jueves, 23 de febrero de 2017

Cuentos indígenas mejicanos: Mayo. El origen del fuego


Gabriela Badillo Sánchez, directora de la productora Combo ha iniciado un proyecto para preservar las lenguas indígenas de México y darlas a conocer, pues "nadie puede amar lo que no conoce", a través de cortos de animación se rescatan relatos ancestrales de las diferentes etnias mexicanas.

Basado en un cuento de tradición oral yoreme.
Lengua: Mayo del Salitral, Sonora

Mayo. El origen del fuego
Versión en yoreme

JUKA TÁJJITA ÁNIAT YEW MAACHIAKO.Junak táapo tuk sïme jume nabolim juka taixta wáatiay të tuk ju tajji úttesi mejikat kawwi pátäku tuk aayuakay.Jume nabolim naw a ettéjoka juka boorokta aman a jariwtuak bejasu tuk bäpo a joak-ti eaka ka a táamatchiley.Ju boorok bíinwatuka aman yebsak wanäy wépü óbbata núuka të beja wame bäm yékkapo a wériäw a tuuchariak.Wanäy ju aayes juka tótorita áamak a wée íhaka nonookak; júnëli beja juka óbbata a tuuk báareyo massa jíbebbaka a tápichaeyyey.Júnëlim beja a núupak të wame nabolim a bíttuayo, ju óbba, taawaachita buásiapo köm wetchek wanäy beja buásiapo tájjaka ama yew wáanteka juyyaw wetcheka juka taixta sïme ániat a chíbextiak. júmë nabolimte bäysawwe juka taixta itow núupakä béchïbo ju taawaachi éntok, júnëli biichik buásiaka taawak itom a täyäpo bénnasi.Júnëlim a ettétejo jume yoremem

Versión en castellano

Cuentan que hace muchos años, todos los animales deseaban conocer el fuego que se encontraba en el cerro más alto.

Tras un consenso, los animales mandaron a un sapo a explorarlo pues creían que vivir en el agua le ayudaría a no quemarse.

Después de mucho tiempo, el sapo logró tomar una llama, pero al volver la apagó con el agua que traía en el hocico.

Entonces, la zorra sugirió que, en el próximo viaje, la gallina lo acompañara para que avivara el fuego agitando sus alas.

El plan resultó, pero al mostrarla cayó en la cola del tlacuache, quien al sentirla lumbre corrió por el monte dispersándola.

Gracias a este suceso ahora tenemos fuego y al tlacuache con la cola pelada  y amarilla como la conocemos.

Así lo cuentan los yoremes.

No hay comentarios: