lunes, 21 de junio de 2010

2010: Bicentenarios y aniversarios ( y VIII)

Algunos países de América Latina han comprendido la importancia de las políticas culturales propias. Además de favorecer al desarrollo y crecimiento económico incentivando a emprendedores, trabajadores e iniciativas, contribuyen a fortalecer la identidad como Estado Nación reconociendo y potenciando su diversidad y contrastando que las mismas son supranacionales. Globalidad alejada de la globalización.

Lo manifestado por la indígena ecuatoriana hace dos décadas seguramente fuera fruto de la tristeza, su economía particular o de ambas cosas. Quién portaba antes dólares ahora le escasean. La inteligencia es un patrimonio universal que suelen desarrollar aquellos que son conscientes de la importancia de valores, emociones, sentimientos y de la transcendencia de los compromisos. Algo que no debemos olvidar a la hora de reflexionar sobre la realidad que estamos viviendo. Redefinir el papel de la economía, la política, la justicia, la iglesia, los medios de comunicación. Contribuir a una distribución más justa de la riqueza, asegurando el acceso de todos los ciudadanos a la educación, la salud, la seguridad social, las pensiones, la vivienda, la cultura, el deporte. La lucha por la paz, contra la pobreza, el respeto al medio ambiente, la utilización eficaz de los recursos naturales… Avanzar hacia una democracia más participativa, cercana, solo será posible cuando recobremos la confianza como personas, cuando volvamos a comprender que los cambios, avances y retrocesos dependen de todos y todas. Es imprescindible el rearme ideológico, el debate colectivo, el diseño de estrategias comunes para que la política vuelva a recuperar su papel y sea verdaderamente el arte de solucionar los problemas, para ello es preciso un cambio cultural personal y colectivo del que todo somos responsables. No es hora de dar alternativas es el momento de tomar decisiones.

No hay comentarios: