domingo, 19 de junio de 2016

Conversando con Pablo Rubén Maldonado: ‘Flamenco en el backstage: cante, baile… Y piano" @Elasombrario


El músico Pablo Rubén Maldonado.
El músico Pablo Rubén Maldonado.
Conversación publicada en El Asombrario.
Pablo Rubén Maldonado es un músico inquieto al que le gusta perderse en todo arte que alimente el espíritu, siempre aprendiendo y en constante evolución. No le gustan las rutinas. Estudió música clásica e inmediatamente compaginó la sensibilidad de la misma con el flamenco; su padre tuvo mucho que ver con ella, aunque no lo supiera. Es de los pocospianistas flamencos que está abriendo espacios nuevos para el cante, en los escenarios y poniendo en marcha iniciativas como Flamenco en el Backstage, cita obligada en el centro de Madrid a lo largo de este mes de junio.
¿Payo o gitano?
Primero ser humano y después orgulloso gitano.
¿Lo anterior influye a la hora de mamar, amar y desarrollar lo flamenco de una o de otra manera?
No necesariamente. Depende de las circunstancias de cada uno. Para aprender algo cuanto más joven lo hagas, sobre todo el arte, es mucho más fácil, pero para desarrollarlo y amarlo uno tiene que profundizar y eso lleva tiempo, años…
Familia de músicos; ¿se puede decir que eres un músico de escuela fraguado en ella fusionando lo académico, lo más rígido y lo formal con lo aprendido en la calle y en los espacios mágicos del flamenco más popular de Granada y otras ciudades?
Tu pregunta es una afirmación. La rigidez de haber estudiado en el Conservatorio la carrera de piano y la frescura y el rejuvenecimiento constante en el que están las músicas llamadas populares, aunque sabemos todos que son músicas intelectuales y minoritarias como la clásica, me han proporcionado un equilibrio musical que me produce una satisfacción gratamente alta, pues el espectro creativo que tengo es muy amplio y no me cierro a nada, aunque mi centro siempre es el flamenco.
Yo digo siempre que de Granada salí en bruto, con mucha ilusión e ingenuidad. Pensaba que mi camino con un disco de piano flamenco me sería fácil abrirme camino en Madrid. Pero cuando llegué a esta gran ciudad, me topé con la realidad abrumadora de todo su esplendor artístico. Mi primer pianista que vi en directo fue a Caramelo y mi sensación fue una mezcla de frustración, miedo y por otro lado de alegría y superación personal, pues vi como una gran oportunidad que se me presentaba en mi vida poder estar en una ciudad como Madrid, ya que se cocía flamenco, jazz, latinoamericana o clásica en un mismo lugar y con un nivel que sabía que, si lo aprovechaba bien, conseguiría estar en constante evolución.
¿Se aprecia, se valora, el flamenco, el cante arropado por piano?
El feedback que estoy recibiendo cada sábado por el público es que sí. Con la mayoría de los cantaores que suelo invitar tengo muy buena conexión, pero quizás deberían ser ellos los que contestasen a esta pregunta. Es cierto que aún es pronto para hacer un diagnóstico, ya que podría afirmar que soy el único que se está especializando en esta disciplina. Si escuchamos los discos o vemos conciertos de los pocos locos que nos dedicamos al piano flamenco, apenas hay grabaciones por soleá, seguidillas u otros estilos grandes del género con piano y cante. Puedo afirmar que la grandeza de este instrumento tocado como un piano y no como una guitarra puede otorgarle al cantaor una fuente de inspiración que puede llevar el cante a otro nivel y a otras posibilidades de interpretar los diferentes estilos. El proyecto que he terminado, que surge del Backstage, va en esta vertiente y en esta búsqueda de un lenguaje propio del piano; estoy encontrando otras armonías, formas rítmicas y melódicas que naturalmente son más cómodas y naturales técnicamente hablando, ya que importar los ornamentos de la guitarra, casi siempre (bajo mi punto de vista) no suenan auténticos y restan majestuosidad al piano. Por primera vez me empiezan a gustar más algunos cantes mecidos por el piano que por la guitarra, y esto pensaba que nunca lo diría.
¿Qué parte hay que mantener de tradición y qué de innovación?
Esto es muy personal de cada artista, es el mismo dilema de siempre. Convivo con ambas, ya que el pasado y el presente son algo natural de la vida misma. La tradición flamenca la admiro, respeto y tomo prestado todo lo que me llena el alma, pero, por mucho que se empeñen algunos y algunas, jamás se podrá tocar, cantar o bailar como nuestros antepasados, porque sus vivencias y experiencias son únicas, por lo tanto es imposible que yo las sienta y viva como lo hicieron ellos y ellas.
¿Arriesgar puede ser un arma destructiva…?, ¿o solo el riesgo merece la pena?
Si arriesgas en algo en lo que verdaderamente crees, merecerá la pena; si no lo haces, te arrepentirás algún tiempo, pero no se acaba la vida. Para mí los fracasos son un aprendizaje.
García Lorca tocaba, La Argentina cantaba, ¿a quién de los que te han acompañado recuerdas con especial emoción?
Casi todos con los que he trabajado me han emocionado en algún momento, pero destacaría a bastantes artistas que pasan por el Backstage. Dos cantaoras sublimes: Chelo Pantoja y Mayte Maya. Cantaores: Pedro El Granaíno, Enrique El Piculabe o Antonio Campos. En Baile: Farruquito. Percusión y batería: mi casi hermano Moy Natenzon. Contrabajo: Cómo no, mi Yelsy Heredia.
¿Con quién te gustaría verte acompañado y todavía no ha sido posible?
Israel Galván, Antonio Canales, la Yerbabuena, Rocío Molina…
¿Quién fue tu Argentinita particular?
Duquende o Pedro El Granaíno. Me matan sus voces, su cante es muy auténtico. Remedios Amaya o La Susi. También muero con ellas.
Te atreves con la música afro-caribeña, pop, tango, funky o el jazz; eso puede crear controversias entre los más puristas, ¿cuáles han sido las reacciones?
Pues la verdad es que donde hice más notable todas estas influencias fue en mi segundo disco, Fuera de la realidad, y le otorgaron el Premio Nacional Flamenco Hoy al mejor disco instrumental, así que creo que fueron buenas. Por otro lado, me siento querido y lo que más apreciamos los artistas es que me siento respetado por mis compañeros. Eso es un regalo de la vida. Siempre digo que toco flamenco, otras músicas y culturas lo han engrandecido antes, ¿Por qué negárselo ahora? Yo no sé lo que aportaré a la música, lo que sí sé es lo que me ha aportado a mí ella. Riqueza y belleza en todo lo que hago.
El flamenco en directo parece estar monopolizado por determinados promotores, que siempre programan a los mismos artistas. ¿Qué responsabilidad tienen estos últimos en ello?
Es algo complejo de contestar, pues casi siempre ha sido así. Para el que comienza es duro y no es fácil encontrarte con caminos llanos. En estos tiempos de crisis resulta todavía más difícil encontrar a programadores que apuesten por nuevos valores. Puedo llegar a entender que si el festival lo organiza una entidad privada quiera correr el mínimo riesgo posible, pero cuando se trata de festivales gestionados con dinero público me entristece bastante que no haya lugar para tanto artista emergente lleno de talento. La figura del telonero en el flamenco no existe y creo que ayudaría a muchos a dar luz a sus proyectos.
Has creado Flamenco en el Backstage, ¿en qué consiste?
Pues justamente una de las razones por las que creé el Backstage fue porque estaba harto de esperar a que algún manager o programador me diese una fecha en alguno de los numerosos festivales de flamenco que hay en el mundo. Uno llega a pensar que no tiene talento suficiente como para estar en ellos. El Backstage me permite tocar todos los sábados y con quien me da la gana, siempre y cuando pueda esta persona, por supuesto, pero nadie me impone nada. Soy libre. El Backstage es un sueño cumplido, porque reúno a pedazos de artistas cada fin de semana para experimentar, conocidos y gente novel, pero con mucho talento, sin la presión de un teatro o un tablao.
La filosofía es hacer sentir al público y a los artistas como si estuviésemos en el salón de mi casa; es por eso que todo lo que decidimos llevar a cabo lo comentamos en voz alta con el público, desde lo que se va a bailar hasta el tono que canta el cantaor. El otro atractivo es que el público es partícipe con preguntas o comentarios que hacen aun más amenos estos encuentros, como yo los llamo. Además, lo realizamos en un espacio mágico como es el aula número 4 del emblemático Centro de Danza Amor de Dios. Siempre invito a un bailaor y un cantaor. El público se sienta alrededor nuestro, a veces hasta en el suelo, gente de pie, hay mucha autenticidad en el Backstage, son palabras de todos los artistas que vienen, porque tienen la posibilidad de hacer lo que quieran, nadie impone nada, somos libres como el verdadero arte.


