martes, 7 de agosto de 2012

Exquisita jornada musical en Noches de Ramadán 2012

Ayer lunes celebramos la tercera sesión cinematográfica de Noches de Ramadán 2012, ha sido con seguridad la más musical de todas. El plato fuerte era el estreno en Madrid, habíamos hecho en invierno un pase para amigas y amigos, de los dos documentales sobre las músicas de Marruecos, que Fermín Muguruza dirigió hace un par de años, para Al Jazeera bajo el título Next Music Station: Morocco.
Los dos documentales se fusionaron en uno, unos cien minutos de duración, y se han podido ver en los festivales de cine documental más importantes de África, América Latina y Europa, ganando el Premio Categoría Nacional en el último Festival In-Nedit de Barcelona, en el otoño pasado.
Con Fermín nunca hemos tenido una relación musical, ni en los tiempos de Kortatu, ni en Negu Gorriak, ni en sus proyectos más personales, hemos compartido una reciprocidad social incluso sin saberlo. En el año 2003, en pleno gobierno conservador de José María  Aznar, sufre junto con Manu Chao la presión de los medios de comunicación más retrógrados y tienen que suspender varios conciertos en Murcia y Málaga. Ese mismo año, nuestro vecino del barrio, Julio Medem sufre un acoso feroz a raíz de que su película La pelota vasca es denominada a los Goya. En la ceremonia de entrega de los premios unas cuantas amigas y amigos nos presentamos con camisetas Yo soy Julio Medem, Yo soy Fermín Muguruza, la Policía Nacional tuvo que protegernos antes las amenazas y agresiones de un grupo de falangistas en la puerta del Palacio de Congresos de Madrid, poco después iniciamos nuestra aventura musical por el Magreb.
Mientras Fermín realiza, junto a Javier Corcuera, Checkpoint Rock, una película sobre la música de Palestina que es premiada en el festival de cine de nuestro barrio, Lavapiés. A raíz de esa película el canal quatarí le encarga una serie de documentales sobre las músicas de los países árabes. Nosotros entre tanto editamos  “Guía de las músicas del Magreb” (Libia, Túnez, Argelia, Marruecos, Mauritania y Sahara Occidental) y tres libros-cds sobre las músicas de la zona y de Marruecos, el primero en el año 2000.

Para la realización de los documentales Fermín se puso en contacto con nosotros a través de la amiga común Sagrario Luna para que hicieramos la producción local y artística, fuimos los únicos productores extranjeros en realizar esta labor, en el resto de países  siempre la han realizado productores locales. Yolanda Agudo fue la persona encargada es la especialista en el Magreb de Fabricantes de Ideas / La Fábrica de Ideas, una de las áreas fundamentales de nuestro trabajo la otra América Latina.

Lo que vimos ayer es solo una pequeña muestra de la diversidad musical de Marruecos, en ciento veinte minutos es imposible contarla. Problemas para introducir los equipos de televisión en el aeropuerto de Tánger, nos hizo perder tres días de rodaje, de los quince previstos. Se ha intentado dar una visión plural en lo musical, en lo geográfico, en los estilos y en el género. De haber tenido más tiempos y recursos se habría incluido con toda seguridad, más músicas rifeñas, más del sur y bereberes, pero los tiempos y los presupuestos mandan.

Los problemas mencionados hicieron imposible, la cita estaba acordada, la presencia de The Master Musicians of Jajouca quizás  sea la ausencia más destacada, no por su música, si no por el significado.

Jajouca es una aldea rural a cien kilómetros de Tánger,  de unos quinientos habitantes hay que tomar la desviación Ksar-el-Kebir para llegar a ella, hasta hace poco era imposible encontrarla en los mapas de carreteras. A finales de los sesenta acabó allí, huyendo de la persecución policial británica por temas de drogas y sexo, Brian Jones, el legendario músico de los Rolling Stones, quizás el más innovador y vanguardista de todos ellos. Gracias a Paul Bowles conoció la aldea y sus músicos que contribuyeron a vencer su depresión conociendo otro tipo de ritmos musicales y propuestas de vida, realizando la primera grabación de lo que podríamos conocer como world music cuyas circunstancias merecen un texto exclusivo, como muy bien cuenta Daniel Rondeau ex redactor jefe de Liberation. Normalmente se atribuye a Paul Simon, David Byrne. Brian Eno o Peter Gabriel el protagonismo de haber introducido en nuestros mundos, este tipo de músicas, pero fue Jones quien realmente lo hizo. Su misteriosa muerte, en la piscina de Keith Richard nos dejó uno de los mayores misterios musicales sin esclarecer y la pérdida de un talento como pocos, un adelantado a su tiempo.

Antes de la proyección pasamos unos videos  de un artista absolutamente innovador que vive en nuestra ciudad, miembro del grupo Dremen, que algunos vimos por primera vez en directo como teloneros de la última gira de Asian Dub Foundation. Su historia es la de muchos ciudadanos y ciudadanas que han sufrido hambre, viajes, expulsiones e incluso la muerte en su intento por buscar un mundo mejor. Tawas es camerunés una persona que utiliza la música como herramienta de denuncia frente a abusos y arbitrariedades. Hoy después de siete años ya tiene su disco editado ente nosotros, aprovechamos el festival para ver brevemente su relato y un video grabado en el barrio, donde muestra su trabajo.

La gente llenaba por completo el Campo de Cebada en una jornada emotiva, magnífica y de mucho significado para nosotros. Hoy, y durante toda la semana, más.

No hay comentarios: