martes, 31 de julio de 2007

Finalizó Pirineos Sur










Fotos:
Jesús Alarcón, David Calle y Marta Calvo.

Diversidad, creatividad y atrevimiento musical, señas de identidad de Pirineos Sur
“Cuando el río suena” se ha convertido en un torrente de calidad, innovación y “riesgo artístico”, que el público ha sabido valorar y entender con su asistencia masiva
La presencia de cerca de 150 representantes de medios de comunicación de fuera de la Comunidad Autónoma de Aragón, evidencia el interés de este encuentro único en Europa.

Mucho riesgo tenía la XVI Edición de Pirineos Sur. El año pasado y con motivo del 15º cumpleaños del Festival, los responsables del mismo de la Diputación de Huesca, realizaron un importante esfuerzo para celebrarlo seleccionando para ello a algunos de los mejores artistas que habían pasado durante todos esos años por sus diferentes escenarios. Público y medios de comunicación reconocieron aquel esfuerzo con la asistencia masiva de espectadores, y una presencia muy destacada de representantes de medios de comunicación tanto nacionales como internacionales.

“Cuando el río suena” ha sido la temática elegida para esta edición, donde han comparecido artistas muy conocidos junto a otros que sólo lo son en los círculos más avanzados de las llamadas “músicas del mundo” o que directamente actuaban por primera vez en nuestro país. Una apuesta “arriesgada” que el público ha reconocido con una asistencia similar a la del año pasado, a pesar de tratarse de artistas menos reconocidos. Alrededor de 30.000 asistentes a los conciertos, a los que hay que añadir otros 20.000 que han visitado o asistido a las diferentes actividades paralelas programadas. Cabe destacar la gran asistencia a los conciertos de la carpa de Sallent de Gállego, donde se presentaban artistas prácticamente inéditos entre nosotros y que ha tenido llenos prácticamente diarios, con una media de 800 asistentes a cada concierto.

La calidad artística ha sido reconocida por casi todos los especialistas, que han convertido el Festival en una referencia no sólo nacional, sino también a nivel internacional, como lo han reconocido diferentes medios internacionales. Pirineos Sur continúa siendo la referencia obligada para artistas consagrados, muchos de ellos consideran el Auditorio Natural de Lanuza como uno de los lugares más emblemáticos donde trabajar y lo reconocen habitualmente en sus declaraciones ante los medios de comunicación y profesionales de la música.

Artistas más noveles reconocen que actuar en Pirineos Sur es la mejor plataforma para su difusión posterior en toda Europa. La apuesta por todo lo emergente de América Latina y África está dando a conocer el Festival en estos lugares tan alejados.

Bastante culpa de ello tienen la asistencia masiva de representantes de medios de comunicación, tanto de Aragón como de fuera de la Comunidad Autónoma. Cerca de 150 profesionales, no aragoneses, se han desplazado este año al Festival. Un incremento cercano al 15% con referencia al año pasado. La presencia internacional también se ha consolidado, así como la de medios autonómicos. Profesionales a los que no les ha importado tener que hacer cientos, a veces miles de kilómetros para poder asistir a la cita de Pirineos Sur, que compite en fechas con una veintena de festivales de primer nivel.

A todo lo anterior hay que añadir la complejidad del trabajo organizativo que supone crear toda una infraestructura artística de primer nivel internacional, en un espacio natural protegido y con una población habitual que supera en poco los mil habitantes, con los problemas de logística e infraestructuras que ello conlleva.

La calidad y el riesgo artístico, la fidelidad y el apoyo del público, el respaldo de los medios de comunicación y la organización compleja y profesional, siguen haciendo de Pirineos Sur una apuesta por la diversidad cultural única en el sur de Europa. La Diputación de Huesca que arriesgó hace 16 años con este proyecto en el que pocos creían, hoy es reconocida en todo el mundo gracias a aquel atrevimiento.

La noche dedicada a “Las músicas del río Níger”, el mejor colofón para la XVI Edición de Pirineos Sur

Fotos: Jesús Alarcón.

Una de las principales características de la edición de este año de Pirineos Sur ha sido el altísimo nivel de la mayoría de los artistas participantes. La programación de este año constituía un auténtico reto dada la calidad de los participantes en la edición del año pasado, con motivo del 15º Aniversario.

Las músicas del río Níger fueron las encargadas de cerrar la XVI Edición del Festival y fue un acierto artístico, que la luna llena que inundaba el Auditorio Natural de Lanuza no se quiso perder, como tampoco las miles de personas que abarrotaban el espacio, y otros cuantos lo que escuchaban desde el exterior.

Pasaban pocos minutos sobre las diez de la noche, todavía no había anochecido completamente, cuando salieron al escenario los músicos de Oumou Sangaré. Poco después aparecía ella. A punto de cumplir los cuarenta, y por lo que hemos podido comprobar en Lanuza, puede estar en el mejor momento de su carrera. Llena de garra, vitalidad, con auténticas ganas de agradar y disfrutar. Era la segunda vez que visitaba el festival, la anterior en 1996, y encandiló al público con sus cantos y bailes provenientes de la región de Wassoulou, cuna de algunas de las más conocidas artistas de Malí. Su actuación impresiona. La voz extraordinaria, su desafiante belleza y su compromiso en la lucha de la mujer musulmana en una sociedad dominada por los hombres, identifican a esta mujer que está a punto de convertirse en una auténtica estrella a nivel mundial. Música y compromiso en estado puro.

Tras dos intentos fallidos y con el susto en el cuerpo, no hay dos sin tres, hizo su aparición Toumani Diabaté. Desde que grabara "Songhai" 1 y "Songhai 2" con Ketama, los responsables artísticos del festival, han hecho múltiples esfuerzos para su participación en el mismo. Intentos baldíos hasta la noche del sábado. Se hace acompañar por la Symmetric Orchestra, casi decena y media, de magníficos músicos, de procedencias africanas diversas. La riqueza musical es absoluta y llega a momentos magistrales cuando Diabaté efectúa sus solos con la kora. Incluso aquellos que no tienen especial devoción o interés por las llamadas músicas del mundo, sucumben ante la magnitud de su música. Entre tema y tema agradecimientos para sus amigos españoles, recuerdo especial para Ketama, para el fallecido Ali Farka Touré, con el que obtuvo un Grammy en 2005 y, por supuesto, para un público que le venera.

Espléndida noche musical, acompañada de una temperatura suave, broche de oro para una edición espléndida de Pirineos Sur.

Bella Nuei y Auserón entusiasman en la noche dedicada a “Las músicas del Ebro”

Fotos: Jesús Alarcón.

Que las músicas del Ebro han ocupado un papel destacado en esta edición de Pirineos Sur es una obviedad que hay que recalcar, ya que nos han permitido comprobar la diversidad de estilos y artistas que podemos encontrar en sus orillas.


La última noche dedicada a las mismas comenzó con la actuación de Biella Nuei. Son un referente imprescindible en la música popular tradicional aragonesa. En los ochenta, comenzaron su andadura musical en tiempos en que no era nada fácil afianzarse en un género musical, mayoritariamente olvidado por medios de comunicación y programadores artísticos. Son muchos años de actividad e investigación. En el Auditorio de Lanuza se hicieron acompañar de invitados de lujo como Konstancio Pradas, Javier Paixariño, Juan Alberto Arteche (auténtico precursor en nuestro país de la música folk a través de Nuestro Pequeño Mundo) y el oscense Juanjo Javierre, uno de los mejores creadores a nivel nacional, embarcado siempre en las aventuras artísticas más diversas. Destacar la participación de los Paloteados de Lanuza que han mantenido viva la tradición de la danza con bastones, durante décadas, y que mostraron en el entorno natural donde ha sobrevivido al paso del tiempo.


Con el descanso de rigor, los ritmos de la Original Jazz Orquestra del Taller de Músics de Barcelona comenzaron a escucharse. Se trata de una formación con más de veinte integrantes, dirigidos por Enric Palomar, responsable también de los arreglos que han dado nueva vida a los temas, ya clásicos, de Radio Futura y Juan Perro. Al frente de la misma Santiago Auserón. Volvía al Auditorio de Lanuza, después de su participación en el “Homenaje a Compay Segundo” en el año 98. Auserón es uno de las personalidades más importantes de nuestra música popular. No sólo en la labor creativa e interpretativa, también en su faceta de investigador. Fue uno de los responsables de la difusión de la música tradicional cubana, cuando lo único que conocíamos de ella era la música de baile, fusionándola con el flamenco.


Su concierto fue un recorrido por algunos de sus temas más conocidos (“Annabel Lee”, “El tonto Simón”, “Semilla negra”, “La negra flor”...) adoptados al formato de big band, de forma similar a las grandes bandas, que acompañan a excelentes intérpretes, en los salones de La Habana o Nueva York en los años cuarenta o cincuenta. Es un maestro de la puesta escénica. Domina el escenario como pocos y el público lo agradece. Finaliza su actuación con la entrega total y el entusiasmo de los asistentes. Tiene que volver para finalizar con “Veneno en la piel” y “Paseo con la negra flor”. El mejor fin de fiesta posible para las músicas del Ebro, que han demostrado que el paso de los años mantiene en primer plano a aquellos que se ha dedicado a la misma con rigor, por encima de modas coyunturales.

jueves, 26 de julio de 2007

Las músicas del Guadalquivir hacen vibrar las aguas de Lanuza

Fotos: Jesús Alarcón

"No estamos locos, que sabemos lo que queremos” cantaba la gente mientras abandonaba el auditorio de Lanuza camino de la carpa étnica los que están de vacaciones para seguir la fiesta, o en dirección a los coches aquellos que tenían que trabajar al día siguiente. El tiempo acompañó en una noche mágica, con una excelente asistencia de público a pesar de tratarse de un martes.

Los Juncales es el proyecto conjunto de Manuel Molina, Diego Carrasco, Tomasito, Javier Barón, Moraíto Chico, Diego del Morao, Maloko, Bo y Juan Grande, es decir una reunión de auténtico lujo, imposible de ver en la mayoría de los escenarios. Forman parte de la mejor trayectoria musical española de los últimos 30 años. Desde Smash a propuestas más actuales del baile. Música festiva, incansable, original, de compases contagiosos. Música de encuentro, de fusión, ajena a modas temporales. Un repertorio de seguriyas, tangos, bulerías, romances... para satisfacer y entusiasmar a conocedores de lo jondo y a neófitos. Una fiesta, en suma, que subía en intensidad según avanzaba la noche.

El listón estaba muy alto, y la gente realmente entregada cuando salió Antonio Carmona. Llevaba tres años sin subir a los escenarios desde la desaparición de Ketama. Su música ha dado un giro importante desde que conoció a Gustavo Santaolalla, que decidió participar en la producción de su último disco, grado en sesiones maratonianas de estudio. Ketama fue uno de los grupos que actuó en la primera edición de Pirineos Sur, y Carmona estaba realmente feliz de volver al Auditorio de Lanuza. Se notaba antes, después y durante su actuación.

El comienzo fue una sorpresa para el público, son muchos años de Ketama, y descubrieron a un artista más pop acompañado de una excelente banda eléctrica. Poco tenía que ver con la imagen flamenca del trío. Sólo hizo falta que interpretara un par de temas, para que el público se entregara ante esta propuesta más personal y sin duda valiente y atrevida, que ha convertido a Carmona en una de las mejores referencias de nuestro pop. Una quincena de temas donde no faltaron alguno de los clásicos de Ketama y un fin de fiesta acompañado por todos Los Juncales, que invadieron el escenario, al mejor estilo “okupa”, sin avisar. Toda una sorpresa.

Finalizada la actuación los artistas se dejaron acompañar por todos los asistentes que lo desearon. Una muestra palpable del saber hacer y estar, tanto a nivel artístico como personal. Las noches flamencas de Pirineos Sur se están convirtiendo cada vez más en encuentros mágicos, inolvidables e innovadores, y para nada habituales en otros escenarios. La apuesta por la diversidad musical, pasa también por mostrar la nuestra y en Lanuza se pudo escenificar magníficamente esa apuesta. La gente no está loka, sabe lo que quiere y además sabe disfrutar de las propuestas más personales.

La fiesta se prolongó hasta la seis de la mañana en la discoteca del hotel, con motivo de la fiesta de los trabajadores del festival. Trabajadores, periodistas y artistas disfrutando de la noche pirinaica.

Sallent de Gállego recibió con entusiamo a los nómadas del desierto


Fotos: Jesús Alarcón

La magia apareció en forma de gitanos del desierto de Rajastan que con el buen gusto que les precede llenaron, la explanada de Sallent de Gállego, de bellas melodías procedentes de la tierra que fue reino de emperadores y maharajas.

Una tierra de tradiciones espirituales y musicales en la que, desde hace muchas generaciones, el arte se transmite de padres a hijos. Los gitanos de la India son de los primeros de los que tenemos noticias, años antes de que comenzará la Era Cristiana. Cuenta la leyenda que cuatrocientos años antes de Cristo, un rey persa, pidió al rey de la India el envió de diez mil músicos. El primero quedó impresionado por la calidad musical y les regaló tierras y pastos para que se aposentaran en el país. El desconocimiento agrícola y ganadero enfureció al rey persa que les expulsó de su territorio. Desde entonces se han convertido en caravanas musicales a través de los siglos.

Rahis Bharti decidió presentar su propia tradición: la música y el arte del Rajastán. Su grupo lo componen siete músicos: Amrat Hussain y Rahis Bharti. tablas y dholak, pequeño tambor de dos caras; Bilal Khan. canto y castañuelas llamandas kartels; Ghulam Ali harmonio portátil y cantos; Gopal Singh, cantos, flauta doble, pungi, instrumento utilizado por los encantadores de serpientes; un faquir, escupidor de fuego, acrobacias sobre vidrios rotos, equilibrio sobre alfombras de clavo, trucos de magia y sorprendentes números extraordinarios.

Como complemento los bailes de la bailarina sapera, Kamla Kumari, que presenta las más bellas danzas del Rajastán. Una gitana que efectúa acrobacias y presenta coreografías de temas mitológicos como el de la cobra, guardiana de las verdades espirituales. Colorido y buen humor en una noche calurosa, en lo artístico, donde la mística y el talento de esta cuna de los gitanos que es el desierto de Thar, demostró la mas didáctica lección sobre lo que debían ser aquellos trovadores y músicos que iban de ciudad en ciudad, de aldea en aldea, divirtiendo y transmitiendo conocimientos.

Mostraron una realidad musical prácticamente desconocida para la mayoría de los presentes. Un viaje en el tiempo y en el espacio. Una mezcla de realidad y aventura. Un cuento musical recibido con entusiasmo por un público que no paraba de bailar las más variadas danzas con las posturas más inverosímiles. El desconocimiento de las mismas dio paso al atrevimiento audaz sin ningún tipo de pudor.

Los mercados del mundo dieron la bienvenida a los descendientes y vecinos de Lawrence de Arabia. Sállent de Gállego se transformó en un desierto, donde confluyeron colores, cantos y bailes. Danzas y cantos sagrados reflejo de los mayores acontecimientos. Por una noche estos gitanos del mundo, se convirtieron en los auténticos Príncipes de Sallent. Una apuesta más por la diversidad cultural, que siguen convirtiendo a Pirineos Sur en uno de los festivales de referencia en la difusión de la misma y a la Diputación de Huesca en un referente internacional en ese sentido.

Las músicas dedicadas al Río Tajo muestran la diversidad musical lusitana

Fotos: Jesús Alarcón.

Las músicas populares de Portugal tuvieron una excelente difusión, entre nosotros hace unos años En la década de los setenta nombres como Jose Afonso, Jose Mario Branco, Fausto, Sergio Godinho... gozaron de gran aceptación al calor de la revolución de los claveles. Años más tarde el fado recupero su papel cultural, alejado del nacionalismo caduco con el que se le asimiló en los años de la dictadura. Papel similar al que jugó el flamenco, o la música de raíz flamenca, en nuestro país.

Nombres como Amelia Rodríguez, Adriano Correia de Oliveira y Carlos do Carmo, abrieron una ventana a la música de Portugal por donde se coló Madredeus, el grupo más reconocido en los últimos años. Su cantante Teresa Salgueiro se presentó por primera vez, en solitario, en Lanuza aprovechando el parón musical decidido por el grupo. Se acompañó para ello del Septeto de Joâo Cristal para juntos recrear algunos de los grandes temas de la música brasileña. Iniciaron el concierto con “Ola” el tema de Antonio Carlos Jobim para recorrer durante hora y media íntegramente todos los temas del disco “Vocè e eu” , grabado conjuntamente y recientemente editado entre nosotros. Un concierto magnífico artísticamente, tanto en lo interpretativo como en la selección musical, que evidencia el papel de Teresa Salgueiro en la música lusa actual.

Fado, canción tradicional y la canción de autor portuguesa han gozado de una difusión más o menos habitual, esto no ocurre con el pop, rock, techo, hip-hop... y otras propuestas musicales actuales, muy interesantes, y que casi nunca nos llegan.

Una de las pocas excepciones es The Gift. Grupo identificado con la filosofía do it yourself (hazlo tu mismo). Cuentan con la voz personalísima de Sónia Tavares. En sus grabaciones colaboradores de lujo cómo Howie B (U2, Björk), Daniel Howard (Cinematic Orchestra) o Gavin Friday (Nick Cave, Massive Attack) que le dan un toque sajón sin perder su identidad lusa. En su actuación mezclaron temas contundentes con otros mucho más intimistas, reflejo de su manera de entender la música y los diferentes procesos creativos en los que están inmersos. Con ellos el público de Lanuza pudo librarse del frío y la humedad reinantes.


los ritmos del Río Grande convierten el Auditorio de Lanuza en una fiesta latina única



Música, danza y compromiso social protagonistas de la noche

Fotos: Jesús Alarcón

Panteón Rococó hizo su presentación entre nosotros el pasado mes de abril, en la III Edición del Mercado de En La Línea, en Fraga. Fue su único concierto en España. Su actuación no dejo indiferente a nadie, siendo una de las más comentadas. El mejor resultado de aquel concierto fue su inclusión en el cartel de Pirineos Sur de este año. Comienzan ya a contar con un buen número de seguidores que se desplazan a cualquier lugar donde se presentan. Son una explosión de sonidos, ritmos, bailes, amores, conciencia, fiesta, pero sobre todo rebeldía. Comportamientos musicales y humanos, una forma de entender la música y el compromiso social de la misma. Comenzaron con “Acábame de matar” y finalizaron con “La carencia” todo un himno entonado por la mayoría de los asistentes que conocen perfectamente los temas, aunque no estén editados entre nosotros. Baile, paz y resistencia durante cerca de hora y media.

El dios azteca de la danza, en el idioma Náhault, es Ozomatli. Estaba claro que esta iba a ser su noche. La lluvia se convirtió en realidad, pero tuvo que abandonar el Auditorio de Lanuza no podía competir con tanto talento, ritmo, fusión y mestizaje. El grupo cuenta con doce años de existencia y desde hace diez era un objetivo prioritario de la dirección de Pirineos Sur. No es de extrañar ese interés. Son una banda única. Un crisol impresionante de culturas, una fusión perfecta de ritmos latinos, afroamericanos y asiáticos. Una embajada cultura que no rehuye, al contrario, el compromiso. Los quince temas interpretados indistintamente, en castellano e inglés, fueron seguidos con auténtico entusiasmo que se desbordó cuando decidieron continuar su actuación entre el público
.


La Noche del Río Grande, fue enorme en lo musical. Panteón Rococó y Ozomatli mostraron, como pocos, el placer de los músicos haciendo su trabajo, divirtiéndose, haciendo disfrutar al público.

la música espiritual de Farida cautiva en Pirineos Sur

Foto: Jesús Alarcón

El islamismo laico de H-Kayne dio paso ayer a la música espiritual de Farida & Iraqi Maqam Ensemble. La carpa poco a poco se fue llenando al compás de la música y de espectadores que escuchaban devota y ceremonialmente los temas. Su música, apropiada para teatros y espacios cerrados, fue recibida con el máximo respeto por los asistentes que pone de manifiesto la madurez del público asiduo del Festival.

Durante los noventa minutos que duró la actuación del Iraqi Maqam Emsemble, mostraron la diversidad de la música iraquí acompañados de la majestuosa voz de Farida Mohamed Ali, primera mujer interprete de maqam, género musical habitualmente interpretado por hombres, y del que Farida se ha convertido en su máxima exponente. Su voz le permite interpretar toda una diversidad de géneros con sencillez haciendo que una música difícil de entender para los no iniciados, sea de fácil comprensión.

Desde que el grupo se fundó en Bagdad en 1989, han recorrido los mejores escenarios del mundo recibiendo varios premios internacionales, entre ellos “la mejor intérprete del siglo XX de maqam”, galardón concedido por el Ministerio de Cultura iraquí en 2003. Este desarrollo se percibe perfectamente durante la actuación, realizando un recorrido musical por las diferentes etnias e idiomas del país. Cada uno de los músicos ataviados con las vestimentas típicas de cada una de las regiones, un intento de mostrar que la cultura es capaz de unir aquello que las diferentes políticas y diplomacias no logran. Cantos de paz, esperanza, diálogo en contraposición a la visión cotidiana de un que Irak intransigente, bélico y violento.

Farida, ejemplo y coherencia de un país que casi nunca se nos muestra. Propuestas como ésta de Pirineos Sur y otras similares, nos permiten ver, conocer y comprender otras realidades, más interesantes y menos dolorosas.

H-Kayne pone de manifiesto la consistencia y calidad de las músicas marroquíes actuales

Su primer concierto en España fue seguido con entusiasmo por las personas que abarrotaban la carpa de Sallent de Gállego

Fotos: Jesús Alarcón

Que la escena de músicas actuales marroquíes está en plena ebullición y expansión nadie lo pone en duda. Darga fueron el punto de partida, en la edición pasada de Pirineos Sur, y ayer pudimos comprobarlo con H-Kayne, grupo procedente de la ciudad sagrada de Meknes. Con dos discos en el mercado y un tercero en fábrica, el grupo se ha convertido en una de las referencias obligadas de la nueva ola marroquí. Un concepto musical inédito con el más puro sonido groovy oriental, e influencias de hip hop a ritmos de contundentes scratches.

Su primer concierto en nuestro país tuvo una buena parte de improvisación, Iberia perdió la maleta donde transportaban todas las bases, teniendo que transformar y adaptar el show por este contratiempo. Los veinte primeros minutos contó con la presencia única del DJ Key, una referencia obligada en su país, para después aparecer el grupo al completo cautivando a la masiva asistencia desde el primer tema. Los mismos interpretados en árabe y berebere no fueron obstáculo para la perfecta comunicación que se produjo entre artistas y espectadores. Destacaba de manera especial un grupo de niñas, de muy corta edad, que jaleaban las canciones en no se sabe que idioma, desde la primera fila.

El panorama musical marroquí esta sufriendo una transformación esencial. Los jóvenes artistas buscan alternativas en el país y no aspiran a emigrar para conseguir un mundo mejor. Quieren lograrlo donde han nacido y viven. En ello emplean buena parte de sus esfuerzos. La música como esperanza y emoción es un arma política de primer nivel. H-Kayne y otros grupos lo saben. A pesar de no tener quién distribuya sus discos en España, de no tener presencia mediática, su expansión es cada vez más importante y pone de manifiesto que hay una realidad social y cultural ignorada y silenciada. Es la imagen positiva de una juventud, y un país, que quieren estar entre los países desarrollados sin perder su propia identidad.

La apuesta de Pirineos Sur por este tipo de artistas es parte esencial de la filosofía del Festival; promover valores y diversidad cultural.

La Diversidad de las Músicas de México

Fabricantes de Ideas y FNAC España, en colaboración con la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI) y La Mar de Músicas, editan un nuevo libro-disco de la colección de “músicas del mundo”

Este próximo fin de semana se pone a la venta un nuevo título de la colección de “músicas del mundo” que La Fábrica de Ideas/Fabricantes de Ideas AC edita y produce para Fnac España. Esta nueva publicación ha contado con la colaboración de la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI), dependiente del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación, y del Festival La Mar de Músicas.

Es la sexta publicación editada en colaboración con La Mar de Músicas. Esta nueva edición está dedicada al país invitado en su XIII edición: México, un país muy diverso en lo musical y plural en lo cultural. El texto de introducción hace un amplio recorrido a través de los diferentes estilos, territorios y artistas mexicanos; desde la música tradicional a la electrónica. La autoría del mismo corresponde a Enrique Helguera de la Villa, que de forma amena nos introduce en la historia musical del país.

14 artistas forman parte de la banda sonora, que por orden de aparición son los siguientes: Panteón Rococó, Los de Abajo, Shock Bukära, Big Metra, La Mata del Son, Lila Downs, Cecilia Toussaint, Eugenia León, La Negra Graciana, Guty Cárdenas, Son de Madera, Wakal, Tovar y Jorge Reyes con Suso Sáiz.

En la edición también se incluye un texto introductorio de Alfons Martinell, Director General de Relaciones Culturales y Científicas de la AECI, en el que pone de manifiesto el apoyo de la administración central del Estado en la defensa y difusión de la diversidad musical, así como a las empresas, colectivos e instituciones que trabajan en esa misma línea de acción cultural.

Esta publicación es la número 29 de las que hasta ahora hemos realizado en común entre Fabricantes de Ideas y Fnac, mediante un acuerdo de colaboración que se inició en el año 2000. Un modelo de edición que tendrá nuevas publicaciones en los próximos meses, en las que también colaborarán el Festival Pirineos Sur y la Expo Zaragoza 2008, y que se ha convertido en una referencia obligatoria para conocer la diversidad de las músicas del mundo.

Los libros-discos se pueden adquirir en las diferentes tiendas de Fnac y en la página web de la misma www.fnac.es, al precio de 9,95 euros.

domingo, 15 de julio de 2007

Noche de baile bajo las estrellas





















Fotos: Jesús Alarcón y David Calle.

14 de julio / INDO vs TÁMESIS (Pakistán / UK ) / Auditorio Natural de Lanuza

Miles de personas disfrutaron de una noche de danzas muy especiales

La música de baile es una de las variables de las músicas actuales donde más convergen estilos, procedencias y diversidad cultural y social, dando como resultado un amplio abanico de gamas y posibilidades musicales desconocidas hasta hace poco y que las nuevas vías de comunicación han universalizado.


La noche dedicada al Indo, con su ramificación londinense, cautivó a las miles de personas que abarrotaron el Auditorio de Lanuza y que dejaron fuera del mismo, sin posibilidad de conseguir una entrada, a varios millares más. La limitación de acceso de automóviles, desde última hora de la tarde, no impidió que muchas de estas personas recorrieran varios kilómetros a pie para poder llegar al espacio escénico. Ese fue uno de los motivos que motivaron que al comienzo de la actuación de Cheb I Sabbah no hubiera más de un tercio del aforo. Acompañado por
Salar Nader (tabla india) y Jamey Haddad (percusiones árabes y norteafricanas) mostró toda una gama de matices que le han convertido en uno de los grandes animadores de la música bailable a nivel mundial con propuestas atrevidas y para nada convencionales.

Tras el consabido descanso para adecuar el escenario para la siguiente actuación, el lleno era ya prácticamente completo, las filas en las barras y los servicios parecían interminables. Era la primera vez que visitaban el festival los integrantes de Asian Dub Foundation y dejaron el mejor de los sabores con casi dos horas de actuación. Desde el primer tema era evidente por dónde iba a transcurrir un show que les ha convertido en uno de los grupos cabeza de cartel, y referencia en múltiples festivales de todo el mundo. Son las figuras más visibles y mediáticas de este movimiento musical indo-europeo, que desde Londres ha cautivado la escena europea, una apuesta complementaria al surgido en París con la escena musical africana o en Madrid con la Latinoamericana. El grupo que se formó hace casi década y media, sigue fiel a sus orígenes; música para bailar sin renunciar a ningún principio o tema, por muy polémico o conflictivo que sea, y que reflejan en los contenidos de sus textos. Un movimiento que cobra mucha más fuerza en unos momentos en los que la violencia integrista es protagonizada por ciudadanos que proceden de los mismos lugares que ellos. En la rueda de prensa previa, Steve Savale uno de los líderes de la formación, no eludió ninguno de esos temas complejos y polémicos en los que todos estamos involucrados, no sólo la violencia, también la discriminación de su comunidad, la desigualdad social y las dificultades que sufren otros artistas no tan conocidos como ellos.


Durante los 15 temas que duró la actuación, se escenificaron algunos de sus temas más conocidos, seguidos por miles de personas que no paraban de bailar, tanto en la zona de gradas como en el interior del agua. La fiesta se prolongó durante varias horas más, mientras los organizadores se empleaban a fondo para que la salida de público y artistas se realizara de la manera más coordinada y en las montañas limítrofes prodiagan innumerables raves clandestinas hasta la tarde del domingo.


Una jornada mágica de baile que volvió a demostrar el punto de unión que supone la música para miles de personas de procedencias e ideas diversas.

Audacia, respeto y diversión protagonistas de la Noche del Danubio en Pirineos Sur

12 de julio / La Noche del DANUBIO (Rumanía / Macedonia) / Auditorio Natural de Lanuza

La segunda noche muestra la personalidad cultural de Pirineos Sur

Fotos: Jesús Alarcón


María Tanase está considerada como la más grande intérprete de la canción popular rumana. Su labor artística fue más allá de la música y destacó también en el teatro. En 1938 grabó sus primeras canciones que fueron destruidas, un par de años más tarde, por la policía fascista. Ésta alegó “adulteración del espíritu folclórico”, otros lo achacaron a las amistades judías de la artista. En la década de los 50 destaca y es reconocida en como “la Edith Piaf rumana” y recibe varios premios por su labor. En el mes de junio pasado se conmemoraron 44 años de su fallecimiento.


No había anochecido del todo cuando Balanescu Quartet comenzaba su actuación. Bajo la dirección de Alexander Balanescu, excepcional violinista, colaborador de Philip Glass, Michael Nyman, David Byrne, Pet Shop Boys o Kratwerk, pudimos aproximarnos de una manera muy personal a las músicas del “París del Este” como se denominaba a Bucarest en los años 30, y conocer de primera mano una realidad bastante desconocida por nosotros. Poco a poco el Auditorio de Lanuza se iba poblando de espectadores sorprendidos por una propuesta para nada habitual en la escena de los festivales de música popular. Un riesgo asumido, como otros muchos, por Pirineos Sur con audacia y valentía, y que el público asume con naturalidad, respondiendo con respetuosos silencios, rotos por vítores y aplausos prolongados al final de cada tema. Los espectadores de Pirineos son un ejemplo de madurez musical siempre ávido de conocer nuevas propuestas, aunque muchas de ellas tengan más de medio siglo de existencia.


Tras los cambios oportunos llegó la fiesta por parte de la Kokani Orkestar. Hicieron lo que saben hacer: ejecutar de manera excepcional sus instrumentos, divertirse y divertirnos. Era la tercera ocasión en la que visitaban el Festival y cuentan con un buen número de seguidores que conocen muy bien sus canciones. Un recorrido musical por Bulgaria, Serbia, Rumanía, Turquía y por supuesto Macedonia. El tiempo no parece transcurrir para estas músicas actas para bodas, bautizos, banquetes y funerales, que muchos descubrieron en películas como Underground de Emir Kusturiska, y en directo por Goran Bregovic, siendo Pirineos Sur el punto de partida para su difusión posterior por todo el país. Su concierto finalizó con la bajada de la banda por las gradas, realizando un pasacalles haciendo acompañar por los espectadores, mientras un miembro del grupo vendía y vendía cedés.


Una noche musical excepcional, donde se volvió a manifestar que la diversidad musical se puede mostrar, innovando y arriesgando entre lo conocido y lo novedoso. Entre lo más clásico y lo más popular, entre lo más culto y lo más festivo. El público lo sabe y respeta, responde y valora estas iniciativas. Pirineos Sur es cada vez más una marca que tiene su valor como tal, mucho más de lo que aporte cada una de las individualidades que lo hacen posible. Un proyecto colectivo donde los espectadores son parte esencial del mismo.

La FÊTE À DAKAR estuvo protagonizada por DOUDOU N´DIAYE ROSE, OMAR PENE, DAARA J.

12 de julio / Escenario Auditorio Natural de Lanuza (Huesca).

Fotos: Jesús Alarcón.

Abrieron la noche los raperos que volvían a subirse por tercera vez a los escenarios del festival. Desde su primera actuación, hace ocho años, han ganado en ritmos y puesta en escena, convirtiéndose en una de las mejores referencias de las músicas modernas africanas de la actualidad. Cerca de hora y media de fusión y simbiosis perfecta entre tradición y modernidad. Música mbalax, rap, funk, reggae y raggamuffin, que reflejaban la historia musical del grupo. Un recorrido por su discografía centrándose de manera especial en los exitosos temas de su álbum Boomerang, que les ha supuesto un reconocimiento masivo y que su música sea habitual en pistas de baile y todo tipo de remezclas musicales.

En 1996 Omar Pene, con Super Diamono de Dakar, hizo su primera actuación en tierras oscenses, entonces era un desconocido. Hoy es una de las voces más bellas de la world music a nivel planetario. Si Daara J fusiona tradición con músicas emergentes y actuales, Pene lo hace con en el jazz, el blues incluso la salsa. Hay que agradecer que no destacase en su gran pasión, el fútbol, de haberlo hecho posiblemente nos hubiéramos privado de poder disfrutar con una música de belleza singular, símbolo e identidad de la diáspora africana. Música y compromiso base del movimiento “afro feeling” que tiene en Pene y su grupo a sus más importantes instigadores.

La noche se prolongó durante casi cinco horas y culminaba con la presencia de Doudou N´Diaye Rose, embajador cultural de Senegal y compositor del himno nacional de su país. Batió con autoridad y carisma sus magníficos tiempos a los tambores. Ritmos, melodías, espíritus diversos e increíbles percusiones poblaron los corazones de los asistentes que danzaban y bailaban desenfrenadamente sin que le paso de las horas hiciera mellas en los asistentes. Una perfecta sinfonía de percusiones, danzas, bailes y colores.

Finalizada las actuaciones comenzaba la sesión en la pista de la discoteca étnica. El festival cerraba su primera noche con un impecable inicio, augurando más noches memorables.

martes, 10 de julio de 2007

¿Qué es lo que más te duele?

Los amigos de Proyecto Líquido me han pasado este artículo aparecido en http://www.semana.com/wf_InfoArticulo.aspx?IdArt=104521

Los alumnos de su taller de escritura en Portland se ven forzados a reconocer su miedo al fracaso, a enfrentarse con sus fantasmas más íntimos para, desde allí, escribir. Esta es la historia de un laboratorio de escritura en donde la vergüenza y la autoindignación son la ley. ¿De qué se trata?

Por Hernán Ortiz (19 junio 2007)

Estás sentado con otras nueve personas en la cocina del escritor norteamericano Tom Spanbauer en Portland, Oregon, y no tienes idea de cómo iniciar un relato. No sabes cómo poner en práctica el método de la autoindagación. El taller se llama “Escritura Peligrosa”, y después de la explicación de unos conceptos y un par de lecturas, el maestro Spanbauer te asigna la tarea de escribir la primera línea o frase de un cuento, para decidir si vale la pena o no. Y tú estás en blanco, a pesar de haber estudiado historias como The Harvest de Amy Hempel, Strays de Mark Richard, y Sala de emergencias de Denis Johnson. Pero esos relatos, con su afilado estilo minimalista, en vez de inspirarte, te hicieron sentir miedo al fracaso. A no tener creatividad. A nunca poder escribir así de bien. Y ese miedo precisamente es lo que trata de evocar Tom Spanbauer en su taller de escritura.

“¿Qué es lo que más te duele?”, te preguntará, recordándote el método de la autoindagación, “¿qué es lo que más te avergüenza? ¿Qué le escribirías a una audiencia si estuvieras a punto de morir?”.

Spanbauer explica que para él la enseñanza se basa en una sensación. Que él es un alumno también, porque cuando se estudia la escritura, se estudia la vida. Así que su tarea es crear un “ambiente seguro” en el que no sea tan aterrador sacar del clóset la vida interior y leérsela en voz alta a un grupo. Respeta al alumno en relación con su corazón roto, su rabia, su vergüenza, y el miedo que está escondido dentro de las palabras, y de acuerdo con eso, actúa. “Al principio debo permitir que lo hagan mal. Si una nota incorrecta se toca lo suficiente, la disonancia puede convertirse en el lenguaje de los ángeles”. Y luego, cuando se ha adquirido esa confianza, Spanbauer adopta los roles de abogado del diablo, policía corrupto, tonto irreverente y provocador, con el fin de enseñar autoconfianza y autodisciplina. Es lo que le inculcó su maestro, el editor Gordon Lish, gran impulsor del movimiento minimalista norteamericano de los años ochenta, y que formó a escritores reconocidos como Raymond Carver, Barry Hannah, Joy Williams, entre otros, impulsándolos a encontrar su estilo propio –una voz narrativa suficientemente fuerte– y provocándolos con frases como: “Te vuelves un dios en tu trabajo diciéndole ‘no’ a la cultura”, o: “si puedes ver el mundo como nadie más lo ha visto, entonces tienes material”, o: “cuando la voz no es tu propia voz, es la voz de la muerte”.

Para Spanbauer la voz propia no se encuentra hasta dejar el miedo a lo que uno es. Según él, desapegarse del yo es el único camino para que cada uno hable su verdad honestamente. Por eso llama Peligrosa a su escritura, porque implica investigar a fondo el lugar que más te duele, y esto, cuando se hace desde el corazón, se notará en tus frases, y “casi como si fuera magia, el lector experimentará contigo el viaje, porque te has movido de un lugar de no saber, a un lugar de saber”.

Sin embargo, cualquiera que haya leído las novelas de Tom Spanbauer sabe que él enseña a escribir, pero que escribir como él es imposible.

En su novela más conocida, El hombre que se enamoró de la luna, el narrador nos hace partícipes de un viaje mítico en el que estamos completamente involucrados a nivel emocional. Diez años después, Spanbauer publica La ciudad de los cazadores tímidos y dice que escribir ese libro casi lo mata… pero que además le salvó la vida. En esta novela el narrador encuentra su divinidad mientras busca sin éxito el amor en la Nueva York de los ochenta. Lugares remotos fue su primera novela, narrada por un adolescente de trece años que presencia un asesinato y su padre lo obliga a permanecer en silencio. Esta relación entre padre e hijo se experimenta también en su cuarta y más reciente novela Ahora es el momento (publicada por Mondadori), en la que el narrador tiene que abandonar a su madre y a su familia porque ya se les había acabado la magia “de la misma manera en que a un auto se le acaba la gasolina”.

Todas las ideas de Spanbauer sobre escritura peligrosa se pueden apreciar en sus cuatro novelas publicadas, todas están escritas en primera persona, con una intimidad que te invita a ser el personaje y tratan temas pesados, como tabúes culturales. Actualmente, Spanbauer prepara un libro sobre cómo escribir junto a su alumno más famoso, Chuck Palahniuk (escritor de la novela en la que se basó la película El club de la pelea). De hecho, Palahniuk fue el primero en dar a conocer algunos de los conceptos del taller de Escritura Peligrosa en su ensayo “No perseguir a Amy”, publicado originalmente en The L.A. Weekly, sobre la también-alumna-de-Gordon-Lish Amy Hempel, cuyo cuento The Harvest se desglosa en el taller de Spanbauer, y que para él, es el ejemplo perfecto de escritura minimalista.

El ensayo menciona cuatro conceptos claves. El primero es el de “los caballos”. La metáfora que utiliza es que si realizas un viaje en carroza de una ciudad a otra, todo el camino se usarán los mismos caballos. Con caballos se refiere a “ideas repetidas”, el minimalismo presenta personajes, imágenes y detalles que, aunque no lo parezca a simple vista, siempre muestran un aspecto del tema central de la historia. Como una sinfonía, que aunque crece y crece, nunca pierde su línea melódica original. El segundo concepto es la “lengua quemada”, que es una forma de decir algo de manera incorrecta, retorciéndolo para que el lector vaya más despacio, para que preste más atención, evitando imágenes abstractas, adverbios y clichés. Un ejemplo es la primera frase de La ciudad de los cazadores tímidos: “Las cosas empiezan donde no sabes y terminan donde sabes”. El tercero es el “registro de ángel” que significa narrar sin hacer juicios. No describir algo como “horrible”, “alegre” o “simpático”, sino solamente las acciones y apariencias para que sea la mente del lector la que saque sus propias conclusiones. Y, finalmente, el concepto de “ir hacia el cuerpo” significa darle al lector una experiencia física, involucrarlo a un nivel visceral. No hacer que se trague a la fuerza toda la cháchara que se nos ocurrió, sino ofrecerle detalles gustosos, olorosos y táctiles. Capturar sus sentidos. Un ejemplo de este último concepto es cuando el narrador de El hombre que se enamoró de la luna, dice: “Plantado en medio del río, tus pies y tus piernas aullarían de dolor, la sangre te subiría tan rápido como pudiera subir la sangre, poniendo tanta distancia entre ella y el río como la sangre pudiera poner”.

