jueves, 16 de febrero de 2017

Cuentos indígenas: mexicanos "Tseltal. El origen del sol y la luna"


Gabriela Badillo Sánchez, directora de la productora Combo ha iniciado un proyecto para preservar las lenguas indígenas de México y darlas a conocer, pues "nadie puede amar lo que no conoce", a través de cortos de animación se rescatan relatos ancestrales de las diferentes etnias mexicanas.

Basado en un cuento tseltal de tradición oral
Lengua: Tseltal de los altos de Chiapas

Tseltal. El origen del sol y la luna

Versión en tzeltal
Te binut’il ayin te k’aal sok te ue
Jich ya scholik te nameye, ay la jtul keren sbiil Xut te la yalbey te sme’ yu’un ya xmoikbael ta ch’ulch’an, yu’un te kereme ya la sna’ te maba stak’ xkuxinik le’ ta balumilale.
Jachik ta beel ta sba snaik, jich te bit’il k’alal yakik ta beele, te nae k’unk’un yak ta toyel moel.
K’alal namal ayikix-a te ta balumilale, te Xute la yalbe te sme’e te ya spitix sbaike, sok te maba yok’tey sbaik yu’un yatonananix yilulan sbaik-a.
Te sme’e ja’ k’atbu ta u sok ja’ ya yak’ xojobil ta jujun ak’obal, ja’ te xutil kereme namajtobael sok ja’ k’atbu ta k’aal yu’un ya sk’ixnuy te ants winiketik sok te baluminale.
Ja’ jich te binut’il abototitik te u sok te k’aale.
Jich ya scholik te bats’il winik tseltale.


Versión en castellano
Cuentan que hace muchos años, convencido de no pertenecer a este mundo, un joven de nombre Xutil pidió a su madre subir al firmamento.
Comenzaron a caminar sobre el techo de la casa y se dieron cuenta de que este crecía y no tenía fin.
Alejados de la Tierra, Xutil le indicó a su madre que era tiempo de separarse, que no debía llorar pues siempre estarían viéndose.
Ella, sería la Luna y alumbraría la tierra por las noches, y él, sería el Sol, y brindaría calor a los hombres.
Fue así como se creó el Sol y la Luna.

Así lo cuentan los tzeltales.

No hay comentarios: