domingo, 11 de marzo de 2012

Adiós compañero Benjamín

Conocí a Benjamín Escoriza en el año 1992 ó 1993 en Antena 3TV. Trabajaba en el archivo de cintas del canal de televisión. Todas las semanas me tocaba ir a los estudios de San Sebastián de los Reyes y siempre encontrábamos un hueco para hablar. Me comentaba que habían creado un grupo que era la hostia y que el disco era estupendo, algo obvio, casi todos los artistas hablan así de su primera obra.


Un día me invitó a escucharlos en directo en La Taberna Encantada, en Lavapiés, me comentó hasta lo que les habían pagado. Era poco, pero en aquellas fechas siempre se pagaba a los artistas al mostrar su trabajo. En aquel minúsculo escenario, eran diez, descubrí a Radio Tarifa y me quedé prendado de Rumba Argelina, el nombre de aquella primera grabación. Empezamos a trabajar juntos en Yeiyeba (músicas del mundo) que comenzaba su andadura como oficina de conciertos.

El disco me acompañó durante un viaje de un par de semanas por Marruecos, en una ruta improvisada con una buena amiga de Cadena Dial. Al volver esta entregó a Paco Herrera, director de la cadena, una copia de aquella grabación. En la convención anual, que se celebró en Gijón, le dieron otra a José María Cámara máximo responsable de BMG. Poco después ficharon por la discográfica de Conde Orgaz. Me tocó hablar, lidiar, con más de un responsable jurídico sobre determinados derechos. Conocí a Álvaro de Torres, Javier Liñán y Juan Alberto Arteche, productor de aquella grabación y responsable del sello Música sin Fin, entre otros.


Empezaron los conciertos: Womex, Pirineos Sur, Veranos de la Villa, Europa, Marruecos... el grupo creció y creció y dejamos de trabajar juntos. Del trío que era realmente la formación solo he mantenido relación, cariño y amistad con Benja. Más de una vez le tuve que llevar a su casa a ochenta kilómetros de Madrid. Tardes en Casa Patas, noche en Candela. Hace unos años coincidimos de madrugada en un bar del barrio el Nuevas Tendencias, nosotros nos fuimos al amanecer. Luis Calvo, director de Pirineos Sur y el continuaron durante el resto del día. Con Yolanda se intercambió anillos de amistad, como cuando de pequeños hacíamos pactos de sangre. Ella y Luis me comentaron sus palabras sobre mi persona.


Solo puede decir: GRACIAS.

Por lo que compartimos y realizamos. Por las cervezas, vinos y copas de tardes, noches y madrugadas. Mi viene a la memoria una noche flamenca compartida con Dissidenten en Granada. Por las alegrías y las desilusiones. Por tu talento, tu música, tu amistad, tu reconocimiento.

Hasta siempre compañero.



Te queremos.

1 comentario:

Elisabeth Vázquez dijo...

Gracias por tus palabras Rubén y por haber dado el empujón a Radio Tarifa, he visto a mucha gente disfrutar de sus conciertos y Benjamín gozaba cada vez que subía al escenario. Mucho compartido...