jueves, 30 de junio de 2011

Plazas de la Cultura




Cartel de Pablo. Integrante del Colectivo 15M del Barrio de los Austrias (Madrid).



El mundo oficial de la cultura está en debate. La crisis y los últimos acontecimientos político-sociales han encendido discusiones que hasta ahora se mantenían en el ámbito privado. En una reunión de compañías de teatro se mantiene el alejamiento del público. Triste paradoja. Cultura para autosatisfacción exclusiva de autores y actores, ajena totalmente a la ciudadanía.



La banalidad es lo habitual. Se entiende cultura con grandes equipamientos, reflejo de un desarrollo económico basado en el ladrillo, y con estrellas omnipresentes del espectáculo. La ciudadanía es insignificante. Un juego donde los medios de comunicación tienen mucho que ver. No extraña la reacción de buena parte de ellos ante el movimiento del 15-M. Se les exige, en apenas mes y medio lo que no se ha demandado en décadas ni a los propios medios ni a la clase política. Reclaman una transparencia que han ahogado durante años. No son capaces de entender que la ciudadanía va mucho más allá de los intereses personales. No producen indignación, solo risa, comentarios como los de Carod Rovira pidiendo que los indignados se fueran a mear a España, por manifestarse con consignas en castellano en la Plaza de Catalunya, o los de González Pons buscando un interlocutor con quien hablar. La interlocución es social. Solidaria con lo que acontece en Madrid, Barcelona, Rabat, El Cairo o Atenas. Son incapaces de comprender lo que significa que cada día, cada semana… cientos de personas de todas las edades debatan en nuestras plazas aconteceres políticos y sociales, cercanos o lejanos. No lo entienden porque viven en un aislamiento institucional alejado de la ciudadanía, los ciudadanos, las personas fruto de una estructura de Estado que ha quedado obsoleta.



A la cultura le ocurre lo mismo. Cuando la expresión artística está alejada de la gente no tiene sentido. Hay que aparcar egos y pensar en colectivo. La ocupación de plazas no debe ser algo anecdótico. Son Plazas de la Cultura. Ágoras ciudadanas donde expresarse, charlar, convivir… espacios de auto reflexión y contraste. Lugares creativos descentralizados donde crear barrios y comunidad plantando cara a burocracias e injusticas generalizadas. Ocupación del espacio común por gente corriente, organización colectiva. Cuando la expresión artística está alejada de la ciudadanía no tiene sentido. Hay que fomentar la autoexpresión, la autorealización, la autosuperación, trabajar y/o luchar contra la resignación. Recuperar el espíritu surrealista, letrista. El Movimiento COBRA, la Bauhaus Imaginista, la Internacional Letrista, la Situacionista... Es lo más interesante del movimiento 15-M. Romper con lo establecido artísticamente, asociado al poder –no confundir exclusivamente con el Gobierno– en sus múltiples facetas, contribuyendo a transformar esa realidad sectaria, burocrática, institucional.



Un proceso de cambio histórico universal, donde el arte en su versión actual va a sucumbir. El futurismo está presente. Los actores no van a ser los de siempre. Los canalizadores de información y conocimiento tendrán menos peso, se está rompiendo el aislamiento promovido desde el poder y las grandes corporaciones. La quiebra del modelo de comunicación debería generar autocritica y reflexión, algo imposible en el panorama actual. Cambia el lenguaje y la relación entre las personas, algo que no quieren ver aquellos que son conscientes de que lo que beneficia a la mayoría significa pérdida de privilegios de la minoría. Las Plazas de la Cultura es el lugar para crear comunidad, confianza y relación vecinal, rompiendo con el modelo de ciudad pensado contra los ciudadanos. Algo inédito entre nosotros, solo por eso el 15-M habrá valido la pena.

1 comentario:

h dijo...

aunque no sea el mejor lugar para tal petición, no se me ocurre otro. No encuentro los apuntes que nos repartiste el lunes en la plaza para empezar a pensar en una posible línea teórica de todo lo que se viene haciendo desde la cultura. Quiero leerlo antes de la reunión de esta noche para que lo comentemos todos juntos. Me lo puedes pasar por mail? jelellanos@gmail.com (helena), desastre soy, mil gracias! nos vemos