sábado, 3 de diciembre de 2011

¿Nueva realidad?

Al final no salió adelante el reglamento que desarrollaba la llamada Ley Sinde, que según bastantes informaciones se había pactado con el PP desarrollar antes del cambio de gobierno. La presión también ha sido muy importante desde el PSOE. Algunos ministros se negaron rotundamente a su aprobación. Me gustaría creer que es por un planteamiento ideológico, pero me temo que es una deriva coyuntural. Si no fuera así no habría salido adelante dicha normativa, en su día, en el Congreso.

Una vez más la presión en la Red ha tenido mucho que ver en ello. La movilización producida, desde que se supo que estaba incluida su discusión en el la mesa del Consejo de Ministros no ha cesado, se ha convertido en la herramienta más útil.

Es difícil de entender el desgaste sufrido por el gobierno de ZP por esta normativa impuesta por las industrias culturales, con la administración estadounidense realizando todo tipo de presiones. Ya se sabe para controlar el mundo es imprescindible controlar las ideas. Algún día se entenderá que fue el principal motivo por el que una buena parte de su base social le dio la espalda. Tampoco son entendible sus últimas decisiones como el apoyo al escudo antimisiles estadounidense, con el correspondiente aumento de tropas de ese país en la Base de Rota, el apoyo vehemente a la intervecnión de la OTAN en Libia o el induto al ex-consejero del Banco de Santander Alfredo Sáenz, también acordado con el futuro gobierno del PP.

Pero las cosas parece que ya no son como eran y parecían. Una multitud anónima ha pasado a formar parte del elenco de personas a las que no se puede obviar. Quién lo haga deberá asumir las consecuencias. La Red es la herramienta y el arma fundamental.
¿Estamos ante una nueva realidad? ¿Ante nuevas maneras de intervención? Parece ser que sí. Aunque realmente me parece poco posible, que determinados profesionales de la política se percaten de ello, actuando en consecuencia.

No hay comentarios: