domingo, 21 de octubre de 2012

Al mes de la Ruta Devota/Temple Expless ¿nos estamos equivocando?


Hace unos días en el encuentro de clasificación para el Mundial de Futbol de Brasil entre España y Francia una parte del público, presente en el Estadio Vicente Calderón, abucheó la interpretación de La Marsella.

Soy poco partidario de himnos, banderas o símbolos que sirven para promover el enfrentamiento fácil, pero es evidente que el himno francés, una cuentas veces prohibido y restaurado, La Internacional o La Varsoviana son músicas que forman parte de la historia, momentos claves que se deberían valorar si tuviéramos más conocimiento sobre las diferentes realidades, que son muchas y disímiles.

Ocurre como con todo. No nos interesa conocer más allá de lo más próximo, aquello que creemos que es cierto y correcto. No tenemos ningún interés por descubrir lo que no nos es tan ajeno como a veces queremos pensar. Miramos por encima con cierto desdén, viajando como turistas para sorprendernos con lo obvio, descubriendo lo evidente, consumiendo fácilmente aquello que interesa malgastar. Lo comprobamos en cada viaje, aventuras en lugares con múltiples comodidades y variadas posibilidades para desplazarse.

Esto viene a cuento al ver las fotos de la Ruta Devota/Temple Expless celebrada en el barrio hace justamente un mes durante el festival Fluxus To The People, cuyo origen se produjo hace más de cincuenta años con el objetivo de primar la imaginación de lo colectivo.

Aquel domingo 23 de septiembre fueron diez  horas de excursión para reredescubrir la diversidad cultural presente, en este caso a través de los diferentes cultos y credos. Desde la iglesia católica al proyecto ateo del bufón Leo Bassi. Mezquitas, rumanos, gitanos, chinos, evangélicos, pentecostales… todo ello en un círculo próximo, cercano, una distancia en el tiempo entre los diferentes cultos de no más de diez minutos.

Si algo tan próximo no tenemos la capacidad de conocerlo ¿cómo vamos a ser capaces de comprender mínimamente lo que ocurre en el mundo? Si queremos cambiarlo quizás nos estemos equivocando al ignorar que solo es posible hacerlo con la máxima participación, sobre todo de los que no piensan igual. Percepciones erróneas al solo querer ver las nuestras, incapaces de comprender que solo son una más en un océano repleto de ellas.

Necesitamos más perspectivas, nos estamos repitiendo hasta el hastío, este no es el camino. Si se quiere dar una respuesta global hay que conocer/comprender globalmente. Estamos sumidos en pensamientos e ideologías que han significado la bancarrota intelectual, filosófica, política y social. Dejar a un lado dogmas para superar lo negativo, solo será posible abandonando cualquier tipo de supremacía cultural, acabando con los monopolios de pensamiento, con las barbaries del poder, solo viables con el conocimiento y el acercamiento a lo que nos es más próximo, promoviendo la diferencia y una inundación de ideas.

sábado, 20 de octubre de 2012

Gestión cultural y huida de talento

La Fundación Contemporánea (FC) es una plataforma de encuentro, discusión y debate para los profesionales de la cultura, y ha puesto en marcha asimismo el Observatorio de la Cultura como lugar de intercambio, recogida de información, reflexión, análisis, de elaboración de datos y opinión, alrededor del mundo de la cultura, haciendo consultas a gestores, artistas y creadores.
La cultura está sufriendo un ataque sin precedentes. Cierre de redes, eliminación de ayudas –las mal llamadas subvenciones– que son solo una pequeña parte de lo que el sector aporta, supresión del bachillerato de las artes o un IVA que imposibilita competir internacionalmente. El proyecto de Bases de Régimen Local plantea disminuir competencias culturales a ayuntamientos y diputaciones, mientras existe una retahíla de planes estratégicos –para crear todo tipo de marcas– de carácter coyuntural y electoral que poco tienen que ver con la realidad que supone el 2,8% del empleo total del país, más de medio millón de trabajadores. Gestores culturales públicos son elegidos o destituidos en función de intereses políticos muy concretos, sin valorar sus méritos ni valías, no existe un interés real en garantizar a ciudadanas y ciudadanos acceder a la cultura, derecho reconocido en la Constitución, legislando en exclusiva en beneficio de las grandes industrias culturales, menospreciándose creación, innovación, pymes y autónomos, que conforman la mayoría del tejido cultural. Normal, para el Ministro de Hacienda Luis de Guindos la mayoría de las actividades culturales son puro entretenimiento. Todos somos responsables al dejarnos seducir por una gestión basada casi en exclusiva en la obtención de resultados económicos, dejando en segundo plano los culturales, educativos y sociales.
La última consulta de FC ha versado sobre la formación profesional del sector con resultados elocuentes. Un 80,7% estima que la formación en el ámbito cultural o artístico es bueno o muy bueno, solo un 14% no recibe ningún tipo de formación. En una escala de 0 a 10, un 7,8 disfruta de su trabajo por el contenido cultural, un 7,6 dedican el tiempo adicional preciso cuando es necesario, un 7,5 tienen un nivel de motivación y compromiso con su trabajo muy elevado, y un 7 mantiene una actitud creativa aportando ideas e iniciativas; estamos hablando de un perfil profesional muy alto, y muchos de ellos están pensando en emigrar, otros ya lo ha hecho. Bien formados, preparados, con experiencia, son valorados y, sobre todo, necesarios para vertebrar proyectos, creando sociedad. En Fabricantes de Ideas / La Fábrica de Ideas siempre hemos mantenido la importancia de la cooperación cultural en la formación de personas, cuadros y dirigentes. Existen cuestiones más prioritarias, pero no se pueden olvidar aquellas que contribuyen a la formación de recursos humanos, intentando lograr la autosuficiencia y disminuir la dependencia exterior. Empresas y países tratan de evitar que el talento formado huya, todo lo contrario de lo que ocurre en el nuestro con la educación, la sanidad, la investigación y la cultura.
Con semejante panorama no es de extrañar que las autoridades económicas mundiales, a las que hay que hacer relativo caso, aseguren que somos el país que menos va a crecer en los próximos años, crisis, desgobierno y huida del talento presagian el peor de los mundos. La gestión cultural tiene una mayor responsabilidad en la actualidad. Sus profesionales deben manifestar y apostar por políticas donde primen personas, formación y compromiso colectivo, recobrando su sentido y seguir siendo una referencia mundial. En momentos de incertidumbre es preciso más cultura, más conocimiento, más colaboración, más investigación, más educación y unos profesionales involucrados, partícipes y activos socialmente; nada más y nada menos que los principios más elementales de la gestión cultural.

En la presentación de conclusiones sobre el Pecam, ayer en Matadero Madrid

Juanes enamora a sus seguidores


Texto publicado ayer en el Diario Vasco
Considerado como uno de los grandes de la música latina, el colombiano Juanes se presenta acompañado de una banda de trece músicos para repasar sus temas más conocidos, presentado otros nuevos, alguno inédito discográficamente. Como preámbulo, convocó una charla en la embajada de su país, donde comentó pormenores de la gira sin rehuir los temas relacionados con la actualidad o con la crisis económica.
MTV Unplugged Tour está concebido para presentarse en escenarios más íntimos, generando proximidad e interacción con el público, algo más complicado de conseguir en los grandes pabellones. Fiesta garantizada donde los asistentes actúan como coristas acompañantes de una gran banda que el artista de Medellín dirige con complicidad y soltura. En el concierto una veintena de temas de sus siete discos de estudio y algunas novedades que encontramos en su último trabajo grabado en New World Symphony Center de Miami como “La Señal” o “Azul Sabina”, compuesta conjuntamente con Joaquín Sabina, sin renunciar a versiones como Could you be loved” de Bob Marley o su particular homenaje al más grande músico colombiano de todos los tiempos, Joe Arroyo, con una versión contundente de “Rebelión” que produce el milagro de hacer bailar hasta a los bailongos más torpes presentes en sus conciertos de Madrid, Barcelona, A Coruña, Málaga y San Sebastián, ciudades que acogen su gira antes de desplazarse a Alemania, Holanda, Francia, Luxemburgo, Suiza, Lituania, Reino Unido, Estados Unidos y volver a su Colombia natal en diciembre.
Desde su primera visita hace once años muchas cosas han cambiado. Aquel músico un tanto tímido es hoy una referencia musical obligada a nivel mundial, y según The Times uno de los cien personajes más influyentes del planeta. Imagen que todavía puede ampliarse si consigue alguno de los cuatro Grammy latinos a los que es candidato por el disco que ahora nos presenta; mejor álbum, mejor grabación, mejor vídeo y canción por “Azul Sabina”, más el probable al dominicano Juan Luis Guerra, nominado como productor del año por la grabación. “Para mí es un sueño, un reto, un disco así implica diferentes condiciones al hacerlo todo en vivo, muchos elementos, muchos micrófonos, muchos instrumentos, compartir con Juan Luis ha sido muy enriquecedor, mezclando todos esos elementos de la República Dominicana con los colombianos”. Para realizarlo se seleccionaron veintiocho temas, quedándose al final en catorce de los cuales tres son nuevos, el ya mencionado con Sabina, “La señal” y “Toda en mi vida eres tú”.
Temas muy populares, nuevos arreglos y mucha más presencia de la guitarra acústica donde el antioqueño se muestra muy cómodo, consiguiendo mayor proximidad y relación con el público. Recorrido por el rock, el jazz, el blues, el bolero, la canción, sin olvidarse de las singularidades de su país con instrumentos como la tambora, el cuatro, el tiple, las percusiones típicas, y añadiendo otros ritmos dominicanos –los productores están para algo– y caribeños. Un show con improvisaciones muy estudiadas, adaptándose a la realidad y características de cada concierto, según manifestó en la conversación.
No es de extrañar que procediendo de una de las ciudades más castigadas por todo tipo de violencia (guerrillas, paramilitares, narcotráfico, ejército), el tema del Proceso de Paz que acaba de iniciarse en su país estuviera presente en la charla, afirmando con rotundidad “mi percepción es positiva, optimista sobre el proceso, en caso de que no llegara a suceder no importa, se intentará de nuevo, hay que intentarlo todas las veces que sea necesario, ser optimista. Colombia se merece eso después de tanto tiempo, de tanta violencia, de tanta guerra, de tanta sangre… es el momento justo. El diálogo de paz alimenta el imaginario de una manera positiva, la gente está mucho más optimista. Lo más complicado que podemos hacer es juzgar a una persona, detrás de cada una hay una historia de vida, de familia, de educación… no todos tenemos la misma oportunidad, eso significa entender, tolerar, aceptar, perdonar y trata de buscar soluciones. El perdón es necesario, si queremos alcanzar la paz tenemos que perdonar, perdonar no es olvidar”. Con la misma claridad se manifestó sobre la crisis “la estructura de nuestras vidas no puede estar solamente sobre los pilares de la economía, no siempre la ecuación tiene que ser económica… igual que ha habido tiempos mejores vendrán otros muy buenos. Todos hemos pasado por momentos de crisis en nuestras vidas y lo más importante es tener la fortaleza para seguir adelante. Con tales afirmaciones no era de extrañar demandarle sobre su pase a la política, rumor que creció hace tiempo con sus conciertos por la paz y el controvertido de La Habana afirmando “me quedo en el lado humano, social, siempre que he pasado la línea del arte a la política he perdido” para concluir “espero seguir en los escenario con sesenta años como otros muchos artistas”.
Juanes forma parte de ese grupo de artistas que están contribuyendo a cambiar la imagen de su país universalizando más aún la música latina, mostrando que la música es una herramienta que va más allá del mero entretenimiento. Música y un cierto compromiso con sentimiento y energía.