¿Hay que pasar a crear y desarrollar otras propuestas en directo para llegar a otros públicos y salir de una cierta espiral, que parece demasiado cerrada? ¿Demasiada endogamia?
Lo estamos haciendo desde hace mucho tiempo, lo que ocurre es que los que deberían enterarse creen que el arte se gestiona solo desde un despacho y van como siempre tarde. La gente joven es la que trae savia nueva y esto en nuestro país aún no lo aprendemos. Es importante que tengan su espacio como lo tienen los que gozan ya de experiencia.
¿Hay que acabar con tantos formalismos?¿Compartir y sentir de otra manera?
No. Como decía al principio, hay que tener un equilibrio; pero si quieres romper esos formalismos como han hecho los grandes, antes tienes que conocer muy profundamente las raíces, por eso yo estoy en medio, haciendo, eso sí, lo que me gusta sin que nadie me imponga nada.
¿Quedan espacios en Madrid para escuchar flamenco en la intimidad?
Yo no los conozco, eso es mas de Andalucía.
¿Qué nos puedes contar de tu último trabajo?
Pues es algo inédito. Un DVD en directo grabado en el estudio de mi casa. Soy un gran aficionado al cante y al baile, un enamorado de estas dos disciplinas. He recopilado cantes antiguos del flamenco interpretados por artistas que han ido pasando por el Backstage, la mayoría jóvenes como yo, con la intención de grabarlos todos acompañados del piano, algo que no hay hasta ahora, que yo sepa. Grabarlo en vídeo para mí era muy importante, porque los gestos, las caras dicen mucho, transmiten más aún, es más auténtico.
Es un trabajo que, como te decía al principio, me está permitiendo desarrollar un lenguaje lo mas pianístico posible en lo que se refiere al acompañamiento. He grabado cantiñas, tanguillos o fandangos por soleá entre otros estilos. En total, 11, con la colaboración de artistas como Juañares, Naike Ponce, Juan Debel, Chelo Pantoja, Israel Fernández, entre otros.
Echaba en falta un disco improvisado, donde los artistas cantasen libres y yo poder improvisar libremente, como el flamenco de antaño, obviamente con sus pros y sus contras. Grabábamos varias tomas y la que nos gustaba se quedaba, sin editar, salvaje, como yo digo. Como me encanta el vídeo y la fotografía, pues me he encargado de todo, desde la grabación hasta la edición del vídeo. Es una auto-producción en toda regla. Mi intención es hacer una antología, no solo de cante, sino también de baile, pero poco a poco.
‘Flamenco en el Backstage’. Días 11, 18 y 25 de junio. Aula número 4 del emblemático Centro de Danza Amor de Dios. C/ Santa Isabel, 5. Mercado de Antón Martín, segunda planta. 

sábado, 4 de junio de 2016

"Volver a William Morris en la era de los sucedáneo" texto publicado en @Elasombrario

Texto publicado hace unos días en El Asombrario.

William Morris.

Se cumplen 120 años del fallecimiento de William Morris, poeta, arquitecto y crítico social británico, fundador del movimiento Arts and Crafts. La editorial Pepitas de Calabaza acaba de publicar su trabajo ‘La Era del Sucedáneo’, donde critica la alienación y la división del trabajo, proponiendo una nueva relación entre artistas y empresarios como reacción a una sociedad “desprovista de valores humanos”. No puede estar más de actualidad.
Viene a la memoria Morris tras leer algunos contenidos de la publicación Foro: Patrimonio arquitectónico y artístico, editada por el Foro de Empresas por Madrid, que cuenta con la cobertura divulgativa del propio ayuntamiento. El texto llama la atención sobre el Centro Canalejas, propiedad del Grupo Villar Mir OHL: “Como parte del patrimonio inmobiliario del Grupo Villar Mir, el Centro Canalejas Madrid es un proyecto que se está ejecutando y que representa una importante labor de rehabilitación en el corazón de la ciudad, al englobar varios edificios históricos en las confluencias de las calles Alcalá, Sevilla, Plaza de Canalejas y Carrera de San Jerónimo. El principal propósito de esta intervención es dotar al centro histórico de un edificio emblemático que sirva para reforzar la opción de Madrid como destino turístico internacional de calidad. El conjunto de inmuebles, cuya superficie supera los 50.000 metros cuadrados, estará destinado a uso mixto de máxima calidad, que incluirá un hotel de lujo, áreas comerciales exclusivas y residencias”.
Sin embargo, cualquiera que pase por el edificio, próximo a la Puerta del Sol, podrá comprobar la destrucción histórico-patrimonial que ha sufrido, operación denunciada por profesionales y fiscalía, y paralizada en los tribunales.
La referencia viene al caso. En 1877 Morris pronunciaba una de sus primeras conferencias públicas, Sociedad para la Protección de Monumentos Antiguos, a raíz de la cual se creó una asociación de análogo nombre, con el objetivo de preservar el patrimonio histórico-cultural. En su plática exponía: “Creemos que los últimos 50 años de conocimiento y atención han hecho más por destruirlos que todos los siglos pasados de revoluciones, abandonos y violencia”. La asociación por él fundada sigue activa, un alegato contra una de las formas actuales de destrucción del pasado, la memoria y la historia, algo demasiado frecuente en nuestro Madrid.
Morris fue mucho más allá, al haber sido de los primeros en denunciar los riesgos de la sociedad moderna, “la era del sucedáneo”, como él la denominaba. Época en la que casi todo es irreal, vulgares imitaciones / sustituciones, fruto de la producción industrial. Poco en el mercado es original, natural; abundan las copias, imitaciones de los productos reales: el pan, la alimentación, el vestido.
Pero hay dos productos que no siguen la tendencia general del sucedáneo: “La fabricación de instrumentos para destruir riqueza y asesinar hombres, a la que se dedica una inventiva formidable, rayana en la genialidad”, y el segundo: “La enorme cantidad de máquinas-herramientas y que hoy diría se avanza a la perfección; pero que por muy asombroso que sea el talento y la habilidad que se emplean tanto en su producción como en la organización de su consumo, el resultado no deja de ser un sucedáneo”. “¿Para qué se utilizan?”, se pregunta: “Para fabricar mercancías que a nadie se le ocurriría utilizar si le quedara otro remedio, debido a que han suplantado a los objetos realmente útiles que todo el mundo emplearía si pudiera”.
El discurso de Morris expresa un clarísimo conflicto de clases: “La razón industrial no es la producción de bienes, sino de beneficios para los privilegiados que viven del trabajo de los demás”.
Reflexiones incluidas en La Era del Sucedáneo y otros textos contra la civilización moderna,editado por Pepitas de Calabaza (www.pepitas.net), donde se incluye una parte de los escritos del fundador, en 1884, de la Liga Socialista inglesa, entre ellos Arquitectura e historia, La sociedad del futuro, El año 2000, Las artes aplicadas en la actualidad, ¿Dónde estamos? o los ya mencionados Sociedad para la Protección de Monumentos Antiguos La Era del Sucedáneo. La edición se completa con una serie de cartas a los directores de The Athenaeum, The Nineteenth Century, The Aaily News, The Times o The Daily Chroniche y un brillante prólogo del arquitecto Olivier Barancy, presidente de la Compagnie des Architectes de Copropriété, asociación formada por arquitectos y profesionales independientes con el objetivo salvaguardar el patrimonio arquitectónico histórico.
Publicación de obligada lectura que complementa Cómo vivimos y cómo podríamos vivir. Trabajo útil o esfuerzo inútil. El arte bajo la plutocracia, publicada también por Pepitas de Calabaza en 2013.
La relación de Morris con el arte y el trabajo centra buena parte de su singular vida. Critica la alienación y la división del trabajo, proponiendo una nueva relación entre artistas y empresarios como reacción a una sociedad “desprovista de valores humanos”. Afirmaba: “Las artes deben morir para volver a nacer”   y sobre sí mismo afirmaba: “Aparte de producir cosas bellas, la pasión dominante de mi vida ha sido y es el odio a la sociedad moderna”.
Debate actual en la guerra cultural en que estamos inmersos. Conflicto donde el mundo del trabajo ha estado poco representado. A diferencia de lo que acontece estos días en Francia con las movilizaciones Nuit Debout, trabajo, empleo y precariedad no han sido temas relevantes en las movilizaciones y agendas de los últimos años. También es preciso observar la cantidad ínfima que los “medios afines” dedican al mundo del trabajo, a sus organizaciones, a sus movilizaciones. Silencio que tiene que ver con el papel que han jugado las denominadas clases medias urbanas en el desarrollo y difusión de los discursos hegemónicos. Los efectos de la crisis, y la globalización, están llevando a la extinción de dichas clases medias tal y como las entendemos.
Para mantener el equilibrio se recurre a otros actores y denominaciones: clases creativas, emergentes, innovadoras. En todo ello juegan su papel nuevas élites sectoriales y desclasadas que vuelven a ignorar al mundo del trabajo. Supuesta superioridad moral basada en discursos incompresibles y en lenguajes excluyentes.
Es imprescindible volver a Morris para entender que el mundo de la cultura y del trabajo deben caminar parejos si realmente se apuesta por un modelo transformador. A ello hay que unir las nuevas realidades surgidas (migraciones, sectoriales…) y, por supuesto, a los modelos juveniles más dinámicos.
Leer a Morris puede producir rabia, pero también esperanza. La posibilidad de recuperar valores sobre lo mucho que queda por instaurar. La importancia de los gestos y las acciones apelando a otros mundos posibles dentro del nuestro. Defensa vigorosa de la responsabilidad compartida en momentos de sucedáneos y vacíos excluyentes. Leer / releer a Morris es un buen pretexto para posicionarse, repensarse e intervenir.

domingo, 15 de mayo de 2016

15M: The Up "Just Like An Aborigine"


15M; The Mekons "What"


15M: The Mekons - Peel Session (1978)


15M: Gang of Four "Anthrax"


15M: MC5 "Motorcity is burning"


15M: "Venham mais cinco" Zeca Afonso


15M: Tracy Chapman. "Talkin'bout a Revolution".


jueves, 21 de abril de 2016

Poemario Colectivo: Sexto Poema: "No te rindas" (Mario Benedetti).

NO TE RINDAS  (Mario Benedetti)


No te rindas, aún estás a tiempo
de alcanzar y comenzar de nuevo,
aceptar tus sombras, enterrar tus miedos,
liberar el lastre, retomar el vuelo.

No te rindas que la vida es eso,

continuar el viaje,
perseguir tus sueños,
destrabar el tiempo,
correr los escombros y destapar el cielo.


No te rindas, por favor no cedas,

aunque el frío queme,
aunque el miedo muerda,
aunque el sol se esconda y se calle el viento,
aún hay fuego en tu alma,
aún hay vida en tus sueños,
porque la vida es tuya y tuyo también el deseo,
porque lo has querido y porque te quiero.

Porque existe el vino y el amor, es cierto,

porque no hay heridas que no cure el tiempo,
abrir las puertas quitar los cerrojos,
abandonar las murallas que te protegieron.


Vivir la vida y aceptar el reto,

recuperar la risa, ensayar el canto,
bajar la guardia y extender las manos,
desplegar las alas e intentar de nuevo,
celebrar la vida y retomar los cielos,


No te rindas por favor no cedas,

aunque el frío queme,
aunque el miedo muerda,
aunque el sol se ponga y se calle el viento,
aún hay fuego en tu alma,
aún hay vida en tus sueños,
porque cada día es un comienzo,
porque esta es la hora y el mejor momento,
porque no estás sola,
porque yo te quiero.

Poemario Colectivo: Quinto Poema: "Me gusta cuando callas" de Pablo Neruda, enviado por Olga San Román

"ME GUSTA CUANDO CALLAS" (Pablo Neruda)

Me gustas cuando callas porque estás como ausente,
y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca.
Parece que los ojos se te hubieran volado
y parece que un beso te cerrara la boca.Como todas las cosas están llenas de mi alma
emerges de las cosas, llena del alma mía.
Mariposa de sueño, te pareces a mi alma,
y te pareces a la palabra melancolía.

Me gustas cuando callas y estás como distante.
Y estás como quejándote, mariposa en arrullo.
Y me oyes desde lejos, y mi voz no te alcanza:
déjame que me calle con el silencio tuyo.
Déjame que te hable también con tu silencio
claro como una lámpara, simple como un anillo.
Eres como la noche, callada y constelada.
Tu silencio es de estrella, tan lejano y sencillo.

Me gustas cuando callas porque estás como ausente.
Distante y dolorosa como si hubieras muerto.
Una palabra entonces, una sonrisa bastan.

Y estoy alegre, alegre de que no sea cierto.

miércoles, 20 de abril de 2016

La cultura como enemiga de la igualdad

Paula Ortiz estuvo nominada este a los premios Goya como mejor directora

Columna de opinión publicada en el blog en El País de la Fundación Alternativas hace unos días.


Mucho se habla de la cultura (de la intervención cultural habría que decir) y de su papel para generar espacios de igualdad. Argumentos, estrategias y herramientas más que dudosos. Discursos que en la práctica parecen alejados de la realidad.

La música y la cultura durante siglos se transmitieron de forma oral. Palabras entonadas con cánticos permitieron que se preservaran costumbres y tradiciones. Madres y abuelas desde la infancia trasfiriendo saberes y cantares, canciones de cuna, juegos. Muchas de ellas entonadas también fuera del hogar y de las labores cotidianas en plazas, mercados o castillos. Cantaderas y juglaresas anónimas, apenas reconocidas. Mujeres que tuvieron que ingresar en conventos para poder desplegar su talento. Creaciones sin reconocimiento de la autoría o bien atribuida a varones cercanos. Folcloristas elaborando trabajos a partir de los que ellas aportaron (sin visibilizar nunca) las fuentes reveladoras.

Escasa notabilidad en manifestaciones más actuales como el punk (cuando ellas han integrado muchos grupos desde el inicio del movimiento), en la electrónica, tras los platos de cualquier sesión de baile o en una rave clandestina.

Cultura antipática con la igualdad. En programaciones, mesas, debates, ediciones y cualquier actividad cultural ellas ocupan siempre un papel secundario, cuando lo tienen. Un estudio sobre el hip hop hispano mostraba que la programación de raperas en grandes festivales de nuestro país pasaba escasamente de un dos por ciento. En los últimos Goyas se comentaba con cierto embeleso la nominación de un par de candidatas a la mejor dirección. Ejemplos donde el lenguaje tiene un papel determinante. Visión sexista histórico-cultural del mundo.

Todo ello en un mundo donde productoras, mediadoras gestoras, dinamizadoras, economistas e investigadoras forman parte de un tejido donde son mayoritariamente invisibilizadas. Que lo femenino tenga mucho que ver con el trabajo en común, con compartir el conocimiento, puede que sea otro de los motivos. Es más cómodo difundir lo individual y lo competitivo que apostar por modelos que pongan en evidencia lo habitual.
Hablar de igualdad es denunciar la cantidad de trampas que se esconden tras muchos discursos igualitarios. El escaso interés, por ejemplo, por revisar una historia contada de manera unilateral y sesgada, llena de falsedades, ficciones y secretos donde la cultura tiene su papel de cómplice contribuyendo a mantener una realidad distorsionada.

sábado, 16 de abril de 2016

"La gestión de los anarquistas griegos en esta crisis humanitaria que Europa ha creado, es encomiable y merecedora de todo reconocimiento"

Hace unos días La Marea publicó parte de la conversación que mantuve con la compañera Mónica Hidalgo. En cualquier medio, tanto en papel como digital, hay limitaciones de espacio. Eso no ocurre en blogs y páginas particulares.

Soy consciente que grandes textos en un blog son un lastre, pero me parece obligado reproducir todo lo que comentó Mónica, por sus interés, por poner en el tapete realidades que no se suelen o no interesan difundir. Así que reproduzco íntegramente la conversación ya que creo que nos sirve para conocer mucho más de cerca la realidad de los refugiados y la forma de pensar y de actuar de una persona como Mónica.

Las fotografías son de Dimitris Geronikos con quien compartimos unos días estupendos en Atenas hace poco menos de un año.

Mónica, es una persona corriente que como muchas otras se indigna mucho con las injusticias que últimamente nos está tocando vivir, no solo en nuestro país, sino a nivel mundial. Licenciada Farmacéutica trabaja para la Industria Farmacéutica,. Se considera una persona normal, una persona normal que no quiere tolerar que no sean respetados los  derechos humanos y que intenta luchar en la medida de sus pocas posibilidades para que se cumplan, se respeten y se ejerzan.

¿Cómo y en qué momento decidiste pasar tus vacaciones en Grecia?
La decisión la tome hace tiempo, viendo los naufragios en el Mediterráneo o el Egeo y cuando empecemos a ver las imágenes de todas las personas desplazadas que estaban llegando a Grecia, en las barcazas de plástico a merced de su buena suerte y solo con la ayuda de voluntarias. Personas que mal vivían en condiciones infra humanas en diferentes punto del país y que no contaban con la ayuda necesaria para tener al menos sus necesidades básicas cubiertas. Ser testigo en este milenio de algo así, me parece más que suficiente razón como para intentar hacer algo, pues recuerda a imágenes en blanco y negro de pasadas y oscuras épocas que jamás pensé que tuviera que ver.

Primera vez en Atenas
Sí, es la primera vez que viajo a Grecia, aunque no creo que será la última, pues no he visitado nada de su patrimonio artístico y me encantaría poder hacerlo, además la impresión que me traigo del pueblo griego es fantástica, por lo que me encantaría volver.




¿La intención?
Mi intención de viajar a Grecia, era la de intentar ayudar dentro de mis posibilidades a todas aquella personas refugiadas que estaban llegando al país. Un país, no olvidemos, devastado por la crisis económica y las medidas de austeridad de la Troika y la Unión Europea, vamos que también necesita ayuda y que no olvidemos la situación en la que se encuentra por las  políticas europeas que se centran solo en mantener el statu quo de los grandes bancos y empresas, olvidando el estado de la ciudadanía.

Seguro que hubo cambio de planes
Inicialmente pensé en viajar a Lesbos, pero tras el acuerdo de la Vergüenza firmado por la Unión Europea y Turquía mis posibilidades de ayudar y ser útil disminuyeron, ya que yo iba a llegar a Grecia después de que entrara en vigor, y sería más difícil trabajar como voluntaria libre, ya que las autoridades iban a interceptar a las personas que llegaran para llevarlas al centro de Moria, que hace las veces de centro de detención. Tome la decisión de ir a Atenas, pues había hablado con gente que vive allí y me habían explicado la situación en el Puerto del Pireo y pensé que allí podría ser útil. Viaje con la mente flexible por si era necesario viajar a Idomeni o alguna isla donde se solicitaran voluntarias.

Tus primeras impresiones al llegar al aeropuerto ¿Os desplazabais en transporte público? ¿Qué percepciones sentáis?
Lleguemos demasiado tarde a Atenas pues volamos con escala en Sofía, (en Semana Santa los vuelos directos eran prohibitivos), y fue muy grato encontrarme con una familia española que viaja a pasar unos días con su hija que estaba en Atenas de Erasmus. Esta familia, nos vio muy cargadas (llevamos equipaje facturado con ropa, zapatos de niñas/os, compresas, medicinas, etc.) y compartimos taxi hasta el hostal, taxi que no nos dejaron pagar según nos dijeron como su forma de contribuir.

Sí que es cierto, que nuestra percepción al llegar al hostal puede ser que viéramos una ciudad oscura, (pero no olvidemos que Madrid tal vez es demasiado luminosa y tiene mucha contaminación lumínica), poca limpieza en las calles y poco mantenimiento de los edificios a pesar de estar al lado del centro de Atenas, en Ominia.

Durante nuestra estancia, hemos ido al Pireo siempre en Metro o Bus urbano, y tengo que decir que el metro de Atenas está a años luz del metro de Madrid sobre todo con respecto a la accesibilidad pues todas las estaciones tienen escaleras automáticas y/o ascensor.

Hablo en plural, porque unos días antes de marchar a través de una canal de Telegram y Facebook,  que se ha creado para contactar entre las personas que viajan a Grecia como voluntarias,  hable con una chica cacereña, Raquel Duende que iniciaba su viaje de voluntaria por las mismas fechas y decidimos ir juntas. Ella se ha quedado allí durante un mes y se realizando una labor magnifica.

Llegada  a un territorio desconocido
Llegamos sobre las 12 de la noche, por tanto empezamos a funcionar al día siguiente temprano. A través del canal de voluntarias, una persona me facilito el contacto de un chico griego, con el que ya habíamos hablado y quedamos con él esa mañana. Este chico, nos explicó la situación en de las personas refugiadas en Grecia, de los diferentes puntos del país donde están. También nos facilitó contactos con griegas/os que están dejándose la vida para ayudar a las personas refugiadas y amablemente nos cedió su casa para nuestra estancia, para que no tuviéramos tantos gastos.