Spanbauer también enfatiza que el minimalismo es lenguaje hablado, no escrito, una metodología que promueve una fuerte voz narrativa que “busca al lector, lo agarra de la garganta y le dice: ‘ven conmigo o te arrepentirás’”. Y en la Escritura Peligrosa, cada alumno busca su propia voz. No hay fórmulas preestablecidas, e incluso Spanbauer te pide que olvides lo que has aprendido en tus clases de escritura creativa, y salgas con algo propio. “La gente habla como piensa. Hay que crear la música narrativa, encontrar la forma de hablar del personaje, su voz. Cuando la tienes, ya está hecho el noventa por ciento”.

Y tú empiezas a escribir. Acabas la primera frase, y mientras sigues explorando esa parte oculta en tu corazón, empiezas a llorar. Y el maestro Spanbauer, en vez de consolarte, te anima a seguir escribiendo, mientras por un momento te desprendes del yo, y escribes tu primera buena historia, comprendiendo en la honestidad de tus palabras que el taller de Escritura Peligrosa, más que enseñarte a escribir, te ha liberado.

lunes, 9 de julio de 2007

Las fotos de la prueba de sonido a la que no asistí




Las fotos de la prueba de sonido a la que no acudí, que me ha pasado Yolanda.

Creo que luego el concierto fue excelente, como siempre.

Shock Bukara en La Mar de Músicas.


Tras cenar con Bajofondo al concierto de apertura protagonizado por Calexico, Lila Downs y Shok Bukara. Estos últimos era la primera vez que nos visitaban y forman parte de la escudería de Nopal Beat el magnífico sello mexicano dirigido por Luis Flores y Alejandro Pesina.

Los discos tuvieron hace años cierta distribucción a través de Emi y Nuevos Medios, hoy es imposible conseguirlos. La compañía se formó ren la ciudad mexicana de Guadalajara con la intención de aglutinar a un colectivo de productores y dj's que a partir de la tecnología y apostando por la música electrónica han puesto en marcha lo que denominan como Acid Cabaret.

Las mezclas y el labor de los dj's se acompaña por batería y percusiones que hicieron bailar al número público presente en el Castillo Árabe hasta bien entrada la madrugada.

La fiesta contínuo por los bares del puerto de la ciudad, pero me fuí a descansar al día siguiente tenía que estar en Madrid en el concierto de Hoba Hoba Spirit.

Con Bajofondo en La Mar de Músicas

Nada más acabar la participación en el Curso de la Complutense de viaje a Cartagena donde el día siguiente comenzaba la XIII Edición de La Mar de Músicas.

Junto a Pirineos Sur son las dos grandes referencias de las llamadas músicas del mundo en nuestro país. Un festival excelentemente dirigido por Paco Martín y Jose Luis Cegarra.

Alli volvimos a encontranos con nuestros buenos amigos de Bajofondo Tango Club, a partir del próximo disco, que sale a la venta el 6 de septiembre, solo Bajondo. Entre ellos Gustavo Santaolalla, con otro oscar bajo el brazo, desde la última que nos vimos en Pirineos Sur el año pasado y tras el memorable concierto en el Círculo de Bellas Artes de Madrid un par de semana antes, la fiesta posterior y el visionado de los partidos de futbol en casa de Antonio Carmona y Mariola.

Estuvimos hablando de ese próximo disco, del primer disco en soliario de Fernando Santullo, Repetto, Café Tacuba, Juan Carlos Godoy, Juanes, de las póximas bandas sonoras, de las ediciones gráficas, de la situación discográfica en general. En Cartagena es imposible conseguir un disco del grupo aunque las tiendas los hayan pedido hace meses a las distribuidoras sabiendo que el grupo iba a actuar.

Son ya muchos años de trabajo y la amistad prima sobre lo profesional. Grandes tipos y personas estos argentinos y uruguayos.

La próxima cita en octubre.

Participacion en los Cursos de Verano de El Escorial

El pasado jueves fuí invitado a particicipar en uno de los Cursos de Verano de la Universidad Complutense que se celebran en la localidad madrileña de El Escorial. En concreto el denominado "Repensar la democracia", dirigido por Antonio Romero.

En concreto tuve que participar en la mesa redonda denominada "Nuevas y viejas forma de Participación Ciudadana" junto al diputado autotómico del PSOE Francisco Contreras y el psicólogo y experto en nuevas tecnologías José Luis Taboada.

Mi intervecnión estuvo basada en el papel de la izquierda en la actualidad, el fomento de la democracia real, la participación de los jóvenes en los nuevos movimientos globales y las formas posibles de intervención en la actualidad: Participación individual. Potenciación de la creatividad personal y colectiva. Fomento de la Diversidad Cultural. Organizar la Heterogeneidad. Apoyar y dotarse de mecanismos de información propios. Trabajo en red y la Accón Política Individual.

Una buena y grata experiencia de la que aprendí bastante y donde pudimos comprobar diferentes maneras de ver el papel de la izquierda en la actualidad.

Gracias a Antonio Romero por su invitación y a Juan Lobato por su preocupación por todos los detalles del curso.

Nuevo número de Cuadernos para el Dialogo

Ha salido el número correspodiente a los meses de julio y agosto, el 21 de la nueva época.

Entre los temas que trata destacar los relacionados con "El proceso de Paz" con artículos de Diego Caballero y Gorka Landaburu con una excelente editorial "La oportunidad perdida".

Otro de Gonzalo Fernández Romero sobre la política energética de Venezuela. Una entrevista con Almudena Grandes centrada en la traición de las democracias aliadas a la República. Raquel Casero escribi sobre "Aquellos jóvenes" que refleja algunas de las formas de participación en las que estuvimos inmersos en los años ochenta. En total más de una veintena de colaboraciones relacionadas con la vida polítca, social, cultural y económica, incluyendo uno de mi propia autoría, reflejado en la portade de la revista.

Todo ello bajo la dirección de Manuel Domínguez Delgado y las ilustraciones de Rafael Iglesias.

domingo, 1 de julio de 2007

La libertad creativa una de las principales caracteristicas de la segunda jornada de Ribagorza Pop Festival







La madrileña Christina Rosenvinge fue la encargarda de abrir la segunda jornada del Ribagoza Pop Festival y lo hizo en el Jardín del Espacio Pirineos, una magnífica elección para poder escuchar una de las voces femeninas de referencia en el país. La que fuera componente de Ella y Los Neumáticos, Alex y Christina y Los Subterráneos hizo un repaso a su carrera, incorporando algunos temas de recien composición, algunon finalizado esa misma tarde, la mayoria de ellos con tintes autobiográficos reflejo de sus vivencias en Madrid y Nueva York. Christina forma parte de esos excelentes artistas madrileños o residentes en la ciudad que desarrollan propuestas muy personales, no suficientemente reconocidas, que manifiesta otras realidades que ocurren por la capital.


Como pasa con La Excepción, grupo del barrio madrileño de Pan Béndito, que se han convertido en un ejemplo de coherencia musical y personal que les ha llevado a ser premiados por la cadena televisiva MTV como “mejor grupo español del año”, pero no ha sido el único galardon similar conseguido. Partiendo de una perspectiva muy personal, su música ha universalizado su compromiso, en base a unas excelentes letras, chelis, aflamencadas y muy irónicas. Una excelente actuación para un grupo que refleja una buena parte de los sentimientos de los jóvenes de los barrios de las grandes ciudades.