viernes, 12 de octubre de 2012

12 de octubre: dos marcas "España" antagónicas

En las últimas semanas he intentado escribir sobre temas culturales, de comunicación o relacionados, sin llegar a conseguirlo. Es imposible obviar lo que ocurre cada día, lo próximo, lo cercano, lo real. El banco norteamericano JP Morgan publica un gráfico enfatizando que vivimos la mayor crisis desde la Guerra Civil, por una caída de la economía sin precedentes. El FMI reconoce que las medidas emprendidas van a producir en España y Grecia la mayor caída mundial del PIB, y el Presidente del Eurogrupo Jean-Claude Juncker manifiesta que “Rajoy está recortando incluso más de lo que pide la UE”. Ante ello no parecen aflorar propuestas alternativas claras y esperanzadoras, lo que está originando un desánimo colectivo muy difícil de recuperar.
Hoy aprovechando que es nuestra llamada Fiesta Nacional, aunque me quede en la cama igual, es un momento propicio para hablar de ello, comentando alguna de las medidas impulsadas por nuestro gobierno para mejorar nuestra imagen internacional.
Una de las estrategias para la recuperación pretendida es crear la marca “España”, involucrando en ello a la Jefatura del Estado. Los resultados no se corresponden con los recursos empleados. Una marca solo es efectiva si es creíble, legítima, coherente, y si tiene valores que la identifiquen y que la diferencien, buscando la involucración, la afectividad y la emoción.
España no es creíble. La prensa internacional se hace eco de las contradicciones, dudas y misterios gubernamentales, que están haciendo perder toda nuestra credibilidad entre los países más poderosos y los organismos económicos que dictan las pautas. Los que habían visto un cambio parcial en las relaciones internacionales comprueban que la labor se derrumba con recortes a la cooperación, impidiendo concluir y desarrollar programas en África, Asia y América Latina. Cantidades que representaban muy poco de nuestro presupuesto global pero imprescindibles, y que contribuirían a que la marca España fuera muy valorada. La tasa de paro juvenil y la afirmación ministerial de que más de un millón de personas va a tener que emigrar sin hacer nada por remediarlo, no contribuyen a dar una imagen positiva.
La marca tampoco es legítima, ni coherente. No lo es por no ser asumida por la mayoría de la población –algo imprescindible para su éxito– que comprueba a diario que el programa electoral con el que el Gobierno llegó al poder, no tiene nada que ver con lo que está realizando, siendo solo coherente con los afines ideológicamente, primando su partidismo sobre el interés general, generalizando medidas y decisiones contra los más débiles.
Una de las mejores herramientas para crear afectividad y complicidad con una marca es la cultura, todas las grandes corporaciones intentan apostar por ella, aunque sea desde una óptica exclusivamente comercial. Las medidas emprendidas por el ejecutivo van a conseguir que pase a representar de un 4% estimado de nuestro PIB a una cantidad casi residual, castigando su consumo, compitiendo en desigualdad con productos análogos del exterior con un IVA mucho más reducido, cerrando sedes del Instituto Cervantes, disminuyendo las ayudas públicas, obviando a creadores y a millones de trabajos con licencias libres, que nos han convertido en el primer país del mundo en su utilización. Mucho talento que tendrá que buscarse la vida en el exterior, igual que investigadores, arquitectos, educadores y profesionales de valía contrastada.
La verdadera marca de España, la que se está transmitiendo en el exterior, es la de movimientos que se esfuerzan en mostrar alternativas, propuestas y soluciones, donde priman las personas y lo colectivo, donde trabajo y aprendizaje van unidos, promoviéndose una renovación en la acción, la gestión y la participación. Marca exitosa al ser apoyada por la mayoría de la población, muy alejada de la gubernamental, a pesar de los esfuerzos por aislarla y criminalizarla por una clase política muy poco sensible hacia la dura realidad, y que debería tomar medidas urgentes para intentar atajar el que la ciudadanía no viera en ella a uno de los grandes problemas de nuestro país.

viernes, 5 de octubre de 2012

Si no existiera, habría que inventarlo


Artículo publicado en el último número de la revista World Music

La edición de este año de Pirineos Sur era –como la mayoría de los festivales– una incógnita, y no solo por la crisis económica. En momentos de incertidumbre nadie sabe el futuro que le espera y cada acontecimiento es un enigma hasta su desarrollo. Este verano hemos observado festivales que desaparecían, otros acortaban sus días y prácticamente en la totalidad los presupuestos menguaban.

Pirineos Sur juega con bazas muy importantes que han sobrevivido a los cambios, generando una riqueza económica real en la zona, como ha manifestado la asociación turística de empresarios mostrando públicamente su “total apoyo al papel que el certamen desempeña como evento dinamizador esencial del mes de julio en el Valle de Tena" (Diario del Alto Aragón 2-8-2012). También por no sucumbir a modas, convencionalismos y presiones de ningún tipo, ni de la industria musical, ni de los patrocinadores, ni de los medios de comunicación; coherencia que fomenta la complicidad, por investigar e innovar, por colaborar con otros festivales internacionales y por realizar una gestión compartida por un equipo coherente, compacto y plural. Quizás por todo ello en un año como éste ha cosechado los mejores resultados “porque, además de los conciertos grandes (Juan Perro, Julieta Venegas, Manu Chao –que consiguió el milagro de hacer subir a unas 6.000 personas hasta este escarpado rincón aragonés–, Emir Kusturica o Amadou & Mariam), el festival es lugar de encuentro de artistas de menor nombre comercial y de un amplio espectro de otras propuestas lúdico-culturales. Es una colorista cita (que ha atraído a unos 25.000 espectadores de pago y más de 50.000 visitantes) para el plural gentío que se acerca al Festival de las Culturas y que ha abarrotado los ‘mercados del mundo’, llenado campings, furgonetas y establecimientos hosteleros del Alto Gállego (Iñaki Zarata, Diario Vasco, 30-7-2012).

Resumir es complicado, cuarenta espectáculos de diversos estilos, géneros y procedencias. La opinión generalizada es que ha habido sorpresas muy agradables. Para Luis Calvo director del festival “la programación se ha mantenido similar a la de anteriores ediciones, a pesar de contar con un presupuesto inferior, ofreciendo propuestas artísticas muy interesantes y manteniendo las líneas que identifican al festival” (Diario del Alto Aragón, 29-7-2012). En el mismo artículo la responsable de Cultura de la Diputación Provincial de Huesca, la diputada Elisa Sanjuán, hace su propio balance “edición muy positiva, con propuestas musicales que han gustado mucho, funcionado muy bien”

“Lágrimas de felicidad en la última velada del festival. Manuel Santiago estuvo al frente de un grupo de gitanos de Huesca y tres músicos de Marruecos que ofrecieron el concierto más libre y salvaje del flamenco de las últimas décadas” comentaba José Manuel Gómez en El Mundo (30-7-2012), refiriéndose a la coproducción con el Festival L’Boulevard de Casablanca, compromiso por la cooperación cultural desde hace años, que abrió la última jornada donde estuvo presente Muchachito Bombo Infierno demostrando las conexiones entre la rumba y el funk. Muchachito es uno de esos seres que se cayó a la marmita del arte y el salero e hizo un concierto impecable”. Palabras de Gómez que en su blog personal en la revista Tiempo calificó al grupo H-Kayne como “el mejor hip hop del planeta” (Lo crudo y lo cocido, 18-7-2012) tras presentarse Fábrica de Rimas, proyecto protagonizado por artistas marroquíes, colombianos y españoles. Gonzalo de la Figuera en las páginas de El Heraldo de Aragón (17-7-2012) lo relataba del siguiente modo “la velada estuvo marcada por las rimas combativas de tres continentes y por una experiencia realmente novedosa; por primera vez el concierto pudo seguirse en todo el mundo vía streaming… con un espléndido fin de fiesta con todos los participantes sobre el escenario… uno de esos momentos especiales en los que a la calidad se añade la emoción de sentir al espectador estar asistiendo a algo único”.
 
No fue el único momento memorable. Desde Portugal Terrakota inauguraban el festival y Juan Perro estrenaba La Zarabanda “un vibrante soundscape; un viaje que navegó con buen rumbo a golpe de cubanía, tránsitos por los diferentes colores del jazz, incursiones en el rock, el soul y el blues, e incluso encajes libres en los patrones del hip hop, la penúltima encarnación de lo negro. Sí: un arrebatador paseo con la negra flor, en un espectáculo completo de canciones y bailes, de búsquedas y hallazgos” (Javier Losilla, El Periódico de Aragón, 15-7-2012). Como lo fue “la presencia del dúo Munit & Jörg y de la formación Ethiocolor, quienes protagonizaron una fantástica sesión doble, una de esas mágicas veladas que han contribuido a imprimir un carácter especial al certamen pirenaico” (Gonzalo de la Figuera, El Heraldo de Aragón, 17-7-2012). Yolanda Agudo López en las páginas del Diario del Alto Aragón (24-7-2012) comentaba la actuación de Barry “El artista casablanqués realizó –y sorprendió– con un concierto vigoroso, lleno de energía, una fuerza desbordante más sorprendente si cabe al coincidir con una de las primeras jornadas del Ramadán. Barry forma parte de esos artistas imprescindibles”.

Julieta Venegas y Bomba Estéreo protagonizaron “una noche tan fría a nivel climatológico como caliente a nivel musical” (Luis Lles, Diario del Alto Aragón, 16-7-2012) en el Auditorio Natural de Lanuza. El mismo lugar donde Javier Ruibal “ganó con su alma la partida a las distancias y la temperatura” (Javier Losilla, 22-7-2012), Emir Kusturica actuó sin Dr. Karajlic, Manu Chao consiguió el récord de asistencia histórico del festival, calificada por el propio Losilla (27-7-2012) como “la irresistible Radio Pachanga… La velada la abrió la espléndida propuesta de Batida, un choque de tribalismo angoleño y recombinación electrónica”. Amadou & Mariam protagonizaron para De La Figuera (23-7-2012) “un vibrante concierto”, Kamel El Harrachi “dejó suficientes destellos de su clase” y la también argelina Souad Massi protagonizó junto a Bebe “la rebelión de las mujeres” (Diario del Alto Aragón, 29-7-2012).  

Nuevamente el crítico del Heraldo comentaba las actuaciones de la Plaza de los Mercados del Mundo calificando a Clorofila (28-7-2012) como “vigoroso mariachi electrónico de Tijuana” y a Astillero desde Buenos Aires como “el intacto poder de seducción del tango” (25-7-2012). El Diario del Alto Aragón definía como “tropicalismo y psicodelia” la noche brasileña de Garotas Suecas (21-7-2012) y Lles glosaba en el diario oscense que “Justin Adam & Juldeh Camara llevaron el mejor blues africano. El trance infinito” (26-7-2012). Aragonian con su propuesta de fusión instrumental y Tutero representando el flamenco de la tierra, completaron las actuaciones en los escenarios principales, sin olvidar conciertos familiares, cuentacuentos, pasacalles, talleres, exposiciones… parte esencial de la vida del festival que “se programa para ese turismo cultural capaz de atravesar España para asistir” (Ismael Gónzalez Arias, El Comercio de Gijón, 28-7-2012). 

Como balance, El Periódico de Aragón (28-7-2012) reflejaba La Diputación de Huesca, presidida por Antonio Cosculluela, ha mantenido un gran nivel en Pirineos Sur. Buena afluencia de público y repercusión hacia el exterior siguen mostrando la validez de un festival señero”, mientras que para Mariano Gallego (Heraldo de Aragón, 19-7-2012) ”un festival que si no existiese habría que inventarlo”, son solo algunas de las manifestaciones vertidas. No es nada fácil la opinión unánime de gestores culturales, empresarios, políticos, medios de comunicación y la respuesta masiva del público. Pirineos Sur lo ha conseguido, felicitémonos por ello.

¿Por qué democracia apostamos?


Dos personalidades de la cultura ideológicamente distantes han comentado las recientes convocatorias del 25S y 29S. El poeta Luis García Montero, impulsor del nuevo partido Izquierda Abierta, lo hacía con una entrada en el blog “La realidad y el deseo” de Público.es el pasado día 27[1] y José María Lasalle, Secretario de Estado de Cultura y del PP, el día 1 con el artículo de opinión “Antipolítica y multitud” en El País[2].

No pongo en duda la capacidad analítica de ambos, como tampoco su coincidencia al denunciar a los convocantes por un antipoliticismo y un sentimiento antipolíticos falso, al que es muy fácil recurrir para una más fácil deslegitimación, no son análisis aislados. Hace poco se presentaba “Jóvenes, culturas urbanas y redes digitales”, coordinado por el mejicano Néstor García Canclini, una referencia cultural indiscutible, donde reducía el 15M y el Movimiento 132 a una cuestión generacional. Análisis surgidos desde un cierto desconocimiento basados en posicionamientos muy determinados. Ignorando cómo se crean, se fraguan y se consolidan los procesos in situ, lo que impide entender la creación de grupos autónomos que intentan participar de otra manera, mostrando la calle como referencia, como espacio común, donde recuperar el debate público, ciudadano. 

Unos piden más y mejor calidad democrática, otros decretan leyes para que solo los más pudientes puedan presentarse a candidatos. Los otros recortan disminuyendo presupuestos en cultura, educación, investigación y cooperación sin apenas tocar los referentes a la Iglesia, defensa, dando cantidades millonarias a la banca. Unos trabajan en barrios evitando desahucios, tratando que la calidad de vida no disminuya asumiendo labores que debería hacer cualquier estado llamado democrático. Mientras exigen una democracia más real, directa, participativa, culturalmente plural, potenciando gobiernos abiertos, ciudades inteligentes, consultas ciudadanas regulares a través de las posibilidades que permita la sociedad en Red, los otros apoyan la restricción de ésta para complacer a las industrias del entretenimiento y del ocio, primando lo particular a lo colectivo.

Los avances de las últimas décadas, que nadie cuestiona, no deben ser la excusa ante la falta de crítica individual y colectiva reflejo de una sociedad aletargada, pasiva, de una clase política mayoritariamente anquilosada incapaz de ver nuevas realidades, la de la autojustificación permanente, surgiendo ante ello nuevas voces, tratando de dar respuestas de carácter absolutamente político, reclamando lo que muchos no hacen, que la política prime sobre la economía. Construir instituciones más plurales y sensibles, fomentando nuevas maneras de participación. Que los programas electorales sean contratos entre candidatos y ciudadanos, que estos últimos puedan participar y sentir la política más cerca ¿Existe mayor compromiso con la democracia que este tipo de propuestas?

Los procesos cambian porque la sociedad lo hace. El hippismo dio paso al punk, coincidente con el final de la dictadura. La “movida” como fascinación democrática olvidó la realidad de muchos barrios. La multiculturalidad visualizó el hip hop al que replicó el indie con una visión más elitista. Trabajo colectivo, procesos colaborativos, compartir el conocimiento, fomentando la participación, decisiones y gestiones en común priman en la actualidad.

Estamos ante visiones diferentes de la democracia; una conocida, otra por construir. Algunos incapaces de comprenderlo, otros más conscientes saben que pueden perder determinados privilegios, ambos cuestionan estos cambios inciertos quedándose en las formas y no en el fondo. Los tiempos son los que son, nadie puede impedirlo. O más democracia o dictadura económica, no hay alternativas. Todos lo sabemos y tomamos partido en un sentido o en otro.