martes, 10 de febrero de 2015

Voces del Extremo en Viento Sur

Artículo publicado por  Antonio Crespo Massieu en el último número de Viento Sur.

Voces del extremo Madrid 2014 (poesía y desobediencia) VV AA, Amargord Ediciones, Madrid, 2014, nos dedican estas líneas acerca de su edición en El Campo de Cebada en 2014 POESÍA Y DESOBEDIENCIA

En 1999 se celebró en Huelva el primer encuentro Voces del Extremo; desde entonces la tenacidad del poeta Antonio Orihuela ha conseguido mantener en pie, año tras año, este singular espacio donde poesía, amistad y resistencia caminan juntas. Además se ha extendido en sucesivas ediciones itinerantes en Béjar y Logroño; el año pasado se convocó en Madrid, en el Patio Maravillas, bajo el lema Poesía y Resistencia, ahora, ha sido el espacio autogestionado de El Campo de Cebada en el madrileño barrio de La Latina, el que ha acogido, del 2 al 5 de octubre, una nueva edición: Poesía y desobediencia. En estos cuatro días lecturas poéticas, música, debate, perfopoesía y poesía visual han tenido lugar al aire libre. Espacio expropiado a los especuladores, ganado por la ciudadanía, lugar de lo común, lo compartido. Poesía dicha en la plaza, palabra desobediente y libre, lugar y tiempo para el debate y la participación. Como afirma el colectivo organizador se “trata de decir NO en la melancólica dignidad de una sociedad llena de policía, secuestrada por la banca y lo bursátil, con la complicidad de quienes supuestamente nos representan, obligada a la obediencia, donde lo humano se minimiza a favor de la propiedad y el orden público”. 

Las jornadas respondieron a este propósito tanto que incluso la policía no quiso faltar a la cita sobrevolando el cielo de Madrid, casi insólita metáfora o alegoría de un tiempo nuevo: la palabra poética dicha a pesar y por encima del sordo zumbido del helicóptero policial. La elección de un espacio abierto y vivo, y la espontánea colaboración del buen tiempo, hizo que fueran muchas las personas que, sin una intención previa, se acercaran a escuchar atraídos por lo que allí sucedía. Sucedieron muchas cosas, pequeñas, frágiles, persistentes, necesarias. Recordaré solo algunas. La lectura de Francisca Aguirre que tanto tuvo de homenaje a una generación de poetas, de mujeres, que atravesaron la terrible posguerra y los años de la infamia franquista con la dignidad y el coraje de quienes siempre dijeron NO a la claudicación o el consentimiento. Las numerosas voces de mujer que negaron la habitual invisibilidad a la que un nada inocente canon suele relegarlas, por citar algunas: Isla Correyero, Ana Pérez Cañamares, Laura Casielles, Begoña Abad, María Ángeles Maeso… Son 24 las que aparecen en el libro objeto de esta reseña sobre un total de 51 poetas; hecho insólito en las antologías al uso. 

La lectura de Antonio Martínez i Ferrer, que acudió a la cita a pesar de sus problemas de salud, tuvo también mucho de homenaje: al viejo militante, al poeta tardío, al entusiasmo juvenil, al rebelde impenitente. Hubo tiempo para la reflexión y el debate. Y para escuchar voces diferentes, complementarias, pues Voces del Extremo siempre ha sido lugar de encuentro, diálogo, intercambio, duda. El encuentro se cerró con perfopoesía, un taller colectivo, micro abierto… una pequeña fiesta a la que se sumaba la gente que acudía al Campo de la Cebada, niños, vecinos del barrio, un improvisado y alegre auditorio… Casi cuatro días de poesía y desobediencia en la plaza, compartiendo con la ciudadanía la indignación o la ternura, el grito o la indagación. 

Al igual que el año pasado la editorial Amargord ha querido dejar constancia de estas jornadas en el libro que ha editado con especial esmero. El lector o lectora encontrará aquí una muestra de algunas voces de la poesía crítica que se escribe en el estado de emergencia en el que nos hacen vivir. Para salir de la hipnosis, para no resignarnos, para dudar del mundo, para cuestionar las palabras que nos dicen pero también las que decimos, para sumar voces, voluntades, tercas esperanzas. Para desobedecer.

No hay comentarios: