personal, algunas pensamos que no todo vale.

Partiendo de lo anterior, con todos los matices, críticas y dudas susceptibles de ser planteadas, la sensación de que muchas propuestas próximas, consciente o inconscientemente, también están atrapadas en una tela de araña que busca mantener el status actual de sistema, sin ningún espíritu transformador, apoyando lo commons como parte de una moda. Algo tienen que ver con lo que se comentaba hace dos décadas en la revista La Luna -emblemática publicación cultural madrileña-: “el modernismo ha sido la iniciación creativa, el posmodernismo es simplemente ganar dinero con ello”.

En años de dedicación a la agitación cultural desde Fabricantes de Ideas / La Fábrica de Ideas  hemos desarrollado algunas propuestas exitosas,  otras no tanto. A la hora de plantar una nueva, que ilusione no hay más remedio que mirar al Sur. Asimilar procesos e iniciativas que se están produciendo en América Latina y África. Ver, escuchar, aprender, interactuar. No se trata exclusivamente de desarrollar una iniciativa interesante, más bien de conocer, asimilar de lo que está en marcha, mirar y aprender,  remezclar, compartir, difundir, no caer en errores ya cometidos.

En esta línea, huimos de prácticas exclusivamente proyectistas que buscan abordar, ejecutar y justificar acciones y nos seduce más la idea de reposar, escuchar y mimar lo que hacemos.

En segundo lugar, nos planteamos definir claramente si queremos trabajar en red o solamente estar en redes o formar parte de una de ellas. Es esencial para conocer si en nuestra red el centro es la periferia y las periferias son el centro. Con todo ello podremos definir equipos y forma de desarrollar el proyecto.

En tercer lugar abordar la gestión de espacios y lugares donde vamos a desarrollar nuestra propuesta ya que es uno de los temas más delicados, y a veces costosos, para sacar los proyectos adelante. Muchas veces hablamos de coworking, oficinas compartidas, recuperación y cesión de espacios, pero no abordamos cómo sostener estos lugares, qué fórmulas de cesión son positivas y cómo dialogar con administraciones y propietarios privados para trabajar en determinados entornos.

Al hablar de “políticas públicas y gestión de lo común” habría que plantear que las diferentes administraciones tuvieran un marco que de alguna manera definiera la posible utilización de espacios públicos.

A.- Espacios públicos de propiedad institucional abiertos cogestionados por vecinos, colectivos, personas y entidades sin ánimo de lucro, evitando su abandono por falta de recursos y la privatización.

B.- Espacios en desuso.

C.- Acuerdos con propietarios privados para cesión de espacios, pacto de figuras como el “anticrédito”, etc.

La primera opción es poco viable dado que la administración madrileña mira con especial recelo compartir la gestión con colectivos que no controla, con lo cual sería solo posible una cogestión con colectivos afines políticamente.

La segunda podría ser posible si hubiera voluntad e interés en hacerlo.

La tercera parte pasaría por evaluar relaciones personales entre propietarios y arrendatarios explorando posibilidades de contratos menos convencionales que los permitidos por la legislación vigente.

La investigación El Valor del Vacío realizada por Urban Networks junto con la Universidad San Pablo CEU sobre los vacíos de oportunidad del Madrid Central muestra unos datos sorprendentes sobre la realidad de espacios vacíos y poco utilizados en el centro de la ciudad.  Resumen la investigación con la siguiente frase, parodiando a Danny DeVito, “Madrid esconde un tesoro”

A modo de resumen, los siguientes datos:

I. 573 solares vacíos, con un total de 630.000 metros cuadrados.
II. 421 edificios desocupados, no acabados o con una ocupación inferior al 20%.

La utilización de una pequeña parte de los mismos permitiría el desarrollo de múltiples acciones e iniciativas que deberían tener una regulación mínima, permitiendo al mismo tiempo su utilización y garantizando los derechos de los propietarios de los mismos. Por otro lado, el cuidado y uso de estas infraestructuras sería una línea de cuidado y preservación del patrimonio urbano y no su abandono por deterioro y/o dejadez.

Al contar con el aval institucional solo se podrían desarrollar determinados proyectos e iniciativas, esencialmente:

A.- Para la creación de Puntos de Encuentro Ciudadano
B.- Actividades sin ánimo de lucro
C.- Promoción de la cultura libre y compartida
D.- Fomento de la transversalidad y  de la diversidad
C.- Creación de autoempleo

Para ello sería indispensable elaborar un “Estatuto de cooperación entre la administración pública municipal y la ciudadanía” que incluyera entre otros temas, lo siguiente:

1. Quiénes pueden hacer uso de esos espacios y en qué calidad se ceden o se establecen las cooperaciones
2. Cómo se pueden utilizar y qué actividades son prioritarias
3. Pacto de colaboración
4. Qué gestiones corresponde a cada parte
5. Gestiones compartidas
6. Medidas para la regeneración de dichos espacios
7. Mediación
8. Desocupación de los espacios

Todo ello basado en cinco principios básicos:

1. Respeto entre todos los involucrados
2. Confianza mutua
3. Transparencia
4. Horizontalidad como objetivo, que nunca se puede lograr íntegramente dada la diversidad de las parte implicadas y personas y colectivos tan diversos
5. Sostenibilidad


Elaborar un buen  proyecto, aprender de experiencias realizadas o en marcha, trabajar en red y redes y poder desarrollarlo en espacios compartidos y gestionados colectivamente deben ser una garantía para poder llevar adelante la iniciativa que siempre quisimos desarrollar.

(*) http://www.lamarea.com/2014/02/28/la-nueva-movida-madrilena-o-como-hacer-de-lo-comun-una-baza-politica

lunes, 1 de septiembre de 2014

¿Qué es El Piscinazo?


Este domingo, IV Edición en El Campo de la Cebada a partir de las 12 horas.

El próximo domingo vuelve El Piscinazo (IV Edición)



El piscinazo es una acción festiva que se realiza anualmente desde 2011 y que surgió para denunciar la ausencia total de dotación deportiva en el distrito centro, donde viven 160.000 personas, desde que en 2009 se derribo el único polideportivo existente.


En el solar que dejó nació El Campo de Cebada donde las vecinas y vecinos del barrio no solo expresamos nuestra creatividad sino que también luchamos por nuestros derechos.

Con este ánimo os convocamos este 7 de septiembre el Piscinazo IV: Si quieres repetir la experiencia, si quieres sumarte por primera vez, si lo viste desde fuera y ahora lo quieres ver desde dentro… esta es tu oportunidad ¡Mójate por tu piscina!

Con este ánimo os convocamos este 7 de septiembre el Piscinazo IV: Si quieres repetir la experiencia, si quieres sumarte por primera vez, si lo viste desde fuera y ahora lo quieres ver desde dentro… esta es tu oportunidad ¡Mójate por tu piscina!