martes, 31 de enero de 2017

¿Por qué no lo puedo matar? Si de todas maneras vamos a morir: Shirin Gul "La asesina del kebab"


La presa más famosa de Afganistán es Shirin Gul. En junio de 2004 el cadáver de Haji Mohammed Anwar, hombre de negocios de 60 años, fue encontrado, dos días después de su desaparición, desnudo a las afueras de Kabul, había ido a la casa de Shirin Gul a una cita para comprarles una propiedad. Así se lo comentó a unos de sus primos en una llamada camino de  la reunión.

La policía encontró los zapatos y la ropa en el registro de la casa, pero lo que no esperaban encontrar eran otros 6 cuerpos enterrados en el patio.

En la casa de Jalalabad 18 cuerpos más, entre los que se encontraba el de su marido.

Shirin Gul, su hijo Samiullah de 17 años y su amante Rahmatullah fueron detenidos junto a otras tres pesrsonas.

El móvil era económico, cuando ella y su hijo iban de compras volvían a casa en un taxi, entablaban una amable conversación con el taxista y al llegar a su casa le invitaban a tomar un té y un kebab y mantener relaciones sexuales, que contenían barbitúricos, la victimas eran estranguladas y su taxis eran vendidos en una ciudad fronteriza con Pakistán.


Aunque la policía dice tener grabada su confesión inicial, ella negó y sigue su participación en los asesinatos, acusando a Rahmatullah, aunque sí sabía que  en su patio estaban los cadáveres. También admitió saber que entre los cadáveres estaba el de su marido, Mohammed Azam, lo había matado Rahmatullah y ella estuvo de acuerdo pues la había maltratado durante todo su matrimonio.

Los seis detenidos fueron acusados y sentenciados a muertes por los asesinatos, los otros cinco fueron ejecutados pero Shirin fue salbvada por un decreto de Hamid Karzai, presidente de Afganistán, sus crímenes fuero reducidos a secuestro y adulterio y su condena a cadena perpetua, 20 años en Afganistán.