jueves, 26 de noviembre de 2009

¿Por qué la izquierda debe defender el Software Libre?

Artículo publicado por Diego Saravia y Rafael Rico Ríos en Rebelión.

www.rebelion.org/noticia.php?id=95916

Recientemente se ha publicado en Rebelión algún artículo que podría poner en duda la defensa del Software Libre por parte de la izquierda. Sin embargo, muchos de los lectores habituales de Rebelión, que conocen a fondo el tema del Software Libre, las Tecnologías de la Información y Comunicación, TIC, y el Conocimiento Libre, defienden la libertad del conocimiento como punto fundamental de la izquierda.

Mucho se publica sobre Software Libre pero quizás no queden claro las razones fundamentales para defender el Software Libre y la importancia que tiene en la nueva era de las TIC.

La humanidad, en su desarrollo, ha transitado por los caminos trazados por la evolución en la gestión del conocimiento. El primer intercambio importante de información entre seres humanos comenzó con el lenguaje oral. La escritura marcó el inicio de la "historia" permitiendo la transmisión de experiencias, conocimiento e información en el tiempo. La imprenta facilitó la difusión masiva de conocimiento e ideas, dando paso al desarrollo científico-técnico y, con él, a la revolución industrial y al capitalismo. Actualmente, con el desarrollo de las TIC, el conocimiento y la información se puede multiplicar, difundir y transmitir instantáneamente a cualquier parte del mundo. Esto tendrá unas consecuencias imprevisibles en la sociedad, entramos en una nueva era, la era del conocimiento.

¿Por qué la izquierda debe defender el Software Libre? (II)

El concepto de Software Libre


La clave para entender la importancia del Software Libre está en lo que llaman “La Propiedad Intelectual” y su implicación en la acumulación de capital. El Software Libre habla de 4 libertades en este sentido:

· La libertad de usar el programa, con cualquier propósito.
· La libertad de estudiar cómo funciona el programa y modificarlo, adaptándolo a tus necesidades.
· La libertad de distribuir copias del programa, con lo cual puedes ayudar a tu prójimo.
· La libertad de mejorar el programa y hacer públicas esas mejoras a los demás, de modo que toda la comunidad se beneficie.

La primera de las libertades, la del usuario, la libertad para usar el programa, es la que la mayoría de los usuarios conoce, es la que, en principio, le afecta directamente. Que si es gratis, que si en países como Cuba se puede usar sin restricciones (las licencias de Software Privativo limitan su uso en determinados países por intereses políticos de las transnacionales del software), que si las copias son legales, etc.

Pero la segunda libertad, la libertad de estudiar el código, significa soberanía e independencia frente al dominio de las transnacionales. El software privativo es como una caja negra que se desconoce su funcionamiento. Se restringe la libertad de conocer cómo funciona para controlar el negocio.

Tenemos un ejemplo claro con lo que pasó con Petróleos de Venezuela, PDVSA, en el año 2003. Ante la inminente nacionalización de la industria petrolera por parte del gobierno venezolano, la derecha organizó un paro petrolero que durante varios meses paralizó la economía del país. El PIB llegó a bajar más de un 20%. El estado trató de recuperar el control de su industria pero el “cerebro” de PDVSA estaba controlado por empresas privadas de software privativo que impedían la recuperación del control de la industria. Un país entero sometido a través del control del Software.

El control del conocimiento y la tecnología es una forma de dominación tan poderosa como la económica o, incluso, la militar.

Cada vez más procesos de nuestra vida cotidiana se controlan por Software, no sólo en nuestro ordenador o computadora, también en nuestros celulares o dispositivos portátiles, cualquier operación bancaria, cualquier compra, cualquier gestión administrativa, etc. Todos estos procesos se controlan por software. Si nosotros no controlamos el software, el software nos controlará a nosotros.

La cuarta libertad permite mejorar el programa y distribuir las mejoras. El restringir esta libertad frena el progreso y el desarrollo. El Conocimiento, por su naturaleza, se puede compartir, no es exclusivo, y se multiplica. Compartir una idea con algunos compañeros permite mejorar la idea, hacerla crecer, y, si son cientos o miles, a través de internet, la idea se "dispara". Frenar este proceso creativo es frenar el desarrollo.

¿Por qué la izquierda debe defender el Software Libre? (III)

La pregunta, ¿Por qué la izquierda debe defender el software libre?

Si pensamos que la izquierda defiende a los trabajadores y la derecha a los capitalistas, la respuesta es automática.

El Software Libre evita la capacidad del capital intelectual propietario de generar renta porque crea un conjunto de software que puede ser usado, estudiado, replicado y modificado sin límites, y en forma gratuita, y que, además, compite eficazmente con el modo anterior de producción de software.

En el campo del software, si se impone el Software Libre, sólo se podrá ganar dinero brindando servicios y programando todas las tareas que requieren trabajo de alta capacidad.

Se termina así la explotación básica de pagar un sueldo a un programador y luego recibir dinero por cada copia de su trabajo que se distribuye.

Es necesario recalcar que quien rentabiliza el trabajo intelectual del creador, no es el trabajador, es la empresa que se apropia de su trabajo al registrar la propiedad intelectual para su beneficio. Es decir, los empresarios no sólo se apropian, tumbados en su hamaca, del trabajo del trabajador, sino, que, además, con la rentabilidad de la propiedad intelectual, una vez finalizado el trabajo, con la reproducción ilimitada y la distribución del producto, seguirán beneficiándose en su hamaca sin que nadie esté generando riqueza real.

La Propiedad Intelectual es una poderosa forma de explotación y de dominación. El único país en el mundo con balance positivo en intercambios de rentas virtuales, es decir, que se beneficia de las leyes que protegen a la propiedad intelectual, es EEUU. Inglaterra está balanceada, ni gana ni pierde, y el resto del mundo pierde.

El Software Libre e Internet

Internet permite que la difusión del conocimiento no esté ligado a un soporte físico. Este hecho modifica las relaciones de producción de conocimiento.

Se ha demostrado que, con Internet -estructurada con Software Libre-, la creación de software, habilitada la colaboración universal por la libertad y el derecho a la solidaridad digital, es más eficiente. Además, su propia dinámica reproductiva es superior a la del software privativo. Por lo tanto, es materialmente imparable. No es una cuestión de ideología o de decisiones políticas, su crecimiento forma parte de la estructura económica de base de las sociedades del conocimiento generadas por Internet.

¿Por qué la izquierda debe defender el Software Libre? (IV)

El Software Libre en la Sociedad del Conocimiento

El crecimiento del capital intelectual opera como un “escape” del sistema capitalista a las limitaciones materiales, energéticas y ecológicas. Nuestro planeta es finito, la cantidad de capital y su valor está limitado por los recursos y la energía. En cambio, el capital intelectual puede crecer infinitamente y así dar cada vez menos participación del ingreso al trabajo. Licuar este capital es esencial para que se cumplan las predicciones marxistas sobre la baja de las tasas de ganancia dada la saturación en capital de las economías centrales.

Por tanto, en la Sociedad del Conocimiento, la contradicción fundamental es entre la libertad del conocimiento y la privatización del conocimiento.

El concepto de conocimiento libre es equivalente, en las sociedades del conocimiento, al concepto de capital en las sociedades industriales.

El punto central del conflicto político en las últimas centurias fue sobre la propiedad privada o pública de los bienes de producción. El conflicto central de las nuevas sociedades del conocimiento será sobre la libertad, o no, del conocimiento que será fundamental en las nuevas formas productivas y comunicativas.

Los debates internos

Esta verdad es, sin embargo, incomprendida por muchos de los que defienden las ideas del Software Libre sólo como una forma de ética, las 4 libertades, en definitiva, sólo como una forma ideológica que amplia el concepto de los derechos humanos a la era de las sociedades del conocimiento estableciendo como derecho humano fundamental el derecho a conocer, comunicar y ampliar las tecnologías que cada uno usa. Derecho sin el cual quedaríamos atrapados en la red de máquinas que usamos para vivir.

Es decir, muchos sólo ven en el Software Libre la ideología del derecho humano pero no su poderosa capacidad transformadora de la sociedad, sobre la cual se sustenta esta ética. Si Stallman se hubiese limitado a enunciar sus ideas y no hubiera creado (junto a otros) el software necesario con el contenido "viral" de la Licencia Pública General, GPL, nada hubiera acontecido.


Las comunidades de Software Libre suelen enfocarlo sólo como una cuestión ética, independiente de la cuestión de su efectividad materialista, que es mejor percibida por los defensores del "Open Source", quienes lo ven como un medio y mecanismo para producir mejor software. Desde ambos posiciones, algunos insisten en que el Software Libre no es una cuestión política.

Muchos también rechazan la consigna de que todo el conocimiento sea libre y sólo hablan del conocimiento funcional o útil, como diciendo que no son socialmente necesarias otras expresiones como el arte.

También hacen la diferencia entre derecho de autor, marcas y patentes. Lo cual, si bien es correcto desde el punto de vista legal, desde el punto de vista económico todas estas formas crean capital virtual. Crean escasez donde naturalmente no la hay. El conocimiento no es naturalmente escaso, es necesario aplicar la fuerza policial del estado para reprimir el compartir. Si yo me como una manzana, nadie más podrá comerla, si yo comparto una idea, todos podemos usufructuarla, no pierdo mi idea e incluso se multiplica y se mejora.

A través de Internet, las ideas se difunden, se multiplican y mutan a escalas inimaginables, y esto, en el caso del Software, es imparable.

Desde estas comunidades “sólo éticas”, se construye la idea de que libre no es gratis. Aunque la realidad muestra claramente que al Software Libre se "baja" de Internet sin costo adicional a la existencia de la red, y sin pagar a sus autores o distribuidores. En realidad es gratis, que no está mal, y es esencial a su perfil de instalación.

Dentro del movimiento del Software Libre, las derechas liberales, que tienen como punto de partida que el Software Libre destruye a los monopolios, y las izquierdas, por los argumentos que hemos mostrado, tienen cabida en el debate.

¿Por qué la izquierda debe defender el Software Libre? (V)

La influencia sobre la sociedad

El movimiento social del Software Libre es uno de los pocos movimientos de resistencia que, a escala global, ha logrado ofrecer una alternativa global a lo que se opone. Hoy cualquiera puede desarrollar sus actividades informáticas prácticas con casi el 100% de Software Libre. Internet funciona en su mayoría con Software Libre.

Sus conceptos están contribuyendo y aportando a la construcción de nuevas formas económicas en redes participativas. En estas nuevas formas de organización, cada trabajador opera con su propio capital y regula sus tiempos y formas de trabajo, es dueño de sus medios de producción, y, en cooperación con otros trabajadores, a través de internet, tiene la posibilidad de competir con las grandes industrias del software.

Se está produciendo una mutación en las relaciones de producción de consecuencias impredecibles y, para algunos, imperceptibles, a través de los cambios que generan las TIC y su espectacular impacto en las transacciones de información y conocimiento.

Las redes y el software coordinan. Hasta ahora, se han necesitado grandes capitalistas y mandos industriales para coordinar, administrar y controlar (Fordismo), poco a poco, este hecho, está sufriendo una transformación. A medida que los humanos se han ido capitalizando (al menos en las sociedades centrales) éste importa menos y no puede generar tanta renta (falta de escasez) y, a medida que la informática puede coordinar, tampoco se necesitan mandos ni controles (“ni amos ni patrones”). Por lo tanto, el futuro de la producción industrial podría estar dirigiéndose a una producción distribuida y, quizás, sin explotación.

La Izquierda

Ante esta última afirmación, sea arriesgada, descabellada, acertada o equivocada, la izquierda debe de anticiparse y asumir la grave responsabilidad de analizar estos procesos y no continuar rezagada a remolque de las Think Tanks de derechas.

Hay que prestar atención a estos fenómenos. Hay que pensarlos, analizarlos y participar. La izquierda, y sus conceptos, tienen un futuro brillante en la nueva era que se avecina. La contradicción fundamental de la sociedad capitalista podría estar mutando en esta nueva era, como lo hizo con las sociedades agrarias, o el feudalismo. Entramos en otra era. Las contradicciones podrían ser otras, las clases sociales otras, las luchas otras. El límite podría dejar de ser el capital y sería el conocimiento, y, quienes se lo apropien en forma exclusiva, serán los privilegiados. Por tanto, es fundamental para la izquierda defender que el conocimiento sea libre.

De cara a la sociedad, es esencial que los pensadores y militantes de izquierda, se apropien (en forma no exclusiva) de este conocimiento para usarlo en su actividad y también como concepto. Estamos en un momento de cambios. Y el software libre está en el centro de estos cambios.

Izquierda que no vea esto, no es izquierda.

miércoles, 25 de noviembre de 2009

Rock de Lux cumple 25 años


Rock de Lux cumple XXV años y lo celebran publicando un número conmemorativo de 200 páginas donde hacen un recurrido por todo lo acontecido en el mundo de la música en la última década. Mejores discos, canciones, películas, comics, conciertos, nuevos estilos sonoros...

Otro gran número especial de una revista musical de referencia entre todos nosotros.
www.rockdeluxe.com

La difusión de 'Público' crece un 22,6% en un año


Supera los 87.800 ejemplares en octubre, según datos de OJD
Noticia aparecida en el mismo diario en su edición de hoy.
http://m.publico.es/272382

24/11/2009 10:32

El diario Público ha alcanzado, en poco más de dos años de vida, una difusión media diaria de 87.839 ejemplares, según datos certificados por OJD correspondientes a octubre.

Esa cifra es un 22,6% superior a la registrada en el mismo mes del año pasado y supone un nuevo récord en la difusión del periódico, que nació en septiembre de 2007.

La evolución de Público en octubre es, con diferencia, la mejor de toda la prensa nacional, atendiendo a la información facilitada por OJD. La Razón cayó un 35,6 %, hasta los 117.890 ejemplares; El Mundo, un 11,5% (294.056), y El País, un 0,9% (414.230). Sólo ABC subió, pero lo hizo sólo un 3,8% (252.308), muy lejos del 22,6% de Público.

En el conjunto de los diez primeros meses de 2009, Público obtiene un promedio de 71.889 ejemplares, con una subida del 6,1%, mientras que La Razón pierde un 20,3% de su difusión (127.651); El País, un 9,6% (393.608); El Mundo, un 7,9% (299.248), y ABC sube un 2,7% (256.824).

Público.es en cifras

Por su parte, la versión en Internet de Público registró
en octubre 1.963.249 usuarios únicos, lo que supuso un crecimiento del 13,28% respecto al mes anterior.

Según OJD, Público.es es el undécimo medio online de noticias e información en España.

Elmundo.es, con 24.135.533 usuarios únicos, aumentó su tráfico un 1,68%; 20Minutos.es, con 9.569.514, lo hizo un 4,26% y Lavanguardia.es, con 3.655.470, avanzó un 4,85%. Por su parte, Elconfidencial.com alcanzó 2.452.986 usuarios únicos, un 4,38% más y Libertaddigital.es 2.393.566 (3,71%).

lunes, 23 de noviembre de 2009

Próxima estación: Opera


Parece mentira lo cerca que está todo, aunque nos cueste entenderlo y creerlo.

Ayer estábamos a las 20 horas tomando un café en un bar de El Cairo y a las 4 de la madrugada durmiendo en Madrid. Casi cuatro mil kilómetros que parecen muchos pero que no lo son. La ciudad impresiona con tantos coches y cerca de 18 millones de habitantes, casi seis veces que la capital española, sin apenas semáforos y un ruido que puede sacar de sus casillas al más templado.

La excusa del viaje, acompañar a “Casser le Mur /Romper el muro” el proyecto musical hispano-marroquí que se presentaba en el marco de la XI Edición del SOS Festival, el encuentro musical independiente más importante del país, que parece tener los días contados. El nulo apoyo institucional y el cambio en la dirección del sponsor, Vodafone, parece ser que provocaran su desaparición.

Yolanda me comunicó que viajamos el día antes, al día siguiente del concierto en Madrid. Hicham y Oum, dos de los artistas marroquíes, insistieron tanto que sucumbimos a viajar. Quizás lo más decepcionante fueron las pirámides o alguien le pone remedio o se convertirá en un parque temático o algo parecido. El estar rodeadas de casas urbanas por todos los lugares menos por uno les hace perder el encanto, misterio y la magia de un espacio tan singular y único que, creo, nos hechizó a todos en la infancia.

La ciudad tiene otros muchos encantos para descubrir andando, entre los que se incluye el Zoco viejo, donde me compré un bastón de ébano que me ayudó en el tránsito por unas calles convertidas en un competición de obstáculos de todo tipo. Espero que solo lo tenga que utilizar para este tipo de motivos y no para otros más complejos.

Ver anochecer paseando por la orillas del Nilo, donde música, amantes, diversión, comida, ruido… la convierten en un mosaico de colores, sabores y estruendo que diferencian esta ciudad de otras. Por último no podíamos dejar de hacer un pequeño recorrido en Metro. El Cairo es la única ciudad africana en contar con este medio de transporte, así que una vasca, que presume de tener uno de los metros más bonitos del mundo y un madrileño, apasionado del ferrocarril y, por tanto, del metropolitano nos embarcamos en un pequeño recorrido en la estación de Opera, que casualidad que se llamará igual que una de la más transitadas de la red madrileña.

Sobre el festival y los conciertos los comentaré en otro momento.

viernes, 13 de noviembre de 2009

Ritmos del Mundo 13

El próximo martes 17 de noviembre a partir de las 9,30 de la noche, presentaré en los micrófonos de Radio 3 el número 13 de la revista Ritmos del Mundo.

Expondré los objetivos de la publicación y contaré los contenidos del último número que incluye artículos sobre Victor Démé, Sofia Rei, Melissa Laveaux, Yasmine Levy, la Sala Zeleste de Barcelona, Ndidi O, Fuxan os Ventos, El Negro Iván García, Dossier sobre Australia, Che Sudaka, Gilles Peterson… y un especial sobre Boris Vian ya publicado en este blog, además de la habitual columna "Objetivamente, subjetivo”.


Radio 3 la emisora musical de Radio Nacional de España se puede seguir por internet en www.rtve.es/radio/radio3

martes, 10 de noviembre de 2009

¿Cuántos muros quedan?


Estos días todo el mundo hablando de la caída del Muro de Berlín, pero evidentemente restan muchos. Algunos internos como los de Ceuta y Melilla -la foto corresponde a esta última- en nuestro propio territorio, otros cercanos como el del Sáhara creado, en parte, por no haber asumido España sus responsabilidades territoriales. Otros muros de vergüenza y muerte se extienden por la frontera de Estados Unidos y México, para aislar el Tibet de China, o los que se elevan en algunos barrios de las ciudades más populosas de Brasil para que ricos y pobres no tengan opciones de encontrarse.

Otras tapias que repugnan son los de la separación eterna entre palestinos e israelíes, la de las dos Coreas o ese otra que permite que una pequeña parte de Cuba sea propiedad de Estados Unidos utilizándolo para efectuar torturas sin control alguno.

Hace tiempo leí que en Santo Domingo, República Dominicana, se levantó otra para que el Papá no viera la miseria existente en una parte de la capital, siempre creí que el mensaje evangélico era el de la proximidad a los más necesitados, pero como siempre una cosa es predicar y otra dar trigo.

Durante la dictadura argentina, en Rosario, los militares alzaban otra muralla durante el día que desaparecía por la noche. Los pobladores la derrumbaban quedándose con cemento y materiales que dedicaban a la autoconstrucción de sus viviendas.

Evidentemente existen otros muchos surgidos de la intolerancia, la avaricia, la usura, la incomprensión, la insolidaridad del capital con el mundo del trabajo, la dificultad para cumplir leyes y normas de igualdad, de derechos humanos, del niño, la infancia, la mujer, las minorías... También los silencios mediáticos, las corrupción informativa, la manipulación interesada, la apropiación de los derechos culturales, la división internacional del trabajo cultural…, y también nuestros muros personales que consiguen indignarnos mientras leemos o vemos un informativo mientras nos alimentamos, charlamos o descansamos.

Nuestra incapacidad para romper nuestros propios muros imposibilita la caída de los demás. Sólo ocurrirá cuando molesten al capital y a los mercados, algo así ocurrió hace 20 años en Berlín.

La 2 Noticias cumple 15 años

El sábado pasado, 7 de noviembre, La 2 Noticias de TVE cumplió 15 añitos. Felicidades por dar las noticias de otra manera.

http://www.rtve.es/mediateca/videos/20091104/sabado-noticias-cumple-anos/621808.shtml

2010: un buen pretexto para redescubrirnos

Finalizó la temporada musical con división de opiniones, cada uno juzga según le va, pero parece contrastado que las actividades relacionadas con las músicas más convencionales, han sido las peor paradas en tiempos en que cultura –y música– son de las primeras en ver reducir inversiones y programaciones.

La burbuja musical que parecía iba a suplir a la inmobiliaria ha caído sin apenas despegar. La pretensión de algunos de enriquecerse con el menor esfuerzo, y en el periodo más breve, se ha cobrado algunos cadáveres por el camino, ello servirá para racionalizar y equilibrar el sector.

El año 2010 parece que en las mal llamadas músicas del mundo, tendrá como protagonista a América Latina. La excusa, el Bicentenario de la Independencia de alguno de los países del nuevo continente. Una vuelta hacia territorios olvidados por los intereses de la industria cultural, mayoritariamente en manos de capital japonés o norteamericano, que sólo difunden aquellas músicas de fácil comercialización, es decir, las más cercanas a la música pop interpretadas en inglés, idioma en el que se expresan y piensan la mayoría de los directivos que deciden en dichas industrias.

Es una buena oportunidad de evidenciar la diversidad musical y cultural existente, y aproximarse a realidades bastantes ignoradas más allá de las propuestas habituales de ocio y entretenimiento. El castellano está a punto de ser la lengua más hablada del mundo, después del chino, y lo que para unos es un hándicap para nosotros debe ser una oportunidad que nos aproxime a una diversidad musical tan amplia, que convierte a la mayoría de los países de América Latina en un continente musical en sí mismo.

Acercándonos nos percataremos de que las etiquetas usadas en nuestro entorno para la clasificación de las músicas populares no tienen sentido. El vallenato es el vallenato, el son el son, la bomba, el porro… son músicas con tanta identidad que nadie con la más mínima visión, se atrevería a encasillarlas en un departamento compacto donde incluir a Julio Iglesias, a los indios del Amazonas, Totó la Momposina o Violeta Parra. Una muestra más de que lo comercial prima sobre cualquier otra lógica sin percatarse que puede compaginarse con calidad, objetividad, diversidad y rentabilidad.

Mostrar la música popular de América Latina en su contexto real no debe ser lo único que debe primar. El encuentro debe acompañarse de un redescubrimiento por ambas partes. Tenemos que ver y entender realidades diferentes, plurales y heterogéneas en su contexto, para valorarlas y apreciarlas. Nos importa el día a día, las libertades individuales y colectivas, la diversidad cultural; lo que ocurre y padecen también forma parte de nosotros.

Nos interesan mucho más esas realidades que las cuentas de resultados de las grandes multinacionales españolas, que durante años han sabido sacar ventajas de los diferentes gobernantes.

La música debe ser un pretexto para todo ello y entre las primeras intenciones romper el apagón informativo existente. El trato mediático desigual con el que se trata a unos países y gobernantes y a otros, motivado por intereses económicos que quieren ejercer sin ningún control, y con las mínimas responsabilidades. A las dificultades planetarias hay que sumar las surgidas por los intentos de independencia real que determinados dirigentes quieren emprender en su quehacer político. Han elegido un camino muy peliagudo que cuenta con la oposición de la mayoría de los medios occidentales, que no dudan en manipular hasta límites insospechados sus quehaceres. La cultura debe ayudar a tener una visión real, objetiva y crítica del acontecer diario, y evidenciar lo que ocurre con rigor evitando manipulaciones.

Nos corresponde apoyar y difundir obras y pensamientos secuestrados por las industrias culturales que sólo se atreven con lo que es rentable económicamente. En campos como la gestión cultural, la sociología, la educación y el trabajo social es más que evidente la nula atención que prestamos a conocimientos, propuestas y evaluaciones. Nuestro eurocentrismo impide conocer y compartir experiencias que nos enriquecerían a todos y afrontar los cambios con más nociones y realidades.

El 2010 debe ser una manera de redescubrirse en común. No puede ser un proyecto de mercadotecnia sin contenido que sólo nos vuelva a mostrar lo que ya todos conocemos. No será nada fácil pero debemos intentar que no se vuelva a convertir en un nuevo desencuentro.

Tenemos la oportunidad añadida de trazar un puente entre continentes. Nuestra proximidad con África permite la posibilidad de crear nuevos caminos culturales entre los tres continentes, pero esa reflexión la expondré en otro texto.

Nuevo número de Cambio 16

Nuevo número de la revista décana de información general que incluye entro otros temas, los siguientes artículos culturales.


Festival Iberoamericano de Huelva / El mejor cine en español
Una selección Oficial con los mejores largometrajes de habla hispana, una gran sección de documentales y otras de cortometrajes; el premio de honor Ciudad de Huelva a los actores José Luis Gómez y Joaquím de Almeida, con una retrospectiva de sus películas, y un Foro de Coproducción. En total, una nutrida representación del cine de España y América Latina. Esto será el 35 Festival Internacional de cine Iberoamericano de Huelva que se celebrará entre los días 14 y 21 de noviembre y que entra en su mayoría de edad tras sus 35 años de edición continuada. Es un motivo de alegría para todos los amantes del cine. Este certamen es uno de los más valiente del panorama nacional, con su dedicación a una cinematografía que a pesar —o quizás por ello— de hablarse en la propia lengua, sigue siendo la auténtica cenicienta de la industria del cine.
Por Ramiro Cristóbal

45 años de spaghetti western / Aquel frutífero puñado de dólares
La década de los sesenta se abría con el western saliendo de su edad de oro. Una nueva generación de espectadores estaba a punto de eclosionar y el séptimo arte iba a tener que adaptarse a los nuevos gustos. Ya en 1960 John Sturges hizo una apuesta de lo más singular al llevar a la pantalla una cinta del Oeste que tomaba como base una película oriental. El original era Los siete samurais, de Akira Kurosawa, que en Hollywood y con un reparto estelar se convirtió en Los siete magníficos. Cuatro años después, el italiano Sergio Leone quería también dar un giro a su carrera. Después de tres incursiones en el peplum, con Sodoma y Gomorra, El coloso de Rodas y Los últimos días de Pompeya, buscaba un proyecto lo suficientemente distinto como para poder desarroyar su verdadera voz de director. La historia perfecta la encontró en otra película de Kurosawa, Yojimbo, que se convertiría en Por un puñado de dólares.
Por J. Márquez


José Luis López Vázquez / Algo más que un gran intérprete
Parece un tópico, una falta de originalidad, repetir una y otra vez que era uno de los grandes. Pero a veces no existe mejor forma de decir algo. Y hablar de José Luis López Vázquez es, efectivamente, referirse a uno de los nombres fundamentales del cine español y europeo. Tuvo tal vez la mala suerte, como sus compañeros Alfredo Landa o José Sacristán, de hacer cine y teatro en una época que acabaría marcándolo, dando vida a un español tipo del que los propios españoles no tardarían en avergonzarse. Sin embargo, cada una de esas películas, las buenas y las malas, son muestras irrefutables del don interpretativo con el que estaba dotado. No en vano, trabajó con los más variopintos directores, desde Luis García Berlanga, Jaime de Armiñán y Carlos Saura a Pedro Lazaga, Mariano Ozores o José María Forqué, amén de compartir cartel con lo mejor del cine español. Aunque entre todos los compañeros de reparto fue sin duda con Gracita Morales con quien compartió mejor química, llegando a protagonizar juntos una veintena de películas. Él fue, por encima de cualquier otro, el genuino “¡señorito!”
Por J. M.


Política cultural / Malos tiempos para algunas líricas
Poco a poco se van definiendo los presupuestos de las diferentes administraciones públicas para el próximo año. Todo apunta a una importante rebaja, entre el 10 y el 25 por ciento, en las asignaciones a la cultura. Falta por saber cuáles son las partidas más perjudicadas. Parece claro que algunos de los disparates culturales que se han realizado en ciertos territorios en los últimos tiempos, se van a recortar. Menos mal que los proyectos faraónicos han sido la excepción y no la regla. Sorprende que las administraciones progresistas y cuando hay que recortar gastos, emprendan siempre el recorte con la cultura.
Por Rubén Caravaca


Tomando el pulso al mundo / Algo más que una maravilla natural
Llegamos a Hanoi el jueves por noche, después de un largo viaje en tren desde Hue. De la estación cogimos un taxi hacia la casa de una pareja de rumanos de Couchsurfing que Alexandra conocía, donde llegamos después de que el taxista hiciera una grande vuelta para cobrarnos más del doble del precio normal. Pero el mal humor se me pasó enseguida cuando nos encontramos con Sebas y Mona, los cuales nos trataron con una hospitalidad digna de entrar en el libro Guinness de la buena hospitalidad, — igual que las anteriores parejas que nos han ido alojando—, aunque ellos comentaran que simplemente nos habían abierto la puerta de su casa. Pero la dejaron bien abierta, porque enseguida nos volvimos a sentir como en casa, sobre todo Alexandra que se quedó cerrada casi toda la semana; a excepción del viernes pasado, el día siguiente de llegar, que fuimos juntos a la embajada de la India para hacernos el visado.
Por Jan Bover