La generosidad del pueblo griego, no se puede expresar con palabras. Con su actitud, se cumple claramente “solo el pueblo, salva al pueblo” y como “quien menos tiene, es el más generoso”. En mi opinión podrían quitar a la Unión Europea el Nobel de la Paz y dárselo a Grecia, que su ciudadanía si está demostrando proteger y luchar por los derechos humanos.

Esos primeros momentos, aprovechamos también para conocer Notara 26, que es un centro social okupado, donde actualmente se alojan 140 personas refugiadas.  Visitamos el Pireo esa tarde, para hacernos una composición de la situación, valorar donde podríamos trabajar y que necesidades había y empezamos colaborando en tareas de limpieza, pues no había personas voluntarias suficientes. Vamos la primera impresión ya fue de que se necesitaban manos y muchas.

El Pireo un encuentro entre trabajadores y migración ¿Cómo se convive?  Autóctonos y viajeros. La sede del Olimpiakos observando todo
Sí que es cierto que hay contraste, pero no hay conflicto. Los trabajadores están a sus tareas y no hay mayor problema. Incluso la seguridad portuaria, está presente, haces sus rondas sin ninguna actitud represiva contra las/os refugiadas/os.
El mayor contraste y la situación más controvertida, a mi entender, es cuando llegan los cruceros vacacionales y ves a las personas haciendo fotos desde la proa del barco como si el campamento fuera otra atracción turística, o que llegan corriendo con mil maletas sin mirar a su lado donde mal viven casi 6000 personas. Lo peor es cuando esos turistas bajan del barco, y hacen fotos de primeros planos a niñas/os, sin pedir permiso a las madres/los padres. Esta situación, personalmente, era algo que me enfurecía bastante, me generaba frustración e indignación con la raza humana, capaz de hacerse fotos con personas refugiadas y a los 5 minutos estar tomando una copa desde la proa de un crucero de lujo camino de una paradisiaca isla griega. En algunas ocasiones yo misma, increpe a estas personas por fotografiar a menores sin consentimiento, que es algo que me parece totalmente reprochable, pues estoy segura que esas personas no les gustaría que fotografiaran a sus hijas/os sin permiso.

El día a días es...
Agotador. La organización en el Pireo está basada en buenas voluntades y personas que han acudido a título personal a echar una mano, desde diferentes países. Se inicia con una reunión explicando la situación y las tareas que precisan manos y de ahí cada persona acude a aquella que considera puede ser más útil. En el Pireo hay cuatro asentamientos, que se nombran según la puerta de entrada. El asentamiento con tiendas de campaña, se coloca alrededor de los edificios pensados inicialmente para albergar pasajeros, donde también duermen familias. En todos hay algo, que en el otro falta, si el E2 tiene cocina, el E1 tiene el gran almacén donde se organizan las donaciones de ropa, compresas, pañales, tiendas, etc., o al final está el pequeño espacio donde se gestionan las medicinas donadas. Esto implica que están muchas ocasiones, de un lado para otro, para recoger o llevar cosas que se necesitan en el otro campamento.

Hay miles de cosas que hacer cada día: organizar la ropa para hacer el reparto, distribuir la comida, colocar las donaciones de productos de higiene, gestionar el momento de los repartos de ropa para que no haya problemas en las colas, gestionar si hay problemas médicos, el entretenimiento de las/los niñas/os, etc.

Es cierto, que llega un momento en que están tan metido en el trabajo, que olvidas comer o cuantas horas llevas ahí, y eso es algo que tampoco es bueno y que debemos aprender a gestionar todas las personas que vamos como voluntarias a cualquier sitio, pues es malo para nosotras y para las personas a las que intentamos ayudar. Y yo entono aquí el “mea culpa”.

¿Cuáles son las redes de apoyo?
En el Pireo no hay grandes organizaciones presentes trabajando, hay un par de carpas de Cruz Roja, ACNUR trajo un camión de mantas y desapareció, REMAR tiene una carpa en el E1 para hacer cosas con niñas/os, pero poco más. Allí el grueso del trabajo de las labores las realizan personas voluntarias, que se auto organizan más o menos cada día. El problema también es, que sí que hay personas que llevan tiempo y más o menos son las que organizan a las personas que llegan, pero hay muchas/os voluntarias/os, como mi caso, que vamos unos días, y que por tanto las labores de iniciación se realizan a diario.

Se calcula que hay unas 6.000 personas en el puerto, procedencias diversas
Sirios, afganos... El ver a tantas personas de tan diferentes lugares, te hace dar cuenta de la magnitud del problema que estamos ocasionando con las guerras, el desplazamiento de tantas personas desde tantas partes del mundo en busca de una vida en paz. Es terrible.

Pero no olvidemos que todas son refugiadas/os, que no hay clases en esta situación como nos intentan vender. Que nadie emprende un viaje de meses o años a la incertidumbre, con sus familias o dejando a su familia atrás. Cada una tiene una razón para huir, y todas son válidas y respetables y todas deben ser atendidas.

Convivencia, conflictos de clase, étnicos, religiosos
Bueno el líneas generales no hay excesivos conflictos pues ya se ha organizado para intentar que los asentamientos estén por nacionalidades. Suena triste decir esto, pero es la realidad, los repartos de comida por ejemplo, se hacen en lugares separados.
No solo se unen sus conflictos y diferencias previas, sino la tensión de la situación, la falta de alimentos, la desinformación, los abusos que han sufrido, el miedo… Todo esto sí que genera cierta conflictividad y que se ha materializado en algún que otro enfrentamiento, principalmente entre Sirias/os y Afganas/os.  

Nosotras/os también tenemos parte de culpa estos conflictos entre ellas/os, ya que hemos fomentado la idea de Refugiadas/os de primera y de segunda, y luego a las/los que ni siquiera consideramos refugiadas/os, lo cual aumenta aún más la incertidumbre y la tensión, lo que puede llevar a la generación de conflictos.

Son casos aislados, y en líneas generales la convivencia es tranquila y pacífica, pero mentiría si no hablara de que si existen estas “rencillas” previas agravadas por la situación.

Los días pasan y pasan
Aburridísimo y terrible psicológicamente. No hay nada que hacer, solo pensar en su situación y observar el futuro suyo y de su familia con incertidumbre y miedo. Hacer cola para la distribución de la comida, de la ropa, del té caliente, de la atención médica.

Muchas/os de ellas/os sí que hacen labores con las personas voluntarias, principalmente como traductores de Árabe y/o Farsi, y tal como alguna/o de ellas/os me confirmaba esta labor les daba la vida, les hacía tener una rutina, un objetivo, un “trabajo” que hacer y salir cada mañana de su tienda les libraba de pasarse horas pensando y dándole vueltas a su situación actual y sobre toda la futura.

Gestión de comidas, higiene, sanidad, descanso…
En los primeros días, la comida se hacía en cocina improvisada en uno de los edificios de pasajeros (que son públicos y han sido cedidos para albergar a refugiadas/os). La cocina la estaban llevando muy bien un grupo de voluntarias/os que llevaban bastante tiempo gestionando este asunto. Posteriormente se clausuro la cocina y era el Ejército quien traía las raciones de comida, que son repartidas por las/voluntarias/os. Esta gestión por parte del Ejército ha dejado mucho que desear, llegaban tarde, con raciones escasas y en un par de ocasiones con comida en mal estado.

La higiene, la higiene no existe. No hay duchas, se lavan como pueden con el agua que se les da para beber. Yo misma fui testigo de una niña que lavaba a su hermano pequeño con el agua mineral. En mitad de mis días, se colocaron 2 módulos de duchas portátiles en el campamento de E1, pero no pueden acceder todas las personas (estábamos hablando de 8 duchas para 6000 personas). Tenemos que destacar que hay griegos/as, que llevan a refugiadas/os a sus casas solo para que se duchen, como su manera de ayudarles.



El alojamiento para dormir, está distribuido dentro de los edificios de acogida de pasajeros, sobre todo familias con niños pequeños o personas enfermas. Debido a que cada vez son más las/los refugiadas/os que llegan al Pireo, el número de tiendas de campaña alrededor de estos edificios va en aumento. En los días que he estado llegaron casi 800 personas más, por lo que al final el aumento de tiendas de campaña es considerable, y hay momentos que han llegado familias y no había tiendas para ellas. Es algo muy frustrante.

El tema de Sanidad, como todos los demás, está gestionado por voluntarios. Hay médicos y pediatras voluntarios que están repartidos por varios puntos del puerto y atienden a las personas que acuden. Hay grupos de voluntarias/os, principalmente griegas/os, que también gestionan este asunto, acompañan a enfermos al hospital, van preguntando tienda por tienda, etc. Este punto es el más preocupante. También se gestiona una farmacia, en E1 donde pueden ir a recoger las medicinas prescritas.

¿Qué hacer en el tiempo libre?
Nada, no hay nada que hacer. Excepto las personas que hacen de traductores para las/os voluntarias/os, el resto de adultos dedican su tiempo a ver la vida pasar, estar en las tiendas con sus familias, pasear por el puerto, hablar con otras/os refugiadas/os y sobre todo estar en colas para recibir un poco de té caliente, un escaso plato de comida o un jersey usado.

¿Frustración? ¿Esperanza?
Sí, hay frustración, mucha frustración y cada vez menos esperanza. Y llega un momento que ya no tienen ni ira, ni rabia, solo desolación y desesperanza. Muchas miradas perdidas, al infinito. Miradas que lo dicen todo. Mirar al mar, a ese mar que casi les quita la vida, pero no lo están viendo.

Las relaciones personales
Pues con nosotras, con las voluntarias, son todas muy amables, cariñosas y agradecidas. Saben estamos ahí para intentar ayudarles e incluso son conscientes que no cobramos por ello y que estamos allí en nuestro tiempo libre y eso lo valoran mucho, tal vez incluso en excesos, que para mí personalmente recibir sus Shukran me causaba un gran malestar, pues solo me salía pedirles perdón por lo que estábamos haciendo en Europa. Es una situación realmente deprimente.

Persona y caras de los que han perdido todo, viajar sin rumbo, sin saber realmente cuales son los destinos
Pues imagínate, han pasado por mil situaciones complicadas, han sido engañadas/os, han dormido en el barro, han sido polizones, se han jugado la vida en el egeo, han perdido a familiares y amigas/os, han dejado atrás su país, sus familias, sus vidas… Y llegan a Europa en busca de un lugar seguro y tranquilo para rehacer sus vidas, y se encuentran muros, vallas, concertinas, policía, ejercito, miseria… Duermen en tiendas de campaña en suelo europeo, ósea que sus miradas, sus caras solo reflejan dolor, sufrimiento, desesperanza.

Para mí una de las necesidades más importantes que tienen estas personas y que no se están cubriendo, es la atención psicológica. Estamos acostumbradas/os a que tras un accidente, por ejemplo, acuden psicólogos a atender a las víctimas y nadie está atendiendo a esta personas que han dejado todo atrás, han perdido mucho por el camino, llevan demasiado tiempo de viaje, de un tortuoso viaje y se encuentran con un futuro incierto. Me contaron un caso de una niña a la que su madre tenía que atar a la tienda de campaña cada noche porque tras todo el trayecto ahora era sonámbula. Hay muchas personas que sufren depresión, otras que las miras y ves completos estados de stock.

¿Son conscientes que ha habido un acuerdo que los va a llevar a un país que no respeta los derechos humanos de sus ciudadanos? ¿Cómo lo viven?
Las noticias llegan sesgadas, se convierten en rumores y esto es un problema, ya que la desinformación es mucha. Saben que las fronteras están cerradas, que hay un acuerdo con Turquía, pero no saben correctamente en lo que consiste y las implicaciones que tiene para ellas/os. Lo peor es que grandes organizaciones como ACNUR, les da información imprecisa, pues lo que buscan es que se suban a los autobuses que cada mañana llegan al Pireo con destino a los “campos de concentración” que se han construido rápidamente en los alrededores de Atenas.

Uno de los problemas de esta desinformación y sobre todo del pacto de la Vergüenza, es que ahora tenemos refugiadas/os de primera y de segunda. Solo consideramos merecedoras asilo a las personas sirias y nos olvidamos que hay muchas personas que están huyendo de diferentes países y que el Asilo lo podemos pedir cualquier persona por motivos donde su vida corre peligro, ya sean belicos, religiosos, políticos, por ser homosexuales, etc., y no debemos hacer distinciones, son Derechos humanos, y los Derechos Humanos son para todos los Seres Humanos.  Por ejemplo, no olvidemos que hay refugiadas/os Kurdos que huyen de Turquía, por lo que esto nos convierte en Estados que devuelven a las personas que huyen pidiendo asilo, al país del que escapan, que es algo imperdonable y un sin sentido.

Hablando con un señor afgano, que me decía esto mismo, que porque nos volcábamos tanto con las personas sirias, “que solo llevan 5 años de guerra”, cuando en Afganistán llevan más de 10 años, y la verdad que no sabía responderle, pues tenía razón.

Contrabando contemporáneo: Dinero por personas
Es por todas/os conocido el papel de las mafias, que cobran cantidades astronómicas por cruzar a Lesbos en una lancha o taxistas que triplican sus tarifas por traslados al Pireo o que les compran su oro por una mínima cantidad. Hay personas que están haciendo su “agosto” con las refugiadas/os y esto es aberrante.

Campos de prisioneros modernos
Sin ninguna duda. No olvidemos que estas personas, son personas libres, que no son prisioneros, no han cometido ningún delito, tienen libertad de movimiento, libertad de decisión dentro de las escasas posibilidades que les está dando la vida. Me enfurece mucho cuando escucho reproches de la sociedad si alguna/o refugiada/o no acepta algo, pero nadie dice que están en su derecho de no aceptarlo, no tienen por qué vivir donde no quieren o trabajar de algo que no desean, al igual que cualquiera de nosotras/os.

Los campos que están construyendo alrededor de Atenas, aun no tienen infraestructuras mínimas y según nos contaban deja bastante que desear tanto las instalaciones como el trato que reciben, es normal que no quieran ir para allá y están en su derecho de no hacerlo.

¿Son posibles las relaciones emocionales? ¿Mantener distancia? ¿Las amorosas?
Hay mucha gente joven atrapada en este sin sentido, que dentro de esta situación intentan normalizar lo máximo posible su situación, por tanto entiendo que si las hay. En una ocasión hablando con voluntarias/os nos hicimos esta reflexión, sobre que no se donaban preservativos, que las refugiadas/os tienen sus necesidades sexuales como todas las personas y que esta parte tampoco la estábamos cubriendo, como tantas otras.

Adolescentes en edades de merecer, conocer, disfrutar, amar
Es curioso, en el Pireo hay un señor griego que va un par de noches a la semana con un equipo de música, y monta como una verbena en el E1. Ese momento de distracción y de normalización de la situación es turbador y esperanzador a la vez. Recuerdo que ese día, en el reparto de ropa de mujeres, (los repartos se hacen por separado, un día mujeres y al siguiente hombres), las chicas más jóvenes estaban como más exigentes cuando pedían alguna prenda y luego entendí el porqué, y era porque ese día había baile. Y veías al grupo de chicas coqueteando con el grupo de chicos que también coqueteaba y se cruzaban miradas y sonrisas, mientras sonaba la música, bailaban juntas/os, etc. La misma imagen que cualquiera vemos en las verbenas de los pueblos y barrios. Y observándolo, había momentos que olvidabas donde estabas y era como ser testigo de una escena típica de unas fiestas populares. Es difícil de encajar, pero a la vez es hermoso de ver.

Los niño y niñas
Los más pequeños son más fáciles de entretener, con cualquier cosa se ríen y se divierten, aunque sea jugando a las palmas o con una cuerda. Una pelota deshinchada, una tiza en el asfalto, un vuelo de paloma, una caja de fruta…, cualquier cosa es válida como juguete. La verdad que se notaba la necesidad de jugar, que se te acercaban con sus manos por delante para hacer jugar. Necesitan tanto. No hay nada parecido a un aula, excepto una pequeña carpa de REMAR en E1 donde hay varias mesitas para que las/los pequeñas/os dediquen su tiempo a pintar, no hay nada más. El día antes de regresar un grupo de voluntarias españolas estaban comprando para crear otra carpa en E2 para que las/os niñas/os pudieran pintar y jugar.

Como cualquier niña/o tiene la necesidad de aprender, tienen curiosidad y sobre todo energía que gastar cada día. Parte de las donaciones que recibí las dedique para comprar material escolar, juguetes y juegos como domino o parchís para los mas mayores.

Estamos creando una generación de niñas/os que llevan demasiado tiempo sin ir a la escuela y esto será un problema para el futuro. Recuerdo que un niño afgano, me pregunto si en España había colegios, y cuando le dije que sí, me pidió venirse conmigo solo porque quería volver al colegio. Se te rompe el alma.



¿Secuestros / contrabandos de menores?
Por desgracia sí que hay. Me contaron que una noche un señor en un coche ofrecía juguetes a tres niños y quería subirlos a su coche, algo que para ellos también era un juego, y hubo suerte en esta ocasión y paso un voluntario que lo vio todo, le increpo y logro que se marchara. Pero estoy segura de que hay demasiadas ocasiones en que no hay esta suerte y no pasa nadie por allí.  Los menores están por la calle corriendo y jugando y son muy fáciles de captar, o que sigan corriendo y se despisten de su campamento, etc. Esto es una de las cosas que más me preocupaba a mí.

¿Qué va a pasar cuando empiece a llegar turismo?
Está claro, que la intención es desalojar el Pireo antes de la llegada de los cruceros y los turistas. Manipulación de la información, ofrecimiento de autobuses diarios a los campos, mermar las fuerzas con la comida en mal estado y raciones pequeñas, etc. Durante los días que he estado, había cruceros turísticos, esos turistas que hacían fotos desde las proas del barco o bajaban a hacerse selfies, y a los que queremos esconder esta realidad, pues si la silenciamos, parece que no existe. El tema será cuando vean que la gente no se marcha por su voluntad, que seguramente les hagan marchar por la fuerza, y ahí tendremos un problema y un conflicto seguro.

El papel de la izquierda griega
A mí me parece insuficiente, pero también debemos de entender que Grecia está sumida en una crisis brutal, que la Troika les aprieta y si les ahoga, y que estamos dejándoles solos gestionando esta situación, que tampoco es justo por parte de Europa. No lo están haciendo bien, pero no creo que sean los responsables. Se encuentran con 50.000 personas en su territorio y con las fronteras cerradas y tal vez poco más pueda hacer. Es cierto, que la comida del ejército es insuficiente, que las ayudas que ofrece no cubren todo, pero también es cierto que no hay dinero en el país para gestionar mejor o no lo saben hacer. Europa tampoco es que este ayudando mucho.

El anarquismo tuvo mucha presencia en las movilizaciones griegas ¿Está presente? ¿Se colectivizan espacios? ¿Edificios? ¿Solares?
Están haciendo una labor increíble. Sin ellas/os muchas personas refugiadas estarían aun peor de lo que ya están. Gestionan varios edificios okupados para alojar familias refugiadas, los centros sociales okupados que ya existían también se han volcado dando alojamiento a muchas personas, sobre todo las más vulnerables, por estar enfermas o tener niños muy pequeños, o por cuestiones de violencia sufrida en el Pireo por motivos étnicos, religiosos o políticos. 

Se encargan de gestionar muchas de las donaciones de ropa, que luego llegan al Pireo o se envían a Idomeni. No solo hacen el reparto, también la recepción de la misma si llega desde otro país.

Dan de comer a todas esas personas que viven en los edificios okupados e intentan cubrir todas sus necesidades. Además estas personas refugiadas que viven en estos edificios y que han tenido mejor suerte que las que han quedado en el Pireo, se van empoderando y autogestionando, lo que es también de gran ayuda para su situación, ya que al menos pueden sentirse útiles y sobre todo tener cosas que hacer y no pasarse el día pensando en su situación, que la salud mental es igual de importante y esto ayuda muchísimo, además de que les hace recuperar su dignidad.

Los grupos anarquistas, también trabajan en el Pireo, sobre todo en atención medica personalizada, atienden a personas que deben ir al hospital, las llevan incluso en sus propios coches, les buscan casa, (tienen un magnifica red de griegas/os que han ofrecido su vivienda para alojar a familias refugiadas), les ayudan con los tramites del asilo, les explican sus derechos, etc.

Hay familias que están durmiendo en las plazas de Atenas, que son también atendidas por las/los anarquistas, y les ayudan a buscar alojamiento y con la alimentación. Un ejemplo, yo vi como un chico tenía el pie vendado y caminaba al baño del Pireo apoyándose en su hermano pequeño, que hacía las veces de muleta, y fueron las/os Anarquistas, quienes al conocer la situación le compraron unas muletas para que pudiera ir al baño solo. También van por las tiendas del Pireo explicando a los enfermos que si pueden acudir al hospital e incluso convenciéndoles para que vayan con ellas/os, pues muchos tienen miedo a que si salen del campamento serán detenidos. También, durante los días que he estado allí, dos mujeres dieron a luz, y las/os Anarquistas se ocuparon de que fueran a un hospital, que tuviera atención médica adecuada y que cuando fueran dadas de alta, no tuvieran que volver a una tienda de campaña, sino de buscar una casa donde fueran acogidas con su familia.

Sinceramente, la red y la gestión de las/os anarquistas griegas/os en esta crisis humanitaria que Europa ha creado, es encomiable y merecedora de todo reconocimiento.

¿Hay algún tipo de economía entre los refugiados?
No sabría decirte. Evidentemente muchas de ellas han traído sus ahorros, aunque cada vez más mermados por los gastos del viaje y los abusos de las mafias. Pero una infraestructura económica real, no existe. Suponemos y se corría el rumor, de que algunas vendían sus tiendas de campaña a otras, pero era a costa de dormir al raso, por tanto a esto yo no lo considero economía, se llama supervivencia.

