martes, 27 de septiembre de 2016

Laura Restrepo: Hagamos la paz: un verbo que se conjuga en plural



Artículo de opinión de la escritora y periodista Laura Restrepo publicado en el día ayer en La Marea
El acuerdo que hoy se firma es una apuesta en grande con la Historia. Una jugada seria y audaz en contra de nuestra dura tradición guerrera y a favor de un futuro de paz. Los compromisos que tal acuerdo encierra son de honda envergadura y largo alcance, y llevarlos a la práctica implicará una metamorfosis de nuestra sustancia atávica; una reversión material y espiritual de arraigadas tendencias a la autodestrucción.  
Deponer la acción armada, romper las cadenas de venganza, resarcir a los millones de víctimas, detener a los violentos, amparar a los pacíficos, devolver los cientos de miles de hectáreas arrebatadas, honrar la memoria de las vidas perdidas, lograr un digno y equitativo desarrollo agrario y defender el medio ambiente del desastre ecológico, significaría dejar atrás el país que ha sido y convertirse en el país que vendrá.
Serán los colombianos, todos, mujeres, estudiantes, intelectuales, campesinos, comerciantes, deportistas, trabajadores, niños y niñas, quienes mantengan vivo y en movimiento el espacio democrático que el acuerdo ha abierto.  El presidente Santos y los comandantes de las FARC han cumplido honrosamente con su parte. Pero los protagonistas de la Historia son los pueblos.
Hoy el poder legal y el insurrecto se comprometen con el fin de la guerra. Pero serán los ciudadanos del día a día quienes construyan y exijan la paz, le pongan alma a la firma, la impulsen en su verdadero alcance y la lleven hasta el logro de un destino señalado.
 Hagamos la paz: un verbo que se conjuga en plural. 
Laura Restrepo es escritora y periodista colombiana. Fue miembro del Movimiento 19 de Abril y formó parte de la comisión negociadora de la guerrilla con el Gobierno de Belisario Bentacur.

1 comentario:

Camino a Gaia dijo...

Yo pacifico, tu pacificas... la verdad es que no suena nada bien. Quizá si los pacificadores no portaran armas sonaría mejor.