martes, 28 de octubre de 2014

Neyssatou: identidad cultural híbrida y múltiple, actúa hoy en Madrid



Su nombre real es Badiaa Bouhrizi. Forma parte de ese grupo de artistas árabes que han tomado el escenario, de las que raramente se habla en los medios de comunicación. No ocurre solo con las artistas. Es difícil encontrar relatos sobre la lucha de las trabajadoras del sector textil en Egipto, embrión de la revolución que se visibilizó el 25 de enero de 2011, o la de las mujeres sulaliyaes, en Marruecos, en su demanda de una gestión igualitaria de las tierras comunales. La escasa visibilidad del compromiso social, político y cultural de la mujer árabe es algo muy habitual entre nosotros y que poco tiene que ver con la realidad.

Neyssatou tiene 34 años. Vive en Medina (Túnez). Licenciada en Musicología y Filología Inglesa. Sus canciones, que compone e interpreta, fueron prohibidas durante años por la dictadura de Ben Alli La intensidad y dulzura de su voz, la diversidad de géneros musicales que ejecuta y la contundencia de sus textos, hacen de ella una referencia ineludible de la música popular, no solo del mundo árabe. Una identidad cultural, híbrida y múltiple. Canciones donde aúna la densidad del árabe clásico y del dialectal con melodías de jazz, reggae, soul y folk bereber.

Nada extraño de una artista que a los siete años ya era solista de un coro local. Posteriormente sus pasos se dirigieron hacía la interpretación de música clásica árabe, especialmente mowachahat o malouf (música tradicional andalusí), el rock como parte de Black Angels, interpretando versiones Deep Purple, Led Zeppelin, Megadeath o Pink Floyd, la fusión en Daryrib o formando parte de Kheprae, banda de improvisación libre para adentrarse desde París en la electrónica. En 2011 la organización Mawred Al Thaqafy la reconoció como la mejor artista árabe de música alternativa.

La mayoría de sus textos tienen que ver con la realidad social de Túnez. En ello tuvo mucha influencia su hermano, un joven rapero detenido habitualmente por la policía tras sus conciertos. Fue elegida por Fermin Muguruza como parte del elenco artístico del capitulo dedicado a la música de Túnez para la serie Next Music Station del canal de televisión Al Jazeera

Su proyecto expresa el sonido actual del norte de África, inspirándose tanto en la música africana, el reggae, la música árabe clásica o la nueva escena británica. Una experiencia musical y una voz que no quiere que se la tache ni como tradicional ni como folclore refinado, tampoco fruto de una fusión artificial, sino más bien como la expresión de una música auténtica, libre de cualquier retórica inútil.

Neyssatou pertenece a la estirpe de grandes artistas como Björk, Oumou Sangaré, Oum Kalthoum, Kamilya Jubran o Saliha.

Actúa hoy en Madrid

No hay comentarios: