domingo, 9 de octubre de 2016

Conversando con Aterciopelados: Buscando la paz en Colombia, personal, ecológica, de género

Aterciopelados en concierto.
Aterciopelados en concierto.
Conversación publicada el pasado sábado en El Asombario.
Algunos consideran a Aterciopelados la mejor banda de rock de Colombia. Ganadores de dos grammys, tienen editados siete álbumes de estudio, dos en directo y cinco recopilatorios. Tras un tiempo desarrollando proyectos en solitario, Andrea Echeverri y Héctor Buitrago volvieron a reunirse con motivo del 20 aniversario de Rock al Parque, posiblemente el festival rock más importante de América Latina. La ocasión sirvió para girar posteriormente por todo el mundo, incluida España, adonde llegan ahora. Hemos conversado con Andrea de la búsqueda de paz a todos los niveles: nacional, democrática, personal, ecológica, de género…, y de la situación actual de su país.
Vuelve Aterciopelados, ¿motivos? ¿La excusa fue el 20 Aniversario del Rock al Parque o vuestra ‘separación’ fue algo coyuntural?
Habíamos estado tres años separados, cada uno trabajando en su proyecto solista, y Rock al Parque cumplió 20 años. Desde Idartes -instituto que gestiona la cultura en Bogotá- empezaron a llamarnos a cada uno a su casa, hicieron visitas, insistieron hasta convencernos. Querían un repertorio de clásicos, y así fue como decidimos hacer una visita al pasado y reinterpretarlo.
¿Por qué volver si vuestras carreras en solitario han sido tan fructíferas?
En 2014 vino el momento de celebración de los 20 años del Festival Rock al Parque acá en Bogotá. Nosotros también nos iniciamos en ese escenario y estábamos cumpliendo también 20 de carrera, la ciudad quería celebrarlo a lo grande y nos invitaron reiteradamente a pesar de que estábamos en silencio. Esa conexión sentimental con el Festival y con la ciudad nos llevó a acelerar el regreso de Aterciopelados.
Supongo que no vais a abandonar vuestros proyectos paralelos. ¿En qué estáis embarcados?
Por el momento están en pausa, pues Atercios está intenso, absorbiendo todo nuestro tiempo. Estamos tocando mucho, haciendo prensa, viajando… Yo por mi parte también tengo mi trabajo con la cerámica. Este año hice una exposición grande en Medellín, y la idea es seguir trabajando en eso. La idea también es hacer un nuevo disco de Atercios en 2017.
¿Qué puntos en común existen, si es que existen, entre La Pestilencia, Delia y los Aminoácidos, sus anteriores formaciones, y las propuestas actuales?
Sí, desde esa época hay una búsqueda de identidad, ganas de comunicar lo que no nos parece que funciona bien en la sociedad, ganas de construir un lenguaje propio acorde a nuestro contexto.

Habéis pasado por el punk, la tradición, la electrónica…, ¿la mezcla como la diversidad es una riqueza?
Pienso que somos mezcla, somos mestizos, somos un poco de esto y un poco de lo otro, y allí hemos encontrado lenguajes propios.
Sois mucho más que unos músicos; habéis gestionado desde espacios para tocar en directo, vuestras producciones, disquera propia, giras, pero también siempre habéis tenido un compromiso social evidente: contra el patriarcado, la defensa del medio ambiente, los derechos humanos, las minorías… ¿El artista siempre tiene que ser una persona comprometida?
Creemos que si el arte tiene un compromiso consigo mismo, es honesto, auténtico, será comprometido con la vida y el planeta; no es necesario ser explícito en estos temas.
Tiempos de Paz, pero también de conflictos. Colombia vive un periodo histórico. Buena parte de los agentes culturales han estado comprometidos en la resolución del conflicto, desde el compromiso personal hasta el desarrollo de actividades en calles, plazas y parques para recuperar espacios ocultos por la violencia. ¿Sois optimistas?
Yo estoy muy ilusionada, pero a la vez asustada. De todas maneras, sin importar el resultado del plebiscito, creo en la búsqueda de paz a todos los niveles, nacional, democrática, personal, ecológica, de género… Creo que todas las luchas se relacionan.
¿Hasta qué punto el ‘uribismo’ tan presente puede abortar el proceso?
Todo es posible, pero el clamor general es de avanzar y detener este conflicto. Después sigue un camino que hay que ir descubriendo y trabajando entre todos para terminar con las raíces de este y todos los conflictos sociales.
¿Qué papel tiene la cultura, los artistas, los gestores en el post conflicto, la gran esperanza, el reto más complicado, para un país harto de violencias? 
Creo que el arte y la cultura tienen un papel importante. Creo que cada uno desde su lugar debe buscar el equilibrio, la tolerancia. Creo en la paz y el amor, aunque a veces me contradiga, me pierda, creo en los demás. También pienso que la construcción de memoria, el acompañamiento a las víctimas, el perdón, son todos procesos muy profundos y difíciles, que desde mi lugar como cantautora puedo acompañar.
A pesar del resultado de la consulta del día 2, ¿pensáis que es posible hablar de un antes y un después del conflicto armado?
La guerrilla de las FARC nació en el 64, yo en el 65.  Toda mi vida he vivido en un país en guerra. Tengo esperanza y curiosidad por la Colombia que sigue…
¿Los demás conflictos se pueden también encauzar (devolución de tierras, desigualdad, corrupción)?
Siempre está presente la situación del País, del planeta, hay noticias que nos tocan más que otras; cada uno de nosotros también tiene sus prioridades, sus luchas, en cada canción, en cada concierto, en cada entrevista siempre algo se comparte…

¿Qué nos vamos a encontrar en vuestros conciertos españoles?
Una banda armónica y feliz de estar tocando: Gregorio Merchán en la batería, Leonardo Castiblanco en la guitarra, Adriana Vásquez en teclados y coros, Héctor en el bajo y Andrea en la voz y la guitarra. Un repertorio de clásicos y canciones nuevas.
¿Sois conscientes de que en España se os admira, quiere y respeta, que algunos de vuestros temas son himnos considerados como propios?
Pues sí. Hemos construido un nicho después de todos estos años de venir, tocar, participar en festivales, es chévere reencontrarse con los seguidores de España. Son diferentes, tienen otra aproximación, otro criterio…
Es muy difícil hacer un pódium con los grandes de la música colombiana, pero con toda seguridad vosotros estarías en él. ¿Es chévere? ¿Es una responsabilidad? ¿O solo es consecuencia de un trabajo coherente y cercano?
Desde nuestro regreso en 2014 todo se siente chévere.  Partió sobre todo de un reconocimiento, y de una sensación de aprecio del público hacia nuestras canciones, nuestro recorrido. Tiene que ver con mucho trabajo, con propuestas relacionadas con el lugar en el que vivimos. Con construcción de memoria, con luchas como la ecológica, antibélica y de género, con un ejercicio existencial de construcción de identidad.
Aterciopelados estarán en los próximos días entre nosotros: En las Fiesta del Pilar en Zaragoza (11 de octubre) junto a Jorge Drexler. Barcelona (día 12) con Macaco y Amparo Sánchez de invitados, acabando en Madrid (día 13) con La Mari de Chambao, Miguel de Maga y la presentación, como teloneros, de Pedrina y Río de Colombia.

No hay comentarios: