domingo, 18 de agosto de 2013

Sin memoria ni se hace país, ni se puede gobernar


Mes de agosto de viajes, vacaciones para unxs, incertidumbre para otrxs. Apariencia de más tiempo libre, teléfono sin apenas sonar, época en la que te planteas o intentas comprender un poco que está ocurriendo. Nada tiene lógica y mucho menos sentido. El sentido común es el peor de los sentidos pero algo deberíamos haber aprendido. Egipto, Siria, MalíSomalia, Palestina, Sahara, Grecia, Pakistán… se resumen a imágenes en los telediarios junto a atracos y un sinfín de violencias gratuitas. Comienza la Liga de Futbol, Forza Atletí, y ya estamos distraídos. Lo de Gibraltar es ridículo, patético, si no se estuviera jugando con la comida de muchx trabajadorxs. Malvinas caseras, buena marca para unas natillas. Mezquindad gubernamental intentando encubrir lo que deberían rebelar.
Apología del nazismo desde el partido, y sus juventudes, del gobierno exteriorizada en actos públicos sin que los encargados de hacer de cumplir la ley lo remedien. Ellxs siempre tan atentos para intervenir en cualquier fiesta de pueblo, barrio, esta semana en el nuestro, ante el peligro  que supone que una decena o varias de ciudadanxs compartan el espacio público, que es de todxs, para hablar, cantar, divertirse… para algunxs mucho más peligroso que las señaladas apologías nazis toleradas por las delegaciones gubernamentales, convirtiéndose en cómplices de su divulgación ¿Quién incita y promueve realmente la violencia? ¿A quién intentan seguir engañando? Consentido por aquellos que se llenan la boca con sopa de estado de derecho (primer plato), constitución (segundo) y democracia (postre) como menú del día repetido.
De los presuntos ingresos extras de Arenas, Bárcenas, Cascos, Cospe, Rajoy…, encubiertos bajo unas siglas, nadie sabe nada, se confirma lo que presentíamos. Omisión colectiva, mal primario tan habitual de los que nos gobiernan. Se anestesiaron cuando ocultaron origen, procedencia, pactos, contabilidades, financiaciones, contrapartidas, preferentes, construcciones, autopistas, aeropuertos, casinos, leyes de costas…  ¿con tan poco memoria se puede realmente gobernar?
Otra burla, como lo es la postura del Partido Socialista apropiándose de las propuestas de la PAH sobre la Ley de Desahucios. Comportamientos que alejan cada vez más a cientos de ciudadanxs activxs. La dirección socialista si tuviera una cierta visión política debería ser consciente del daño que está haciendo a cientos de responsables y militantes locales con esa estrategia que impide cualquier cambio que ilusione mínimamente debilitando cada día más a su organización dando aire de sobrevivencia al también moribundo PP.
La gran ilusión de IU  ser la hegemonía parlamentaria de la izquierda, el famoso sorpasso, poco más. Mientras los más innovadores son ignorados de los puestos de decisión, otros plantean discursos que escoden intereses fáciles de visualizar, conocidos desde hace años, apoyándose en medios afines. Todos tienen su papel en este jeroglífico político-teatral-literario.
La herencia del 15M sigue con acciones descentralizadas debatiendo en cada acción y propuesta su pertenencia y utilidad. La autoorganización es muy compleja. Abre imaginarios y también conflictos. No se trata ya de denunciar capitalismos, económicos o de Estado, hay que  buscar una opción real a una sociedad que se hunde y nosotrxs con ella. Compaginar teoría y práctica como reto. Ideología en primer plano para corregir errores, enmendar iniciativas, proponer alternativas posibles, ilusionantes, sostenibles.
Hace más de dos años millones de ciudadanxs hablaron por si mismos, cambiaron escena y escenario. Energía de las palabras como arma de intervención y acción. Crítica radical de un sistema que destruye, aliena, explota. Riqueza de situaciones, con cientos de ramificaciones, a unir en un camino conjunto. Simplemente, intervención política cotidiana. Lo que ocurre a nuestro alrededor, y muestran los telediarios, no deben dejar sin palabras, ni respuestas. El totalitarismo cada vez está más próximo, envuelto en democracia y liberalismo, utilizando para sobrevivir la mayor y contundente violencia de estado.
De la situación actual nadie nos va a rescatar, o nos salvamos nosotrxs solxs o nos hundimos del todo. Responsabilidad personal y colectiva donde el único protagonismo debe ser el de las personas, algo tan simple como complicado de entender para muchxs.
Protagonismo que hoy corresponde a la personas de Federico García Lorca en el setenta y siete año de su asesinato. Otro silencio , otra desmemoria de país.
Sin memoria no se hace país y tampoco se puede gobernar. Así nos va.

No hay comentarios: