jueves, 3 de noviembre de 2011

George Papandreu

Preocupante las respuestas de llamada democracias a la pretensión del Primer Ministro griego George Papandreu de convocar un referéndum para que su país opine sobre el llamado “plan de rescate”. Para algunos analistas independientes  que lo que realmente se quiere salvar son entidades financieras alemanas y francesas.
La conjunción entre el interés financiero y la clase política se manifiesta con más claridad que nunca. La dictadura económica, encabezada políticamente por el francés Nicolas Sarkozy y la alemana Angela Merkel, convoca al dirigente griego a Cannes para reprender y leerle la cartilla. El castigo comienza con la paralización de una ayuda de 8.000 millones de euros acordada hace unos días. La CNN muestra un mapa donde  la ciudad francesa de la cita se encuentra entre Galicia y Asturias, lo que evidencia el rigor informativo que a veces tiene dicha cadena.
Papandreu seguramente tendrá que echar marcha atrás. Dimitirá por su osadía de no seguir las órdenes dictadas externamente, de obligado cumplimiento. La presión volverá a poner de manifiesto que los ciudadanos y ciudadanas de este viejo continente importamos cada día menos, hasta el extremo de intentar convertir en amenaza cualquier consulta popular y a los que las apoyan en auténticos traidores.

No hay comentarios: