jueves, 30 de septiembre de 2010

30 de septiembre de 2010


30 de septiembre de 2010


30 de septiembre de 2010


30 de septiembre de 2010


30 de septiembre de 2010


30 de septiembre de 2010


30 de septiembre de 2010


30 de septiembre de 2010


30 de septiembre de 2010


30 de septiembre de 2010


miércoles, 29 de septiembre de 2010

29 de septiembre de 2010


29 de septiembre de 2010


29 de septiembre de 2010


Constitución española

Constitución española: Artículo 28.

Todos tienen derecho a sindicarse libremente. (…)

Se reconoce el derecho a la huelga de los trabajadores para la defensa de sus intereses.

29 de septiembre de 2010


20 de septiembre de 2010


29 de septiembre de 2010


29 de septiembre de 2010


29 de septiembre de 2010


29 de septiembre de 2010


29 de septiembre de 2010


29 de septiembre de 2010


lunes, 27 de septiembre de 2010

José Antonio Labordeta: un hombre sin más


Para los que no somos aragoneses pero tenemos una especial vinculación con Aragón, la persona de José Antonio Labordeta ha sido fundamental para amar esa tierra y a sus gentes. Una de las primeras revistas culturales que leí en mi época de bachillerato fue Andalán, aquella publicación autogestionada ponía de manifiesto una manera de entender la acción colectiva. Como lo fue su primer disco, editado por Edumsa, editorial puesta en marcha a finales de los sesenta por la voluntad –y el dinero– de 110 universitarios madrileños. La forma de contactar con los nuevos artistas se realizaba con la publicación de un anuncio en Cuadernos para el Diálogo donde se les solicitaba materiales. Labordeta, entonces profesor de Federico Jiménez Losantos en Teruel, mandó allí su cinta que le permitió grabar su primer disco donde se incluye:

“Es para usted que está en la burguesía /Es para usted que va hacía la oficina / Es para usted que muere día a día /Para quien yo canto esta melodía”. (Réquiem por un burguesito)

Por Andalán conocimos las Jornadas de Música Aragonesa o los ciclos “Otra música” que organizaba Radio Popular de Zaragoza, quién te ha visto y quién te ve, donde se realizaban programas como Alrededor del reloj. El franquismo está agonizando y los más jóvenes acudíamos a los conciertos más complicados en pandilla, para disfrutar de la música y, si era posible, ligar. La primera vez que le escuché en directo fue en el antiguo Teatro Barceló, hoy convertido en la discoteca Pachá de Madrid. Salimos cantando “El canto a la libertad”, no la concluimos, la policía lo impidió. Pero tuvimos suerte de poder completar el concierto en su totalidad, lo habitual era la cancelación previa. Elisa Serna puede dar buena fe de ello, sufriendo más de treinta prohibiciones en un trimestre, según publicó Triunfo en su momento.

Una de mis primeras casetes fue Cantar y callar con prólogo de Manuel Tuñón de Lara que ayer volví a leer. Nuestro historiador más ilustre comentaba en 1974: “Al cantar, Labordeta, define Aragón. Quizás sea su mejor ilustración.

“Palabras para cantar /Palabras para reír /Palabras para llorar / Palabras para vivir /Palabras para gritar /Palabras para morir”. (Palabras)

Mucho se ha hablado de su figura como compositor, cantante, poeta, escritor, activista, político, viajero… pero lo realmente significativo es que ha sabido reflejar su realidad con una visión tan vital, cercana y próxima, que nos hizo aproximarnos a su tierra con curiosidad la primera vez, para quererla y disfrutarla con posterioridad. “Polvo, niebla, viento y sol /y donde hay agua una huerta. /Al norte los Pirineos /esta tierra es Aragón. /Al norte los Pirineos /y al sur la sierra callada, /Pasa el Ebro por el centro /con su soledad a la espalda. /Dicen que a tierras al este /donde se trabaja y pagan. /Hacia el oeste el Moncayo /como un dios que ya no ampara” (Aragón). Un ejemplo análogo, a otro nivel, es la proyección Pablo Guerrero / Extremadura: “Tierra de conquistadores /que apenas te dieron nada” (Extremadura).

Sus poesías, músicas y canciones muestran la vida, su vida.

“Duerme lucero mío, /que ya se aproxima el día /quiera Dios que cuando crezcas /tu suerte no sea la mía” (Nana para dormir un niño en la montaña). “Yo soy igual que mi padre. /Mi padre fue labrador, /yo soy igual que mi padre. /El camino, /la lluvia, /el viento, /el sol. /La tristeza, /el pedrisco, /el árbol sin flor. /El hambre, /el trabajo, /el esfuerzo, /el dolor. /El cansancio, /la tierra, /la muerte, /el adiós. Todo es igual ayer /y hoy. (Yo soy igual). “Recuérdame /como un árbol batido /como un pájaro herido /como un hombre sin más. /Recuérdame /como un verano ido /como un lobo cansino /como un hombre sin más. (Ya ves). “Vamos /a hacer con el futuro /un canto a la esperanza /y poder encontrar /tiempos /cubiertos con las manos /los rostros y los labios /que sueñan libertad”. (Somos).

Una realidad compleja y dura abordada con lirismo:

“De cien vecinos que éramos, ya sólo quedamos dos… Don Florencio que es el amo, y un seguro servidor” (Meditaciones de Severino El Sordo). “Siempre te recuerdo vieja, /sentada junto al hogar, /acariciando la lumbre, /la cadiera y el pozal. /La tristeza de tus ojos /de tanto mirar, /hijos que van hacía a Francia, /Otros hacia la ciudad” (La vieja). “De un lado al otro del pueblo /a pesar de todo andas, /para ver dónde te tumbas /y nunca más te levantas.” (Por el camino del pueblo).”Esas arcillas viejas, /esas arcillas pobres, /sólo crían miseria, /sólo producen hambre”. (Las arcillas).

Un compromiso colectivo a los que puso letra y voz:

“Caminaremos /hasta el instante /en que la lluvia /crezca la libertad” (Caminaremos). “Habrá un día en que todos al levantar la vista veremos una tierra que ponga: libertad” (Canto a la libertad). “Ya viene marzo con flores /y con claveles abril /para que mayo nos traiga /la alegría de vivir” (Ya viene marzo con flores). “Deja la puerta abierta /el árbol y la luz /pues siempre espero ver /que me saludas tú: /pequeña, dulce, /triste y hermosa /libertad” (Abrí todas las puertas). “Salimos adelante /nunca sé la razón /quizás como testigos /o náufragos o heridos /para plasmar la voz /el nunca la alzó”. (Rosa, rosae). “Vamos ahora, compañeros, /y a seguir hacía adelante /la lucha no ha terminado. /Defendamos los salarios, /los panizos y los ríos, /la igualdad entre los hombres, /las montañas y los trigos”. (Compañeros). “Une tu mano conmigo /une tu mano y verás /como los que nunca oyeron /empezarán a escuchar”. (Cantes de la tierra adentro).

Un reconocimiento a los que nos abandonaron antes de tiempo como su hermano Miguel, poniendo música a su poema: “¡Arriba hermano hombre! /¡Arriba sobre tus sueños de alegría despedazada! /Como un rayo asesinas las nadas circundantes /y en un pozo de sangre /ilusionas tus dones fracasados” (Hermano hombre).

El pasado sábado 18 de septiembre nos dejó. Ha habido unanimidad hacía su persona. No ha tenido que abandonarnos para ser reconocido. Los músicos aragoneses ya lo hicieron en Labordeta: nueva visión, realizando una docena de ellos versiones muy especiales de algunas de sus más conocidas en canciones, con motivo de la edición de 1999 de Pirineos Sur. El resultado se plasmó en un libro-cd de igual título. Incluso los que le acusaron en el Congreso de Diputados de torturarles con sus canciones, se han querido apuntar a un carro que siempre ha viajado en dirección contraria. Forman parte de la hipocresía continua de parte de nuestra clase política. Son los mismos a los que no dudó en mandar a la mierda cuando no le permitían expresarse libremente en el hemiciclo.

Hoy quizás hay más motivo que nunca para volver a escuchar:

“Canta compañero, canta

Que aquí hay mucho que cantar;

Este silencio de hierro

Ya no se puede aguantar”

(Canta, compañero, canta).

lunes, 20 de septiembre de 2010

"Ya ves" (José Antonio Labordeta)

Es posiblemente mi canción preferida de Labordeta. Buscándola en video he encontrado este montaje excelente de Juan Miguel Morales López, para ilustrarla.

video

Ya ves

que vamos avanzando

cumpliendo este camino

no lo sé

ya ves.

Ya ves

que vamos recordando

creciendo hacia el ocaso

no lo sé

ya ves.

Ya ves

qué pálidas palabras

se pierden en la noche

sin hallar solución.

Ya ves

que hemos ido surgiendo

de inciertas duras voces

de desesperación.

Recuérdame

como un árbol batido

como un pájaro herido

como un hombre sin más;

recuérdame

como un verano ido

como un lobo cansino

como un hombre sin más.

Ya ves

que fuimos agrietando

los muros mantenidos

no lo sé

ya ves.

Ya ves

que estamos añorando

unos niños perdidos

no lo sé,

ya ves.

Ya ves

que voces diferentes

se cruzan en el alba

buscando la verdad.

Ya ves

que fuimos puente herido

de abrazos detenidos

por ver la libertad.

"Somos" (José Antonio Labordeta)

video

Somos

como esos viejos árboles

batidos por el viento

que azota desde el mar.

Hemos

perdido compañeros

paisajes y esperanzas

en nuestro caminar.

Vamos

hundiendo en las palabras

las huellas de los labios

para poder besar

tiempos

futuros y anhelados,

de manos contra manos

izando la igualdad.

Somos

como la humilde adoba

que cubre contra el tiempo

la sombra del hogar.

Hemos

perdido nuestra historia

canciones y caminos

en duro batallar.

Vamos

a echar nuevas raíces

por campos y veredas,

para poder andar

tiempos

que traigan en su entraña

esa gran utopía

que es la fraternidad.

Somos

igual que nuestra tierra

suaves como la arcilla

duros del roquedal.

Hemos

atravesado el tiempo

dejando en los secanos

nuestra lucha total.

Vamos

a hacer con el futuro

un canto a la esperanza

y poder encontrar

tiempos

cubiertos con las manos

los rostros y los labios

que sueñan libertad.

Somos

como esos viejos árboles.

jueves, 16 de septiembre de 2010

Reflexiones tras el ramadán

Comienzo a escribir este texto en el avión que nos conduce de Las Palmas de Gran Canaria; es sábado 11 de septiembre último día del ramadán. Este año el mismo ha trascurrido con polémicas contínuas por los incidentes en la frontera de Melilla, el maltrato a ciudadanas y ciudadanos canarios en El Aaiún por su participación en una manifestación declarada ilegal por las autoridades marroquíes, por la pretensión de pastor evangélico Terry Jones de quemar públicamente coranes y por supuesto por la coincidencia de la finalización del mes sagrado musulmán con el noveno aniversario de los atentados a las Torres Gemelas neoyorquinas por parte de Al Qaeda.

Después de años de viajar y trabajar con artistas, periodistas y ciudadanos de toda condición de diversos países árabes, se puede afirmar que la mayoría de los que están escribiendo y comentando la realidad de estos países desconocen en buena medida su realidad y la de sus gentes corrientes. Como comenta el maestro Enrique Meneses en su autobiografía Hasta aquí hemos llegado, muchas de estas informaciones son escritas desde cómodas redacciones con pocos visos de realidad y por supuesto, habría que añadir, sin contrastar.

Mientras esperamos la llegada de varios artistas en el hotel canario donde nos alojamos, ojeo El Mundo, donde Salvador Sostres publica “Ellos queman más” y se explaya con lo siguiente: “Por consiguiente, no hace falta ningún pastor Jones para que crezca la amenaza islamista en Barcelona o en Madrid, en Milán, en Viena o en París. En las propias mezquitas cuya construcción defienden tantos socialdemócratas políticamente correctos se predica el odio al mundo libre y la destrucción de Occidente”. Habría que preguntarse qué manifestarían estos ideólogos de la islamofobia si se comentara en algún medio de comunicación de un país musulmán, que todos los seguidores de la Iglesia católica están implicados en abusos sexuales a menores o que la totalidad de los protestantes son fanáticos dispuestos quemar todos los libros sagrados que no coinciden con sus creencias. En la portada del mismo diario podemos leer “El imán más fanático reúne en Lérida a 3.500 seguidores”, otro ejemplo de manipulación para fomentar la crispación y la fobia hacía los musulmanes.

Son los mismos propagandistas que aclaman a un Aznar durante el Congreso Judío Mundial donde pretende ridiculizar al Presidente Obama, poniendo en cuestión el inicio de diálogo entre judíos y palestinos y que no dudan en aplaudirle cuando acude a echar gasolina al fuego prendido en la frontera de Melilla por los incidentes promovidos por integrantes de diferentes asociaciones marroquíes. Conflicto que logra unir a Libertad Digital o El País para responsabilizar de los mismos a las autoridades y servicios secretos del país vecino, eso sí sin aportar ninguna prueba concluyente en que basan dichas afirmaciones. Aún siendo esto cierto ¿alguien puede ignorar que los servicios secretos de nuestro país lógicamente también actúan en la zona?

Los sonidos de guerra al ex presidente le deben excitar y producir enorme satisfacción, como a Charles Chaplin en El gran dictador. Ocurrió con la Guerra de Irak y con el conflicto de Isla Perejil o Leila, cosechando un éxito militar sin precedentes saldado con la muerte, por estrés, de media docena de cabras que no pudieron soportar el despliegue desproporcionado de nuestro ejército para recuperar un territorio deshabitado, del que no se tienen noticias de ningún acuerdo multilateral donde se especifique la titularidad del islote, ni en el Tratado de Fez (1912) que cedía la soberanía de Marruecos a Francia, ni en el de independencia marroquí de 1956. Tampoco parece estar incluido en los territorios que se detallan como propios en el Estatuto de la Ciudad Autónoma de Ceuta, distante a unos ocho kilómetros.

La visita del ex presidente a la ciudad de Melilla fue defendida como un acto de valentía y patriotismo, cuando la misma seguramente tiene más que ver con intereses personales y económicos. Una vez más anteponía su interés a los del país, poniendo otra vez en serio compromiso a su partido en una cuestión tan delicada y compleja como ésta.

En varias webs se menciona su amistad y relación con Marc David Rich, empresario judío nacionalizado español que ocupó durante cierto tiempo una posición de honor entre los criminales más buscados por el FBI. Propietario del fuel derramado por el Prestige y uno de los grandes financiadores de las campañas electorales de George W. Bush y de Ariel Sharon. Condenado en 1980 por tráfico de armas en nuestro país, logró la libertad gracias a los buenos oficios de Pío Cabanillas padre. Posteriormente fue condenado por el mismo motivo en Estados Unidos, solicitando su indulto personalidades como el rey Juan Carlos o el Premio Nobel Camilo José Cela. Perdón concedido por Bill Clinton, parece ser, tras una aportación cuantiosa para su campaña electoral. En varias fuentes también en Internet se mencionan las relaciones de los Aznar con determinados lobbies judíos a través de su yerno Alejandro Agag. Nadie en la prensa convencional se ha preguntado sobre qué hay de cierto en todo esto.

Es evidente que hay más intereses escondidos que los que se comentan. Incluso algún responsable de las asociaciones de solidaridad con el pueblo saharaui añora la dureza del gobierno de Aznar con Marruecos, como recoge la misma edición de El Mundo del pasado viernes.

No es de extrañar que con estos comportamientos y otros surjan propuestas como las mantenidas por Nuredín Miftah, que en una editorial en el primer semanario marroquí Al Ayam sugiere la realización de una nueva marcha, esta vez blanca, argumentando lo siguiente: “La diplomacia marroquí habla un idioma que los marroquíes siguen sin entender, es demasiado suave, a veces brusco, en general su característica más destacada es la confusión” para concluir, “si un grupo de españoles es capaz de organizar una flotilla a El Aaiún, nosotros también somos capaces de poner en marcha una segunda Marcha Verde hacia Ceuta y Melilla, y que esta vez sea una Marcha Blanca exitosa, sólo entonces tomarán en serio nuestras decisiones. Primero tenemos que crear las circunstancias internas para un sólido frente nacional con serias posturas y no lemas vacuos.” (Artículo traducido por el Boletín de Prensa Magrebí de Al Fanar Traductores. www.boletin.org/index.jsp)

A pesar de las manifestaciones interesadas o silenciadas es evidente que la crispación que se dice vivir no es real cuando estás presente en los diferentes escenarios y territorios. Las relaciones y comportamientos en la mayoría de las ocasiones son cordiales y de respeto. Podrían ser todavía mejores si se entendiera que las mismas siempre deben ser de igual a igual, con honestidad, sinceridad, respetando creencias y diferencias, entre vecinos que están obligados a entenderse y cooperar. El mejor ejemplo lo hemos vivido en nuestras propias carnes. Solamente cuando Francia comprendió nuestra realidad, cuando las autoridades galas alcanzaron a entender lo que suponía para la sociedad española las acciones de ETA, cuando respetaron nuestra idiosincrasia y nos trataron en un plano de igualdad, los éxitos de todo tipo se incrementaron. De aquel cambio de actitud francés deberíamos aprender y obrar de la misma manera con nuestros vecinos del Sur, pensando que las relaciones internacionales deben ser de igualdad entre los implicados y no solamente cuando se es el beneficiado. Las relaciones vecinales se construyen así y no fomentando enfrentamiento tras enfrentamiento.

Los que creemos en el papel activo de la cultura y que la misma va más allá de su mero consumo, tenemos una responsabilidad en forzar conocimientos y entendimientos. En momentos en que los derechos culturales están disminuyendo, promoviéndose una acción cultural pasiva dirigida desde las grandes industrias culturales y de ocio con el asentimiento de las instituciones, es más que evidente que se debe actuar con audacia y firmeza sin renunciar a los principios de la democracia cultural.

Mostrando que tras los conflictos se esconden intereses personales y económicos amparados en lenguajes populistas y patrioteros. Es preciso expresar la realidad de las diferentes ciudadanías más prestas al diálogo y el entendimiento que la que parecen tener algunos de los líderes que dicen representarnos. La diferencia de prioridades de unos y otros cada vez parecen estar más lejanas.

No se puede achacar y responsabilizar a todos y todas por igual de los fracasos de la política, la economía y del aumento de los conflictos internacionales. La misma es de aquellos profesionales de lo público que siempre priman lo personal sobre lo colectivo. Su ineptitud no debe hacernos cómplices de recortes de derechos, ni del aumento de tensiones bilaterales. Tampoco deben utilizarnos de punta de lanza para propiciar políticas todavía más reaccionarias en derechos ciudadanos. La concentración sindical de hace unos días en Vista Alegre de rechazo a las políticas recientes de gobierno, tienen cierta semejanza con cualquier acto conservador sea éste de carácter social o político. Los dirigentes sindicales deberían tener cuidado en sus estrategias que partiendo de la razón confunden por un diseño erróneo en la comunicación que puede propiciar resultados inversos a los deseados.

La cultura en estos momentos tiene mucho que decir, ya que está en juego un modelo de sociedad. El silencio es significativo. La falta de ideas y propuestas llama la atención. Aunque más sorprendente es la respuesta ante un acto exclusivamente más próximo y propagandístico como La Noche en Blanco de Madrid. Iniciativas así son la negación de la cultura y su uso exclusivamente consumista. La NO cultura de todo el año parece suplirse por una serie de actividades que quieren mostrar algo inexistente. El declive cultural de la ciudad es cada vez más evidente. No hay ninguna actividad cultural municipal reconocible a nivel internacional. El eje Recoletos-Atocha se basa en políticas estatales y privadas. La apuesta municipal del Matadero no es sentida en la ciudad ni por sus ciudadanos y ciudadanas. No hay tejido cultural ni se apuesta por su creación. La Noche en Blanco es una noche para ocultar recortes presupuestarios en equipamientos, servicios y actividades. Una noche que pretende olvidar el resto de las noches del año donde el acoso a lugares de música en directo, salas alternativas o a la simple utilización de la calle como espacio público es lo habitual. Una noche que instrumentaliza de forma partidista la acción de colectivos y personas que no tienen en la mayoría de las ocasiones formas para difundir sus actividades el resto del año. Una noche a la que se destina cerca de un millón de euros mientras que a promotores y artistas que participan en los Veranos de la Villa y otros eventos se les niega todo tipo de ayuda, corriendo los mismos con todos los riesgos de las actuaciones que luego el Ayuntamiento difunde como propias. Ante este tipo de política no parece existir alternativa alguna y las pocas que existen brotan de sectores minoritarios de la sociedad madrileña.

En momentos tan convulsivos como los actuales es necesaria una regeneración de mensajes, ideas y una renovación de personas. No parece que esto vaya a ocurrir en nuestro entorno. Avances que parecen más visibles en lugares no muy lejanos, en muchas ocasiones sin apenas relación con las políticas oficiales. Quizás esto moleste y por ello se tiende a su descrédito utilizando para ello todos los resortes posibles, incluida la manipulación informativa.

martes, 14 de septiembre de 2010

Recomponer las relaciones con Marruecos

Artículo de opinión del Profesor Ignacio Sotelo aparecido hoy en El País.

www.elpais.com/articulo/opinion/Recomponer/relaciones/Marruecos/elpepuopi/20100914elpepiopi_4/Tes

Me temo que a los mismos a los que les saca de quicio el nacionalismo catalán o vasco, incluso tal vez a algunos de los que denuncian el nacionalismo como la estupidez que más males ha causado en el siglo XX, les pueda irritar una disquisición sobre Ceuta y Melilla que no considere eterna la pertenencia a España. Son plazas de soberanía española y sería un crimen de lesa patria poner en duda la integridad territorial de la nación. No somos pocos, sin embargo, los que pensamos que el verdadero crimen lo cometen los fanatismos de todo tipo que bloquean la reflexión que ponga en tela de juicio dogmas sagrados.

Melilla está bajo dominación española desde 1497 y Ceuta, después de la independencia de Portugal, elige en 1640 permanecer española. Empero no vale apelar a la antigüedad de la presencia española para defender una indefinida, ni tampoco el hecho de que el Reino de Marruecos sea posterior suprime el derecho a reclamarlas. La historia ya se encarga de estudiar el papel que estas plazas desempeñaron en los siglos XVI y XVII en la lucha contra la piratería y la amenaza musulmana, o en las ambiciones colonialistas en la segunda mitad del XIX y los dos primeros decenios del XX. Dejemos el estudio del pasado a los historiadores y ocupémosnos de lo que ahora importa, el papel que Ceuta y Melilla -centros de comercio informal, a la vez que puntos de fricción- juegan en las relaciones con Marruecos.

Nada dificulta tanto la solución de litigios internacionales o nacionales como sacar a relucir los llamados "derechos históricos". No se puede ser crítico a que el nacionalismo periférico los invoque, y traerlos a colación ante Marruecos, para luego negarlos a los que sueñan con la reconquista musulmana de Andalucía. Recomponer a la larga las relaciones con Marruecos supone dejar a un lado la discusión histórica y jurídica de los derechos de España y de Marruecos sobre las dos ciudades, tomando en consideración únicamente los intereses de ambos países en el momento actual.

Desde una racionalidad que aspire a obtener resultados, al tratar de nuestras relaciones con Marruecos, debería ser obvio empezar por dilucidar la relación existente entre los costos de mantener la soberanía en estas ciudades y los beneficios que se derivan para España, y no solo para unos cuantos cientos de comerciantes y funcionarios. Llama poderosamente la atención que al enfrentarnos a los ya frecuentes conflictos con Marruecos, permanezca en un trasfondo oscuro la reivindicación de estas dos ciudades, que en Marruecos ocupa un lugar preferente. No parece descabellado pensar que la causa del silencio español sea el viejo nacionalismo, que algunos se empeñan en atribuir en exclusiva a nuestros connacionales del norte, que es el que impide que nos preguntemos, si beneficios y costes, tanto de la permanencia, como de una posible salida negociada, avalan o no, la política que se lleva a cabo. Incluso si el tema no incidiera en las relaciones con Marruecos, y evidentemente no es el caso, podríamos llegar a la conclusión de que convendría ir pensando en retirarnos, simplemente como una forma de eliminar gastos superfluos por la presión de intereses muy particulares y vanos afanes de prestigio.

Aunque, como me temo, el balance fuera claramente negativo, tanto por la carga económica que representa para España, como porque abre una espita que Marruecos podría aprovechar en cualquier momento de debilidad, nadie en su sano juicio propondría el abandono inmediato, ni siquiera a corto plazo, de estas plazas de soberanía. Si seguimos sin hacernos cargo del problema, en una situación de emergencia habría que temer más bien una salida precipitada: de ello tenemos antecedentes, y no solo en el Sáhara occidental. En vez de ofuscarnos con mitos del pasado, lo racional sería iniciar negociaciones con Marruecos para encontrar una solución a largo plazo, digamos en 20 años, tiempo imprescindible para poder ir acoplando los distintos intereses de los españoles en ambas ciudades, pero también los de los marroquíes del entorno.

Encontrar una salida adecuada conviene a España, no solo por el aspecto financiero -nunca tiene sentido un gasto innecesario, que se justifica en prejuicios obsoletos- sino, en primer lugar, porque unas negociaciones inteligentes permitirían estrechar las relaciones políticas, económicas y culturales con Marruecos, que nos son cada vez más importantes. En un mundo globalizado, en el que las fronteras nacionales cuentan cada vez menos, la vecindad adquiere una nueva significación. Somos más interdependientes de cada parte del mundo, pero sobre todo de nuestros vecinos, al norte de los Pirineos y al sur del Estrecho. En el fondo, deberíamos considerar el desarrollo socioeconómico de Marruecos una cuestión de política interior, al depender de ella asuntos de tanta envergadura, como el control de la inmigración, o la amenaza terrorista, vinculada al islamismo radical.

Marruecos, como España, tienen su mayor mercado en la Europa comunitaria, y las relaciones con la Unión Europea es un tema central que nos vincula de manera positiva, si sabemos cooperar, o negativa, si las planteamos como una competencia desleal. Marruecos es el país que más se ha beneficiado de "la política europea de vecindad", pasando de la "cooperación" a la "asociación". En vez de despotricar por las exportaciones marroquíes, deberíamos aprovechar el envite, para no solo mejorar nuestra productividad agrícola, sino reconvertirla en una industrial que amplíe el mercado al otro lado del Estrecho. Contribuir al desarrollo socioeconómico de Marruecos es una forma de desarrollarnos nosotros mismos como país exportador de capital y tecnología.

Pese a tan largos lazos históricos, cualquiera que viaje por Marruecos comprueba la escasa presencia del español y la muy limitada de nuestros productos. Cambiarían significativamente las cosas si, además de la excelente labor de los institutos Cervantes, fuéramos capaces de patrocinar, por ejemplo, una Universidad Politécnica con profesores españoles, que contribuyera a expandir nuestra tecnología. No se trata ahora de hacer sugerencias de colaboración mutua, pero las posibilidades son muchas y muy variadas.

No se me ocultan los obstáculos que para la cooperación entre los dos países provienen de la parte marroquí, el mayor, que sea una democracia deficiente que se trasluce en corrupción, bajo nivel cultural y alta desigualdad social. Ello limita considerablemente, qué duda cabe, una política eficaz de desarrollo, pero el Marruecos de hoy no se diferencia mucho de la España de los años cuarenta y cincuenta, y logramos salir del pozo. He observado una cierta simpatía de los marroquíes por los españoles, siempre que sepamos respetarlos como se merecen. Pese a nuestra herencia árabe, en todo caso, conviene no olvidar que son tan orgullosos, pero mucho más astutos, que nosotros.

Ignacio Sotelo es catedrático de Sociología. Su último libro es El Estado social.

lunes, 13 de septiembre de 2010

El Mundo manipula un titular para atacar a los musulmanes de Lérida


Artículo aparecido hoy en Mundo Árabe.

www.mundoarabe.org/islamofobia_espana.htm

En su edición del sábado 11 de septiembre, el diario de Pedro J. trató de vender el rezo de la fiesta musulmana que celebra el fin del Ramadán como una reunión de 3.500 fanáticos en Lérida. La edición que había coincidido con el noveno aniversario de los ataques terroristas de Nueva York, publicó a toda portada un titular sospechoso y malicioso que no parecía tener otro fin que no sea el desatar una alarma social y vender más ejemplares de ese periódico.

El reportaje firmado por Ángeles Escrivá, redactora jefe del diario y conocida por sus vínculos con algunos círculos policiales, carece de cualquier sentido de profesionalidad periodística y ha sido elaborado a base de juntar parrafos y extractos copiados de informes que no tienen nada que ver con el titular que ocupa la portada del periódico.

El titular en cuestión dice: “El imam más fanático reúne en Lérida a 3.500 seguidores”, dando a entender que se trataba de una reunión de unos 3.500 fanáticos y no de un rezo de una fiesta que celebra el fin del Ramadán. El colmo de la manipulación de esta periodista queda al descubierto cuando el lector pasa a las dos páginas interiores que se supone deberían explicar esa imaginaria reunión de fanáticos y se encuentra con un reportaje sobre diez supuestos imames ultraconservadores y ninguna palabra sobre esa reunión o esos inventados 3.500 seguidores del imam fanático que vive en Lérida.

Los imames a los que hace referencia el reportaje pueden ser ultraconservadores o no, fanáticos que, en su caso, deben ser aislados por la comunidad o no, pero este hecho no convierte a los musulmanes que acuden a una oración en un templo en seguidores de este u otro imam, sea cual sea su ideología política u orientación religiosa. Dicho esto, está claro que es responsabilidad del Estado, sin especulaciones periodísticas, perseguir con la ley, encerrar y/o expulsar del país a aquellos que intenten hacer apología del terrorismo o violar las leyes vigentes.

Primera lección para Ángeles Escrivá: Acudir a misa y escuchar a Antonio Cañizares Llovera o Antonio Mª Rouco Varela no convierte a los presentes en fundamentalistas como ellos.

La manipulación es bien evidente al observar el engaño que hay en un reportaje amarillista que en las paginas interiores del periódico se limita a hablar de unos 10 supuestos fanáticos y en el titular estigmatizador de portada ataca a gran parte de la comunidad, convirtiendo a 3.500 de sus miembros en seguidores de fanáticos por haber acudido a una oración festiva.

La ignorancia que brota del titular del reportaje intenta decirnos que un imam musulmán es una autoridad religiosa y por lo tanto los que están rezando detrás de él son sus seguidores. Sobra decir que la autora del reportaje ni se entera de la diferencia entre Islam e islamismo.

Segunda lección para A.E.: Islam es la religión que siguen los musulmanes practicantes. Tiene muchas y diferentes escuelas, prácticas, opiniones, interpretaciones a veces coincidentes y otras encontradas, además de diversos elementos culturales. Islamismo: son corrientes políticas de toda índole, empiezan por los moderados de centro derecha, siendo la mayoría dentro del islamismo, pasando por los integristas de la derecha no violenta y llegando a residuales grupúsculos terroristas, residuales pero famosísimos y cuya fama sólo se entiende al ver la cobertura exagerda que dan los medios de comunicación a las locuras del hasta hace poco desconocido pastor de Florida, Ferry Jones.

A Ángeles Escrivá, a pesar de su curioso y resonante apellido, habría que recomendarle unas lecturas básicas para que pueda aprender algo y descubrir que cualquiera con un mínimo de conocimiento sobre el Islam o el más simple de los musulmanes sabe que el imam es una persona que encabeza la oración y para ello no necesita de más conocimiento que unos versículos del Corán. Por el simple hecho de encabezar la oración uno no se convierte en un líder religioso o ulema ni la comunidad le mira como tal. Lo que dice un imam en sus sermones no es vinculante para los creyentes porque el imam no goza de ninguna autoridad divina ni representa a Dios en la Tierra. El imam tiene derecho como cualquiera a opinar sobre cuestiones religiosas y el creyente a hacerle le caso o no, a corregirle o ignorarlo.

Tercera lección para A.E.: En el Islam, a diferencia del cristianismo, no existe ninguna jerarquía religiosa que representa a Dios en la Tierra, ni una congregación para la doctrina de la fe. Esto explica la diversidad doctrinal, cultural, de escuelas, opiniones y prácticas entre los musulmanes.

Quizás con el afán de tener algo que apoye o decore su reportaje de extractos recogidos de informes, la redactora jefe de El Mundo colocó al lado una columna del charlatán Salvador Sostres que se dedica a escribir imbecilidades del tipo “ellos queman más”, “ellos no son una civilización” y “hablar español en Cataluña es de pobres y de clase baja”. A Sostres no se le conocen hazañas respetables ni méritos más que el no haber terminado sus estudios y escrito pseudo novelas de ficción, además de salir algunas veces en “Crónicas Marcianas” y tener, hace muy poco tiempo, una columna en un diario reaccionario y separatista.

Cuarta y última lección para Ángeles Escrivá: Para derrotar al fundamentalismo no hace falta hacer lo que hace, es decir manipular.

jueves, 9 de septiembre de 2010

Noches de Ramadán en Madrid


Fotografía: Carlos Roa.


El barrio madrileño de Lavapiés ha vuelto a acoger una nueva edición del Festival Noches de Ramadán. Se trata de un evento que pretende dar a conocer algunos aspectos de las culturas de los países árabes y musulmanes a la ciudanía española, ser un punto de encuentro para conocer la realidad de un mundo que nos es próximo y lejano a la vez. Tras el Maghrib (puesta de sol) llega el Iftar, la comida que rompe el ayuno y que suele iniciarse con dátiles. Después del avituallamiento la cita es en las canchas polideportivas del Parque Casino de la Reina, acondicionadas para escuchar la música en directo y tomar un té y unos dulces típicos árabes en la jaima instalada al efecto, todo ello de forma gratuita. El Ramadán se celebra en el noveno mes del calendario musulmán, es el mes sagrado por excelencia. Mes de ayuno, renovación física y espiritual. Días de fraternidad y solidaridad.


La fecha de su celebración suele adelantarse aproximadamente unos diez días al año en nuestro calendario, lo que ha motivado que buena parte del Festival Noches de Ramadán se haya celebrado entre finales de agosto y los primeros días de septiembre. Aunque en el festival hay actividades de cine, exposiciones, conferencias, juegos, actividades infantiles y deportivas, la música es su parte fundamental al realizarse en un espacio abierto, céntrico y de acceso libre.


Los conciertos se anuncian a las diez de la noche, una hora antes se permite el acceso. Llama la atención que aunque los artistas no son conocidos entre nosotros, media hora antes de la apertura de las puertas comienza a formarse una fila espontanea en la entrada. Un control de seguridad evita que se introduzcan botellas, latas o cualquier objeto que pueda ser peligroso. En los contendores de vidrio, papel y envases, se depositan los materiales no permitidos. Casi nadie protesta por la revisión que se hace con rapidez e incluye personal femenino para posibles inspecciones más delicadas. El personal va uniformado con pantalones y camisetas de color negro, lo que les identifica perfectamente. Todos pasan por el examen ya sea la máxima responsable de Casa Árabe, diplomáticos marroquíes o colombianos, representantes institucionales o trabajadores de medios de comunicación. La policía municipal se aproxima y tras una breve inspección ocular instala su vehículo en la puerta de la antigua Tabacalera en una acera próxima. A pesar de la afluencia masiva de público, el Samur no hace acto de presencia ya que no se producen incidentes. Los que ya han acudido al festival en años anteriores traen la bebida en vasos de plástico o papel, saben que dentro no está permitida la venta de bebidas alcohólicas. Los vendedores ambulantes chinos han aprendido la lección y al el segundo día ya venden en el exterior la bebida en ese tipo de envases.


Media hora antes del comienzo todos los asientos están ocupados. Mientras unos forman una larga cola para acceder a la tetería, otros observan los libros expuestos en el espacio de la librería Baïbars, con las últimas referencias sobre el mundo árabe y musulmán. Por el equipo de sonido suenan canciones de artistas árabes como Idir, Khaled, H-Kayne, Don Bigg o Cheb Mami que se simultanean con imágenes de las ediciones anteriores del festival.


A las 22.10 se apagan las luces de una parte de las canchas. Un par de minutos más tarde aparecen los presentadores. Las periodistas Beatriz Pola y María Álvarez de Eluate de RNE se dirigen al público en castellano, mientras que Hicham Malayo lo hace en árabe.


Los artistas elegidos este año son el argelino Kamel El Harrachi y la marroquí Oum. No es casualidad esta elección. Se pretende conjugar tradición, modernidad e igualdad de género. Kamel El Harrachi es un artista de enorme talento continuador de la carrera iniciada por su padre Dahmane El Harrachi, autor de la canción “Ya Rayah” que popularizaran Rachid Taha y Goran Bregovic. Es uno de los máximos representantes del chaâbi, la música popular por excelencia de Argelia. Se hace acompañar de cuerdas, teclados y percusiones inspirándose en la poesía oral y en la gran tradición musical arábigo-andalusí del Medievo, sin renunciar a las nuevas sonoridades. Canciones que hablan de amores, traiciones, exilios, gentes y vidas. Un concierto emotivo que cautivó al personal que lo despidió con una prolongada ovación tras los correspondientes bises.


La noche del viernes estaba reservada para Oum. Realmente lo tenía complicado. Poco a poco va siendo conocida entre nosotros tras su paso por festivales como Pirineos Sur, La Mar de Músicas o el Mercat de Música de Viva en Vic, escenarios que son una reválida para cualquier artista que se presenta en los mismos. Aunque en Madrid había actuado en dos ocasiones como parte de la producción Casser le Mur, en Noches de Ramadán era la primera vez que lo hacía como artista en solitario, acompañada de su propia banda.


Oum el Ghaït Benessahraoui forma parte de esa nueva generación de artistas marroquíes que definen el nuevo panorama musical del país y del que hemos hecho referencia en varias ocasiones en este blog. Su estilo marcadamente ecléctico, que viaja desde la música tradicional al jazz, pasando por el blues o el funky, es difícil de entender por aquellos que sólo entienden la música árabe encorsetadas en los parámetros habituales, es decir, los tradicionales. Su reto era complicado, pero la artista de Casablanca lo superó con creces gracias a la calidez de su voz, la calidad de los temas y el acompañamiento de una excelente banda. El público así lo reconoció haciéndole permanecer en escena hasta la medianoche. En la cena posterior cercana al recinto de la actuación, varios espectadores le mostraron entradas de su concierto del pasado julio en Pirineos Sur, mientras otros le comentaban que la habían venido a ver desde Toledo, Salamanca, Valladolid e Italia. Camino del hotel es interrumpida y besada por espectadores anónimos. Totalmente emocionada agradece las muestras de cariño de las personas de un país donde no tiene ningún disco editado. Mientras todo esto ocurría en los alrededores de la plaza de Lavapiés, en las canchas polideportivas se desmontaba todo para que a primera hora de la tarde del sábado los aficionados al deporte se encontraran las instalaciones en perfecto estado.


Acababa una nueva edición de Noches de Ramadán en Madrid realizada a pesar de la crisis y de las múltiples dificultades encontradas, por la perfecta conjunción entre las partes implicadas en su organización: Casa Árabe, Fabricantes de Ideas, empresas de servicios, el apoyo de las distintas entidades ciudadanas y de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID). Más de un vecino comentaba que era la mejor actividad que se hacía en el barrio al combinar perfectamente calidad artística, personal, equipos, infraestructuras y servicios, algo muy asumido por la organización que tiene siempre presente que a un evento de estas características se le exige mucho más que a otros de características similares dada la arabofobia e islamofobia que impera en buena parte de nuestra sociedad.

martes, 7 de septiembre de 2010

La cochambre volvió a Burgos

El 5 de julio de 1975 se celebró uno de los primeros macro festivales de nuestro país. Era inminente la desaparición del dictador y los espacios de libertad poco a poco se iban abriendo en toda la sociedad, y en la música también.

Aquella iniciativa comenzó a las 12 de la mañana y se extendió hasta las 4 de la madrugada en la burgalesa plaza de toros. La entrada en los tendidos costaba 200 pesetas y las sillas de pista 400. El intrépido organizador fue J.L. Fernández de Córdoba promotor entre otros artistas de los míticos Storm con la colaboración de la Comisión de Festejos local.

Las crónicas de la época comentaron que el sonido fue desastroso, aunque en la publicidad del festival se indicara que “la sonoridad del festival está garantizada por el prestigio de J.L. Alberdi (Barcelona)”, especialmente para los artistas más acústicos como el desaparecido Hilario Camacho, que intentó sonar bien en dos ocasiones sin conseguirlo, o Tílburi, una espacie de Crosby, Still, Nash & Young a la española.

El resto de los artistas participantes fueron; Eduardo Bort, Triana, Gualberto, John Campbell, Eva Rock, Alcatraz, Orquesta Mirasol, Falcons, Granada, Tartessos, Iceberg, Bloque, Companya Eléctrica Dharma, los mencionados Storm y Burning. Estos volvieron a subirse el escenario el sábado pasado en el Festival La Cochambre junto a Miguel Ríos, Ojos de Brujo, Ilegales y Coque Malla, entre otros, en el mismo lugar, la plaza de toros castellana.

El curioso nombre del festival tiene su origen en el titular del diario del movimiento La Voz de Castilla, dirigido por Javier Zuloaga Pérez, que abría su edición de aquel sábado, hace treinta y cinco años, y recibía a los asistentes de la siguiente manera: “La invasión de la cochambre. A Burgos le han cambiado la cara; ahora tiene legañas”.

Algún compañero que asistió al festival el pasado sábado nos comenta que fue una gran jornada para recordar lo acontecido hace más de tres décadas. Excelente sonido, una exposición conmemorativa con fotos, recortes de prensa, cuidada organización, buen ambiente y mucha música fueron la mejor excusa para que algunos desempolvaran antiguas vestimentas y volvieran a pensar que las ilusiones a pesar de todo y de todos se deben mantener.

Las mentiras del Gilifato

Artículo de opinión de Rubén Uría aparecido el pasado domingo 5 de septiembre en:

http://es.eurosport.yahoo.com/futbol/ruben-uria/article/14061

Dicen que una mentira repetida mil veces llega a convertirse en verdad. Exactamente eso ocurre con el Atlético de Madrid, que antes de Jesús Gil era un club histórico y que hoy es una sociedad anónima histérica. Con la complicidad de unos medios de comunicación, el silencio de otros y el apoyo pesebrero de la mayoría, el modelo Giles y Cerezos sigue campando a sus anchas. Hoy parece que a nadie le importa conocer cómo se produjo el genocidio del tercer grande de España, donde las tropelías cometidas por el clan gilista y sus satélites fueron atroces. Tal es el desinterés sobre lo que le hicieron al Atleti, que existen generaciones de atléticos, los más jóvenes, que desconocen cómo se fraguó la apropiación indebida del club. Un delito ya prescrito pero que fue, es y sigue siendo el mayor escándalo de la historia del fútbol europeo. Al grano: Para entender y asimilar cómo es posible que unos señores se apropiaran de un club de fútbol sin poner del dinero, baste con rescatar algunos fragmentos de la historia. Extraños aliados del mundo de las finanzas, la prensa y la política, contribuyeron a aupar a Gil padre para usar el Atlético como un trampolín para su fama y negocios privados. La piedra angular del Gilifato fue servirse del club colchonero para explotar "la mina de oro del Manzanares", a través de un holding de empresas. La familia Gil y Cerezo contaron con la inestimable ayuda de poderosos y extraños compañeros de viaje, los cuales asintieron con la cabeza, en su papel de cómplices, mientras el modelo Giles y Cerezos repetía, una y mil veces, una gran mentira. A fuerza de repetir sus mentiras, el pueblo se las creyó y las asumió como verdades absolutas y universales. Pero hemeroteca al canto, papeles y sentencias en mano, las mentiras de los Gil tienen las patas muy cortas. El mayor escándalo de la historia de nuestro fútbol se basó en una maraña de patrañas, donde la versión gilista-periodística decía una cosa y la realidad, los tribunales y las cuentas bancarias, decían otra cosa bien diferente.

Primer mentia, el fichaje de Futre. Gil padre siempre alardeó de que había conseguido el fichaje de Paolo Futre con su dinero. Rotundamente falso. Gil viajó a Oporto con un par de abogados, con Rubén Cano y el agente Roberto Dale, para convencer al presidente del Oporto. Tras horas de regateo, se fichó a Futre por unos 415 millones de pesetas más 100 para el jugador, casa y coche. Se le presentó a bombo y platillo, en la discoteca Jácara de Madrid. Esa operación relámpago fue crucial para que Gil llegara a la presidencia y derrotara en las elecciones a Sánchez de León. Gil sacó pecho y declaró que Futre era suyo, pero el contrato suscrito no decía eso. Más bien, decía lo contrario: "...El Club Atlético de Madrid se compromete a pagar 415 millones de pesetas por el fichaje de Paolo Dos Santos Futre...". El primer pago era de 115 millones. Y el segundo, de 300, a través de unas letras de cambio. Es decir, que el dinero que costó Futre lo pagaron los socios del club y no Gil, el cual sólo se puso de garante en caso de que la LFP no diera validez al fichaje. Por cierto, algunas fuentes cuentan que aquel traspaso, valorado en 415 millones, llegó a figurar en algunos informes del club como una operación de 589, un precio más inflado del original, tal y como recoge Juan Luis Galiacho en una investigación periodística.

Las Mentiras del Gilifato ( y II)

La segunda gran mentira: "Si no estás con Gil, no eres atlético". Después de las elecciones, ganador y presidente, Jesús Gil llegó a dirigirse al entonces gerente atlético y según el libro "El gran comediante", le dijo: "Guardad bien las urnas, porque en este club ya nunca volverá a haber unas elecciones". Dicho y hecho. Gil se las apañó para bloquear a Sánchez de León, el doctor Ibáñez (clave en el gilismo) y al hijo de Vicente Calderón. Este grupeto interpuso una demanda en el Juzgado de primera instancia nº 7 de Madrid, impugnando los acuerdos sociales adoptados por Gil por la fuerza. El juzgado falló contra Gil y declaró la nulidad de las decisiones del constructor. Después de recurrir esa sentencia en la Audiencia Provincial, Gil volvió a perder y la Justicia dio la razón a la oposición colchonera. Como no quería perder el club ni someterse a unas elecciones cada cuatro años, el de Burgo de Osma ganó tiempo y removió Roma con Santiago para paralizar un posible relevo en la presidencia del Manzanares. Gil decía que quien no estuviera con él no era un buen atlético, pero la Justicia decía que todas y cada una de las deciciones que él había tomado en asambleas ordinarias y extraordinarias eran nulas. Se se encargó de transformar el club en SAD en 1992 y dos años más tarde, en 1994, Sánchez de León, Calderón junior y demás decidieron no ejecutar la sentencia contra Gil, dando manos libres al gilismo. De haber ejecutado esa sentencia, de la Sala I del Tribunal Supremo, el Atlético no habría caído en las garras del Gilifato.

La tercera mentira, "aquí nadie pone el dinero, sólo Gil". La mayor falsedad del gilismo quedó con el culo al aire por una sentencia del Tribunal Supremo, tan esclarecedora como terrorífica, donde se probó que Gil y Cerezo se habían apropiado indebidamente del club sin poner una sóla peseta. Con el designio ya expuesto de hacerse con la totalidad del Club, Jesús Gil, en colaboración con Enrique Cerezo, hizo que el Atlético de Madrid le fuera reconociendo deudas no reflejadas en la contabilidad del Club, otorgándose escrituras notariales. Gil se pasó por el forro el proceso de elecciones y huyó hacia adelante, con la transformación de los clubes de fútbol en sociedades anónimas deportivas. Para tal efecto, había que poner el dinero. El 30 de junio de 1992 Enrique Cerezo depositó 650.255.200 ptas., procedentes del anticipo del préstamo, en la cuenta 465085-001. Esos ingresos no tenían otra finalidad que APARENTAR EL DESEMBOLSO, para inmediatamente ser reintegrados. Luego Gil dirigió una carta al Banco de Vitoria, expresando que, habiéndose procedido en aquella fecha a firmar Escritura de la cesión de la totalidad de los derechos de transferencia de los jugadores profesionales de la plantilla del Club, rogaba se sirviesen transferir a la cuenta corriente abierta a su nombre en la sucursal la cantidad de 1.300.000.000 ptas. De esta manera Jesús Gil llegaba a ser propietario del 95% de las acciones, SIN HABER HECHO GIL O CEREZO LA APORTACION EFECTIVA DE 1.300 millones de pesetas por un lado y de 650 "kilos" por otro, correspondientes a tal desembolso. Ellos decían que ponían el dinero, pero nunca lo pusieron.

La cuarta mentira, el precio de las acciones. El 17 de Noviembre de 1992, Enrique Cerezo, que no tenía acción alguna del Atlético de Madrid, suscribió con Jesús Gil un contrato por el que este último vendía al primero, por veinte millones de pesetas, 23.507 acciones que representan el 9,46% del capital, lo que arroja un precio por acción de 850.- ptas, mientras que los 3.174 socios que sí desembolsaron el importe de las acciones que compraron abonaron por cada acción, cinco meses antes, ocho mil trescientas pesetas (8.400.-ptas). Así reza en la página número 11 de la sentencia del TS a respecto, firmada por Luis-Román Puerta Luis, Joaquín Giménez García, Julián Sánchez Melgar, Francisco Monterde Ferrer y Diego Ramos Gancedo, jueces del Tribunal Supremo.

Es decir, que Gil no fichó a Futre con su dinero, sino con el del Atlético; que se pasó por el forro el proceso electoral y se benefició de la inacción de sus opositores, a los cuales la Justicia había dado la razón; que convirtió el club en una SAD sin poner un sólo euro mientras se llenaba la boca de decir que se jugaba su patrimonio; y que vendía acciones a precio de oro a los socios, mientras se las regalaba a Cerezo a precio de chatarra; hizo que el Atlético le reconociera deudas no reflejadas en contabilidad, aparentó un desembolso nunca hecho y junto a Cerezo, se hizo el dueño del club SIN HABER PUESTO EL DINERO, mientras que el resto de socios minoritarios SI LO PUSIERON. Como el delito ya ha prescrito, resulta que todavía existen generaciones de atléticos que jamás han podido desentrañar las grandes mentiras del gilismo. Hoy son muchos los que se rasgan las vestiduras sobre las irregularidades presuntamente cometidas por Ramón Calderón o Joan Laporta y se dan palmaditas en la espalda por sus trabajos de investigación. Me pregunto cómo es posible que esos mismos callen sobre el escándalo del Atlético. Me pregunto cómo se hace para ignorar la verdad del Tribunal Supremo para seguir comprando las mentiras de unos señores condenados por apropiación indebida, por mucho que el delito haya prescrito. Y sobre todo, me pregunto cómo pueden tener el cuajo de decir que quieren al Atlético de Madrid. Lo quieren tanto que se hicieron con él sin poner ni una sola peseta, mientras que los que sí que lo quieren se dejaban sus ahorros para salvarlo. Hay amores que matan. Y el Atleti, como el amor, es ciego. Pero los vecinos, no.