Antes que ellos había subido al escenario Albert Pla. Han pasado casi veinte años desde que consiguiera el premio a la IV Muestra de la Canción de Autor, pero su visión tan personal del mundo sigue descolocando a muchos que no acaban de entender el significado de mucho de sus temas que trata e intentan silenciarlos por variados motivos. Acompañado de una excelente banda (Judit Farrés, Tino di Geraldo, Diego Cortés) entunsiasmo al personal con una decena de excelentes canciones, magníficamente interpretadas y dramatizadas.


La jornada estaba claro que iba de propuestas muy personales. Como la es de la Juanjo Javierre, responsable de abrir la noche. Mientras el público iba llegando el oscense mostró lo mejor de su repertorio, que le han convertido durante más de dos décadas en un auténtico precursor de sonidos y ritmos que años después de ser iniciados por el se harían populares. En la quincena de temas que interpretó, con planteamientos muy rockeros, mostro la madurez de su inspiración creativa.


Cuando Acción Sánchez se pone a los platos es inconfundible. Es una referencia nacional y, también, lo es como productor y responsable artístico de varios proyectos en los que participa a través de su propio sello discográfico. Su introducción es un avance de lo que va a ocurrir cuando se hace acompañar de Zatu y Loco H Mafia, los mcs de SFDK. Lustro y medio de existencia determinan la vida de cualquier artista y asi ocurre con este grupo sevillano que ocupa un lugar privilegiado en la escena del hip hop nacional. Tras la introducción “Original rap University” da paso a rimas y ritmos que manifiestan su manera de entender su presencia en escena que les han convertido en uno de los grupos de referencia, no solamente en nuestro país. Una hora de letras contudentes que entusiaman a sus seguidores y no dejan indiferente a nadie. Su actacuón finaliza con las sintonias del Equipo A y El Padrino.


Pasan de las tres y media de la mañana cuando los fragatinos Nytrons y muestran la fuerza de su propuesta. Rock con matices de una banda ensamblada donde sorprende la voz de Carol. Tras ellos las dos últimas actuaciones; Colectivo Manzanas Traigo y El Gran Puzzle Cósmico. Los primeros son un colectivo que utilizan todas las posibilidades que los diferentes estilos de la música pop para bailar y disfrutar, con descaro y sn perjuicios. El segundo hace un recorrido casposo y corrosivo por la música de baile donde las letra son el auténtico motivo de su espectáculo. con títulos como “Mi perro es del Pryca” o “Iker Gimenez lo sabe”.

Fiesta y Pluralidad musical en la primera jornada de Ribagorza Pop Festival

Con cinco minutos de retraso sobre el horario previsto comenzó la II Edición de Ribagorza Pop Festival en la localidad oscense de Graus. “Amor apagado” fue el título elegido por el grupo local Acetileno para iniciar esta jornada que se prolongó durante casi ocho horas. Más de 25 años de existencia, con algunos paréntesis, evidenciaron el buen hacer de estos –excelentes y curtidos– músicos que evidenciaron que veteranía y buen hacer son recetas válidas para el rock con identidad. Electrizaron con la versión de “The model” de Kraftwerk uno de los temas más emblemáticos de las músicas actuales de las últimas décadas. Buen comienzo. La noche prometía.

Desde Bilbao llegaron Standard uno de los últimos grupos de culto de la escena indie nacional. No es de extrañar ya que su música formaba parte de un anuncio para promocionar el FIB en el exterior. El contraste con la actuación anterior era evidente, pero no fue obstáculo para que la mayoría de los asistentes, que poblaban en buen número el recinto, disfrutaran con el final apotósico del grupo.


Estas dos primeras actuaciones ponían de manifiesto la pluralidad de nuestra música pop en el conjunto de la diversidad musical global. Festivales como el de Ribagorza son la mejor alternativa para poder ver y escuchar a grupos dispares y diferentes. Es parte de la fiesta. Grupos y público lo saben. Quizás no tengan la calidez y proximidad de la sala de conciertos o de los teatros, pero sólo con apuestas como éstas, muchas personas pueden acercarse a tipos de propuestas diferentes y plurales, conocerlas y valorarlas. En dos días tienes la opción de escuchar a artistas posiblemente no tengas la posibilidad de hacerlo durante el resto del año ante la escasa red de salas de música en directo en invierno, más allá de las que existen en las grandes urbes.


Cerca de la una de la madrugada comenzaba la actuación de Tríangulo de Amor Bizarro. Otra realidad del pop actual. Cercanos a la música cautivadora desarrollada en los 80 por
Telescopes, Jesus And Mary Chain o My Bloody Valentine. Cerca de una docena de temas arrolladores, transgresores, hipnóticos, que demostraron porqué se han convertido en una de las últimas referencias musicales.

M-Clan
era el grupo más esperado de la noche. No es de extrañar, es una de las grandes bandas en directo del país, y lo demostraron con creces. Llegan sin levantar ruido. Pasan desapercibidos. Lo suyo es la música y nada más. Demuestran su maestría en el escenario, su equilibrío musical, personal, dentro y fuera del escenario. Comienzan con “Antihéroe”, después repasan buena parte de sus grandes temas como “Carolina”, “Mario”, “Sopa fría” que siendo de ellos, han pasado a ser de todos. No se olvidan de recordar a The Faces, la antigua banda de Rod Stewart, y a otros artistas legendarios. Muestran algún tema de lo que será su próximo disco. Se despiden con “Hasta la vista rock”. Los murcianos demostraron que son referencia imprescindible en nuestra escena pop, aunque a veces sean injustamente ignorados y silenciados.

Tras ellos, sube al escenario cubierto, Moore el segundo artista local de la noche. 45 minutos de sonidos cool, llenos de impulsos guitarreros y electrónicos. El placer de bailar y disfrutar. La fiesta continuaba. El Ribagorza era una fiesta iluminada por una luna espectacular que no quería perderse nada de lo que ocurría. De Valencia llegaban los miembros de La Pulquería. Son sinónimo de fiesta, farra, verbena, pachanga y diversión. De sonidos de los países del este, al ska, pasando por sonidos de medio mundo, todo un recorrido musical abierto a todo tipo de propuestas con el propósito de disfrutar y pasarlo bien.


Los primeros rayos no quisieron perderse a Mendetz, el grupo catalán con un estilo difícil de etiquetar, nos hacen recordar a The Cure, OMD, Daft Punk, Devo... pero la realidad es otra. Se trata de un sonido propio, con identidad, que incita al baile y temas como “Futuresex”, “FO.ME.NA” o “Trebla Nara” lo logran. Cuando acabaron, la luna se había ido hacía un rato a dormir, tanta fiesta era mucho para ella. Tenía que descansar para estar en forma para la segunda jornada del Festival que visto lo ocurrido en la primera, prometía y no quería perdérsela.