¿Estamos ante otro fracaso de la política?
Lo que está ocurriendo es la mayor vergüenza que ha ocurrido en las últimas décadas y debería emitirse en blanco y negro. Ser testigo directo de esta aberración a los derechos humanos es algo que jamás pensé que iba a vivir, y desde luego recuerda a las historias de mis abuelos. La política, no existe, solo existen las grandes corporaciones y las inmensas fortunas que son quienes nos gobiernan en realidad, y que poco o nada les importara la vida y los derechos, por tanto es evidente que es un fracaso político, pero no solo la gestión de las personas refugiadas y la protección de sus derechos, es un fracaso todo lo que estamos viviendo alrededor.

Vergüenza de Europa, de  España, Europa ha muerto, cantaban Los Ilegales ¿Está destruida moralmente Europa?
Cuando escuchas que algunas personas se plantean volver, volver a un país en guerra, volver a dormir bajo las bombas, volver a un lugar donde están represaliadas por su religión o que les tiran piedras por su orientación sexual, creo que no hace falta añadir mucho más. Si estamos consintiendo que haya personas que simplemente se planteen volver por cómo están siendo tratadas en Europa, está dicho todo. Estamos repitiendo nuestra historia sin aprender nada y sobre todo como nos tratara la historia, que confió que jamás nos perdone, pues no tenemos perdón. La historia nos juzgara, pero ya será tarde para miles y miles de personas, personas que huyen de un infierno y llegan a Europa donde es aún peor.

Yo me avergonzaba diciendo al señor afgano que España habíamos acogido a 18 personas, quería pedirle perdón y cuando veo muchas de las imágenes de las reuniones europeas firmando tratados con países de dudosísima seguridad, (que hasta hace nada no podía entrar en Europa no por no respetar los DDHH y ahora como nos “limpia el problema”, ya es miembro casi de pleno derecho), me ocasiona tan espanto y tal indignación, que si pudiera “apostataría de ser europea”. 

Vergüenza, se queda corto, no existe termino para definir estas posturas y estas acciones.
Ver Macedonia cerrando sus fronteras, cuando hace pocos años eran los que estaban al otro lado de ese muro pidiendo asilo, ver como nadie recuerda su historia incluso reciente, como incluso lo estamos haciendo aun peor si cabe.

Somos cómplices de todo lo que ocurre, la democracia está secuestrada? ¿Nuestras vidas también?
Somos cómplices, no estamos exigiendo a nuestros gobernantes que respeten los derechos humanos, no estamos en las calles pidiendo que se respete el derecho de asilo, no estamos cada día recordando que somos pueblo y que el pueblo salva al pueblo. Salimos de manifestación por los derechos de las/os refugiadas/os, y hay 1000 personas en Madrid, esto es complicidad, esto es desidia, es quejarse en un bar, es llorar viendo la televisión en tu cómodo sofá y decir que el gobierno lo hace mal, pero nosotras/os seguimos tomando ese café. El Gobierno lo hace mal, porque tampoco estamos exigiendo rotundamente que lo haga de otra manera.

La democracia, está claro que no existe, pero no ahora, desde hace mucho tiempo, solo existe la económica de mercado, el Ibex 35, la prima de riesgo y los intereses empresariales. Pero en esta situación, como por desgracia en otras muchas, somos la ciudadanía muy culpable por que no estamos gestionando la indignación, no estamos en las calles exigiendo y de nuevo seguimos sin empoderarnos frente a este drama, y sin pedir una democracia real y participativa donde el pueblo tome las decisiones de la gestión de los estados. Y por tanto, no es que se haya muerto la democracia, es que ya la hemos enterrado.

Impunidad de los dirigentes europeos…
Impunidad e intereses económicos, para ellos prima mucho más que el interés general y los DDHH, ya lo teníamos claro, pero cada vez se posicionan más en esta actitud.

Ningún ser humano es ilegal bonita frase que nada tiene que ver con la realidad
Eso está claro, no somos ilegales mientras seamos esclavos del sistema, demos nuestro esfuerzo y sudor para que otros se enriquezcan, consumamos cada día lo que no necesitamos y con la cabeza agachada votemos cada 4 años sin protestar más, sin hacer un ruido. Es la única situación donde no somos considerados ilegales. Todas las demás, refugiadas/os, migrantes, disidentes, contestatarias/os, etc., nos convierte en ilegales.

Lenguaje político y de los medios perverso
Sí, es así. Estamos siendo testigos de cómo intentan generar que el enemigo son las personas refugiadas, que hay terroristas entre ellas, que si les damos asilo poco menos que nos van a matar a todas/os, que por eso van a ir a Turquía para hacer una criba previa y que no haya terroristas entre las personas que viajaran en el futuro a Europa (que eso habrá que verlo, si algún día vienen). Comentarios sobre que “mira tú, le dan un trabajo y no lo quiere”, que es la manera de justificar el que no se les ayude, cuando como ya he dicho, tienen su derecho a elegir como personas libres que son.

Hay demasiados tintes xenófobos y racistas, que se siguen alimentando desde el gobierno, el otro día en el pleno del Congreso, Rajoy fomento esta idea de que las refugiadas/os son terroristas, cuando luego se descubre que en los últimos atentados sufridos en Bélgica o Francia, los terroristas habían nacido en esos países, no eran refugiadas/os. Recordar el bulo informativo de las violaciones en Alemania en Nochevieja, que de forma perversa se manipulo para buscar como culpables a los refugiados.

Todo esto va calando en la sociedad y provoca un problema añadido para el asentamiento de personas refugiadas en cualquier país europeo, pues existe el germen de la duda, de la desconfianza y del miedo frente a ellas, y esto es incluso más difícil de gestionar y de cambiar.

La idea es que sintamos que las/os refugiadas/os son el enemigo y que serán los culpables de todos nuestros males, cuando son los gobernantes los culpables de los mismos y los generadores de los males, pero haciendo que el pueblo se enfrente a pueblo, ellos siguen sin con su impunidad y sobre todo continúan con sus privilegios.

Responsabilidad de los medios, demasiado sensacionalismo 
Nos llega información sesgada, muchas veces centrada en el sensacionalismo, en niños corriendo por vías muertas, etc. Por ejemplo del Puerto de Pireo en España hemos visto nada o muy poco, igual que tampoco hemos visto que existen algunos pueblos de Grecia donde han sido acogidas familias refugiadas y que están cada vez más integradas, pues supongo que “el buen rollo” no vende en la agenda setting. 

Responsables también de fomentar el odio, la xenofobia, etc., siendo altavoz cuando existe un conflicto con algunas personas refugiada, justificando así que no les demos acogida, y sobre todo generalizando.

¿Auschwitzs ocultos?
Pues seguramente, y sobre todo en Turquía y ahora mismo en los campos de detención en Lesbos y quién sabe si en los campos repartidos por Grecia, pero no vamos a poder verlo, porque no pueden ir ni siquiera voluntarios extranjeros, y por tanto, in-visibilizando el problema y que en breve deje de estar en la cabecera de los telediarios, olvidaremos este asunto y podrán hacer lo quieran sin ojos que denuncien y ahí, ahí es donde estará el problema y donde habrá impunidad para actos terribles, porque no habrá posibilidad de denuncia. Esta es mi mayor preocupación y miedo cuando tomaba el avión de regreso con lágrimas en los ojos por el futuro incierto de todas esas personas, que durante unos días habían sido mi familia, mis amigas/os, mis compañeras/os.


GRACIAS COMPAÑERA